Capítulo 38

3.6K 283 17

Jill's POV.

-¿Recuerdas aquella vez cuando..?

-Si, Glenn, lo recuerdo.- rodé los ojos mientras recordaba.

Flashback.

-Amm...¿quieres que te ayude con la tarea?- le pregunté al pequeño, le había estado haciendo preguntas desde hace veinte minutos y no quería hacer nada conmigo.

-Definitivamente no.- me respondió tecleando en su teléfono, suspiré.

-¿Qué tal si te enseño mi danza árabe?- pregunté mientras comenzaba a mover la cadera de un lado a otro inclinando mi cuerpo hacia atrás.

-Cambio de planes, quiero hacer mucha tarea.- habló rápidamente el pequeño mientras alargaba la "u" le miré ofendida.

Pasos se escucharon detrás de mi así que me giré, era Glenn.

-¿Se están divirtiendo?- preguntó mientras ponía un poco de peso en mi hombro.

-Claro.- sonreí inocentemente.

-Por favor, sálvame.- dijo el pequeño mientras ponía sus manos en forma de rezo.
Glenn soltó una carcajada al ver que estaba ganando, gruñí.

-Así que...¿quieres pasear conmigo?- le habló Glenn al pequeño.

Rápidamente negué con la cabeza cargando al pequeño como un saco de papas.

-Claro que no, ¡no ganarás Glenn!- grité mientras me alejaba de alli con el pequeño.

Glenn había apostado a que no podría soportar cuidar un niño por un día, si perdía debía teñir mi hermoso cabello de rosa, en cambio si el perdía debía ser mi esclavo durante dos días.
¡Ni loca perdía esta oportunidad!

Pasado una hora volví a casa con la cabeza agacha, estaba completamente mojada y con frío.

-¿Ya volviste? ¿Dónde está el pequeño?- preguntó Glenn mientras ocultaba una sonrisa.

No le respondí, sólo señalé detrás de mi a ese pequeño ahogador de niñeras y caminé rápidamente detrás de Glenn.

-Llévate a ese pequeño demonio, es el hijo de satán.- hablé temblando en su oido.

Glenn soltó una gran carcajada mientras iba y tomaba al pequeño, el cual le sonrió tiernamente tomando su mano...al irse caminando junto a Glenn volteó su cabeza para mirarme y me echó la lengua.

Entré a mi casa cerrando la puerta rápidamente, me recargué contra esta mientras respiraba más tranquilamente.
Por culpa de ese pequeño me tendría que teñir el pelo color rosa, maldita apuesta con Glenn y maldito Glenn.

Fin Flashback.

Glenn soltó una carcajada, se estaba recuperando muy rápido y últimamente venía a verlo muy seguido a recordar anécdotas juntos.

-Por tu culpa me teñí el cabello.- gruñí frustrada.

Glenn rió-Yo sólo propuse una apuesta, tu la aceptaste.- se giró hacia mi.
Estábamos ambos acostados, mirando la litera de arriba.

-¿Fingimos que vemos nubes?- pregunté con una sonrisa, el me la devolvió.

- Está bien.- respondió- aquella se parece a una jirafa.- murmuró mientras señalaba la cama de arriba, en la cual, no había nada.

Reí- Tienes razón, y aquella parece un pez.- señale al otro lado.

-Aquella nube es un bebé.- señaló mientras se giraba y me miraba tiernamente.

Suspiré-¿Crees que podré darle una vida tranquila?- al decir esto mis ojos se llenaron de lágrimas rápidamente, Glenn se acercó más a mi, acariciando mi mejilla.

-Claro que si, es mi sobrino, tendrá todo lo bueno del mundo.- sonrió orgulloso, reí, quise decirle que ya no quedaba nada bueno en el mundo, aun así no quería ponerlo triste.
El estaba recuperándose y no iba a ser una molestia.

-¿Te sientes verdaderamente bien o estás fingiendo?- lo miré atentamente ya que había tosido.

El rodó los ojos-Me siento bien Jill, pero eso no quiere decir que ya no tenga el virus.

-Bien, lo siento, lo siento.- Levanté los brazos en rendición, empujando un poco el cuerpo de Glenn- Sólo estoy preocupada por ti.- agregué para no parecer una pesada.

El rió atorándose con su propia saliva y tos, me senté en la cama y golpee su espalda, ya que este se había sentado igual.

-¿Quieres que llame a Hershel?- le pregunté, el negó con la cabeza.

-Debes dejar de hacerme reír.- murmuró acostandose otra vez mientras se tapaba nuevamente.

Sonreí-Lo siento, pero es un Don que tengo, me sale natural.- sonreí inocentemente y el rodó los ojos.

-Eres una tonta.

-Así me amas.

-No.- dijo.

-Si.

-No.

-Si.

-Si.- Glenn sonrió

-No.-Respondí sonriendo pero al darme cuenta de lo que dije fruncí el ceño.

-Me engañaste, malévolo.- lo acusé.

El rió-Déjame, estoy enfermo.- hizo pucherito y yo rodé los ojos.

-Tonto, si no fuera porque casi mueres te golpearía.- aclaré.

-Oh, gracias muerte.- murmuró mientras rodaba los ojos irritado, reprimí una risita.

-Ya, Glenn, duérmete.

-Yi Glinn, dirmiti.- susurró cerrando los ojos con una sonrisa.

Me di la vuelta dándole la espalda-Inmaduro.- susurré casi inaudible, creí que no me había escuchado pero me pellizco y murmuró un "oí eso" a lo que reí y cerré los ojos para dormir.

Era un tonto, pero lo amaba con toda mi alma.

Hellooo it's me, bueno no.

Subo ahora por que estoy estudiando para los examenenes (son mañana, aaaaahh)
Espero que les guste, en mi opinión me encanta este capítulo.
(Una parte fue sacada de un capítulo de una serie que está en nickelodeon, me gustó mucho así que lo adopté a la historia como un recuerdo, aviso por si lo vieron y creen que copio todo o algo)

Las quiero, comenten que tal y muchas gracias por todo su apoyo pequeñitas♡♡♡


Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!