Capitulo 27

4.2K 327 54

Daryl's POV.

Tenía a Jill en mis brazos, se había sentido tan bien estar con ella en esta situación, varios días atrás me había dado cuenta que la amaba.

Lo que creía imposible para mi había pasado, me había enamorado de ella y estaba asustado.

No por ella, ni por creer que ella podría hacerme daño.

Eso era lo de menos para mi, lo que si me daba miedo era que llegase a pasarle algo.
No me lo perdonaría jamás, ella se habia convertido en todo para mi en este poco tiempo.

No podría siquiera pensar que sería de mi si no volviera a ver esos hermosos ojos cafés nuevamente.

Acaricié su cabello, su respiración se tornó calmada y supe que se habia dormido.
Los latidos de su corazón eran  audibles para mi, haciendo así que me durmiera profundamente con su ritmo.

Un mes después.

Jill's POV.

Vale, ¿Qué puedo decir? Con Daryl nos habíamos vuelto uña y carne, no nos separabamos a no ser que debiéramos hacerlo por alguna tarea.

En este mes Beth había inventado un calendario de accidentes, este estaba totalmente sin uno.

Era de noche y me levanté para ir al baño, al hacerlo traté de no hacer ruido para no despertar a Daryl.
Estaba bastante cansado y tenía que dormir.

Sentía náuseas, varias personas las sentían desde hace días y para que mentir, yo también había estado vomitando este tiempo.

Caminé al baño, al llegar vomité sin esperar más, había un olor repugnante rondando por la habitación.

Sentí ruido en este, frunci el ceño.

¿Quien podría ser?

Caminé alumbrando con mi linterna, sentí como algo se rompió, un espejo.

-¿Hay alguien? -pregunté, mi labio inferior temblaba y no sabia la razón.

Un ruido en mi costado se escuchó así que alumbré hacía ese lugar y grité del susto.

Un caminante se acercó hacia mi haciendo que cayera al piso debajo de su putrefacto cuerpo.

Traté de empujarlo y lo logré, comencé a gatear hasta donde había escuchado el vidrio romperse. Al llegar sentí como el caminante jalaba mi pie.

Comencé a patalear rápidamente como si mi vida dependiera de ello, es que, realmente mi vida dependía de ello.

-¡Sueltame!- grité entre lágrimas, tenía miedo.

Comencé a mover mi mano por el suelo buscando algo para poder matarlo, sentí un pinchazo en mi mano y chillé del dolor.
Me distraje un poco y pude ver como el caminante mordia mi bota, dejando un agujero en ella.

Rápidamente arranqué el vidrio de mi mano, gimiendo de dolor, lo sujeté más fuerte y agarré la cabeza del caminante  atrayendolo más hacia mi, haciendo más fácil poder clavarle el vidrio en su cráneo.
No tarde mucho en hacerlo, al ver que el caminante dejaba de moverse supe que lo había matado.

Me quedé acostada con el cuerpo encima de mi, estaba cansada y aun más estaba mareada.

Parpadee un par de veces para poder ver mejor sin embargo mi vista se comenzaba a nublar cada vez más, llegando al termino de que todo a mi alrededor se volviera negro y yo no pudiera moverme más, perdiendo la consciencia.

Comencé a parpadear para acostumbrarme a la luz, escuchaba voces pero muy lejos de mi.

Abrí los ojos completamente al sentir como tomaban mi mano.

Me giré confundida mirando al dueño de ese gesto, Daryl.

-¿Cómo te sientes?- preguntó este.

-Me siento bien.- le respondí- ¿Qué ha pasado?

Daryl suspiró- En la madrugada sentí que no estabas en la cama, me resultó bastante extraño así que fui hacia el comedor, no estabas allí pero al llegar al baño te encontré tirada cubierta de sangre.- vi a Daryl negar con la cabeza, como si recordar le hiciera daño- El cuerpo de Patrick estaba encima de ti, sin vida.

Todos los recuerdos de la noche anterior llegaron a mi.
No podía creer que el caminante fuera ese chico, un mes atrás el se encontraba muy feliz de haber podido tocar la mano de Daryl.

-Yo..fui atacada por un caminante, no sabia que fuera ese chico.- murmuré con tristeza.

Daryl asintió y suspiró- Me has dado un susto, mujer. Creí que te había mordido.- exclamó Daryl acercándose más a mi, para estrecharme en sus brazos minutos después.

Sonrei-No te liberaras tan fácil de mi, Dixon.

-Ni siquiera quería liberarme.- sonrió burlón, reí.

Hershlel entró a la celda , recién caía en la cuenta de que ya no estaba más en el baño, sino que me encontraba en la celda que compartía con Daryl.

-Daryl, ¿Podrías dejarme sólo con Jill? -preguntó Hershlel.

Daryl dudó, aun así asintió saliendo de la habitación.

-Jill, debemos hablar.- me dijo Hershel con preocupación en su voz.

Frunci el ceño- ¿Sobre qué?

-Sobre tus síntomas, te he estado observando y has estado vomitando y mareandote todo el dia.- respondió.

Enseguida me puse nerviosa.

-Yo....no es lo que tu crees.- murmuré.

-Si, Jill. Me temo que si es lo que creo.- respondió él para luego darme una triste sonrisa.

Suspiré, este sería mi final.

¡HOLA MIS PEQUEÑAAAAAS!

Bueno...el virus a entrado a la prisión ¿Qué sorpresas nos dará?
¿Jill está enferma?
¿Por qué es su final?

Gracias por todo hermosas, no saben las risas que me sacan con sus comentarios :'D

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!