50

95.8K 10.4K 6.2K
                                    

(continuación de los recuerdos...)

MACK

Tal vez todos los años de prácticas y entrenamientos no habían servido para convertir a la chica número dos en la número uno.

Pero sí sirvieron para que ella desarrollara un poder inimaginable.

Un poder que usó en ese momento frente a Godric Cavalier.

Con un solo golpe a palma abierta que le dio al cristal de su celda, sucedió un efecto que ni siquiera el cerebro de Godric pudo entender:

Desde la figura original de la chica se desplegó otra igual a ella, atravesó los dos cristales protectores de la celda (sin siquiera romperlos) y se detuvo justo frente a él.

Lo que Godric entendió fue que la chica se había duplicado a sí misma, que había creado una copia idéntica, porque ahora podía ver dos de ella: una dentro de su celda, y otra parada ante él, libre.

El terror que eso le causó, claro, no le permitió reaccionar. Su voz interna le ordenó que corriera, pero sus piernas no tuvieron tiempo de obedecer, porque la copia de la chica frente a él le puso la palma de la mano en la cara.

Y con ese contacto se desató un caos surreal.

¿Qué hizo la chica? Tal vez absorbió a Godric consigo. Tal vez se llevó su mente junto a la de ella. No estuvo seguro, pero sintió que en lo que los dedos de ella tocaron su frente, él cayó en un espiral de realidades.

El laboratorio entero alternó entre otros escenarios: el jardín de la mansión, una carretera, un pueblo, una estructura gigante que podía ser un conjunto de edificios, pasillos, salas, cuartos...

Todo cambió a una velocidad vertiginosa.

Hasta que Godric sintió que su cuerpo aterrizó sobre un suelo duro.

Fue extraño que no sintió el dolor de un golpe y que tampoco cayó acostado, sino de pie. Pero lo más extraño fue que los pies que vio desde su nueva perspectiva (que se parecía mucho a la armada perspectiva de un videojuego en primera persona) estaban descalzos y eran femeninos.

Confundido, Godric levantó sus manos y vio que también eran femeninas. Escuchó una respiración pesada que salía por la boca y por la nariz, pero también tenía un tono femenino.

Godric comprendió, asustado, que sí estaba en el cuerpo de la chica.

O mejor dicho: que las dos mentes, tanto la suya como la de ella, estaban fusionadas dentro de la figura duplicada que había enviado fuera de la celda.

Y el lugar en el que esa figura había aterrizado era nada más ni nada menos que uno de los pasillos de las enormes instalaciones de MANTIS, el sitio en el que habían encarcelado a los individuos de STRANGE durante casi toda sus vidas.

Los pies descalzos y pálidos empezaron a avanzar por el frío Hall de entrada, y no porque Godric se impulsaba a sí mismo. Él trató de detenerlos, pero no tenía poder alguno sobre ese cuerpo. Tampoco tenía poder para salir.

Aunque debido a la fusión, todos los sentimientos se mezclaron. Las emociones de ella hicieron un revuelo con las emociones de él, todo atrapado en una misma consciencia, porque así de inmenso era el poder de la chica:

Por un lado el miedo, la desesperación por escapar de aquello tan incomprensible, la claustrofobia de estar atrapado en una mente; por el otro una ira ciega, un dolor emocional que quería salir en un grito rasgado, un descontrol que ardía en lo más profundo del arma y que podía emanar como fuego y quemarlo todo.

Así que Godric Cavalier, preso dentro de una mente y ojos ajenos, tuvo que ver todo lo que la chica hizo:

Sin poder escapar o volver a su propio cuerpo, presenció cómo ella avanzó por cada pasillo de MANTIS haciendo algo horrible: destruyendo todo a su paso.

S T R A N G E © [Parte 1 y Parte 2]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora