Capítulo 24

5.7K 375 127

Jill's POV.

Luego de haber charlado un poco más con Daryl, se fué diciendo que debía descansar y honestamente le agradecía ya que los párpados me pesaban pidiendo a gritos que me durmiera de una vez.

Parecía todo un sueño, despertaba luego de ser baleada, el gobernador se habia ido y no sería un problema para nosotros, habían personas nuevas y eso para mi era mejor, Daryl me había declarado el porqué de sus palabras tan groseras y, debo admitir que fue lo más hermoso que pudo haberme dicho.

Estaba confundida, había tratado de parecer madura ante el por que así era la mayoria del tiempo, sin embargo no sabia nada sobre temas de parejas, así que dije lo que me pareció mejor en el momento.

Tampoco quería dejarle sin respuesta y que creyera que no sentía nada por el, de eso nada.

Suspiré, deje de pensar en todo lo que había ocurrido en un sólo día para poder arroparme yo sola con las sábanas y dormir profundamente.

Horas después.

Una luz me hizo despertar bruscamente, me senté en la cama de un brinco pero al sentir un poco de dolor fui bajando hasta recostarme haciendo que el dolor disminuyera.

Me levanté y mire mi ropa, tenía la blusa blanca que ahora estaba completamente entre una mezcla de rojo y marrón al estar ya seca la sangre.

Puse una mueca de asco y miré si tenía una blusa limpia para ponerme, para mi suerte tenía la escotada allí.

-Algo es algo.- susurré mirando la prenda para luego quitarme la sucia y ponerme la limpia.

Se sentía mucho mejor, me peine con las manos haciéndome nuevamente una coleta.

Salí de la celda despacio, no quería que me doliera, aunque fuera poco el dolor no quería que nada estropeara mi vuelta al grupo.

-¡Hey preciosa, hasta que al fin despiertas!- escuché decir mientras bajaba el último escalón de la escalera.

Miré en esa dirección sonriendo.

-Por más loco que suene, te extrañé Merle.- este al escucharme rió mientras me abrazaba.

-Yo también te he extrañado, no tanto como mi hermanita pero si, algo es algo.- se encogió de hombros como si no fuera mucho lo que me había extrañado.

Rodé los ojos- Baja el ego Merle, que sabes bien que soy tu única amiga.- reí- Se que me has extrañado más que a nada.- guiñe un ojo en su dirección y este río.

-Vale, vale, me has pillado.- me soltó al ver que Glenn venía hacia mi, extrañamente sonriendo.

-Me alegra que estés de vuelta.- sonrió abrazandome.

-A mi también.- habló Maggie mientras hacia lo mismo que Glenn.

Así pasaron todos.

-Ya me hacía falta alguien para leer cómics, aquí son todos unos amargados.- bufó Carl para luego abrazarme como una garrapata.

Reí- Ya, leeremos todos los que quieras que ya estoy de vuelta.- acaricié su cabello.

-Bien, Jill, ellos son los nuevos.- habló Carol señalando a un gran grupo, la mayoría niños y ancianos.

Asenti con la cabeza-Un gusto conocerlos.- les sonreí.

-Si ni nos hemos presentado.- oí murmurar a una chica claramente fastidiada.

-No es necesario.- me dirigí hacia ella- Me da gusto conocerlos de todas maneras.

Ella bufó y antes de responder un chico hablo-Déjala en paz Meghan, harás que nos echen de aquí.- la regañó un chico que parecía tener mi edad.

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!