Capítulo 20

5.7K 395 71

Jill's POV.

Abri lentamente los ojos, miré hacia mi alrededor y me encontraba en la guardia, al fin y al cabo no habia ayudado a Glenn en nada.
Si algo verdaderamente importante hubiese pasado yo no hubiese estado, que imbecil soy.

-Al fin despiertas.-habló Carl.

Le miré confundida-¿Que haces tu aquí?

El solté una carcajada- Este es mi turno de vigilar, Glenn dijo que te dejara dormir así que lo hice.

-Oh, vaya. Gracias- le sonreí.

El rió-  Deberías verte en el espejo, pareces una bruja con ese cabello así- rió nuevamente.

Lo miré ofendida, aun así bromeando.- Tu tampoco te ves muy bien cuando te levantas.- trate de defenderme.

-¿Como te atreves? Soy demasiado guapo. No se de que hablas.- miro hacia un costado tomando una pose superior, reí.

-Bien, por lo visto tu ego ha crecido bastante desde la  última vez que hablamos.

El solo sonrió.

-Al menos eres una bruja tierna.- rio, le mostré mi dedo medio para luego pararme de allí­.

-Este colchón es demasiado incomodo.- me quejé mientras lo acomodaba en su lugar doblandolo para dejar mas espacio en la cabina.

-Nunca lo he usado.- levantó los hombros.

-¿Ya han empezado a colocar las planchas de metal contra las vallas? -le pregunté cambiando de tema mientras me posicionaba en las escaleras para bajar.

-Si, han puesto varias en varios lugares.

Asenti-Nos vemos luego, enano.- dicho esto salí bajando las escaleras rapidamente antes de que Carl pudiera golpearme. Odiaba que le llamaran enano.

Reí­, ya en tierra firme camine hacia dentro de la prisión donde estaban todos almorzando. Mi estómago gruñó al ver que todos teni­an alimentos, no recuerdo cuando fue la última vez que comí.
Estaba bastante ocupada en otros temas como para darme tiempo a tener hambre.

Glenn se acercó hacia mi.

-¿Dormiste bien?

-Lamento no haberte ayudado a vigilar, yo, estaba cansada.- le mire para luego darle un beso en la mejilla y comenzar a acercarme hacia Carol que era la que servia el almuerzo administrando que todos llegaran a comer.

-No te preocupes, lo entiendo. Sobre lo de anoche-suspiro- jamás te dejaré sola nuevamente.

Asenti y le sonreí abiertamente, sabia que el no mentia.

-Buenos días- le hablé a Carol mientras ella servía un plato con alimentos.

-Buenos dias- sonrió- tienes que alimentarte bien, hace dí­as que no comes.

-Lo se, gracias.- le sonrei­ y me dirigí­ hacia una mesa, ahora con mi plato.

-Buen provecho.- hablé al sentarme.

-Buen provecho.- dijeron en uni­sono todos, excepto una persona: Daryl.

Opté por no volver a hablar y solo escuchar lo que deci­an.

-¿Creen que el gobernador vendrá muy pronto?- habló Maggie.

-No lo se- respondió Rick-, debemos estar preparados aun así­.

Todos asistieron.

-Conociendo al gobernador debe estar bloqueando los caminos hacia la prisión para que no nos escapemos.- rompió el silencio Merle.

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!