Capitulo 7

5.8K 434 37

Jill's POV.

Una semana después.

Ayer a la noche me ofrecí para hacer la guardia nocturna, mamá estaba muy cansada y ni hablar de Tom, el cual ha estado vigilando desde que llegamos a esta casa.

Hoy marcharemos a buscar suerte por otro lado, ya se acabó la comida que había aquí y no podemos dejar que Jack pase hambre porque podrá enfermar, o llorar y así atraer a más de ellos.

Todo es tan complicado ahora, lo peor de todo es que en este nuevo mundo el tiempo sobra y mi mente está constantemente pensando en todo lo que ha cambiado.

Jack es tan sólo un pequeño, más propenso a enfermarse, más propenso a morir.

Dios, ¿De que hubiera servido si encontraban la cura contra el cáncer?

Absolutamente para nada.

Este mundo está jodido, como cada uno de nosotros.

Sentí pisadas tras de mi, giré y eran de mamá y Tom.

Los miré -Buenos días.

-Hola cielo, ¿Estás demasiado cansada?

-No, mamá. Todo ha estado igual- avisé-, no hay muchos de ellos pero tampoco hay muy pocos.

-huh, de igual manera tendremos que salir hoy mismo. -intervino Tom.

-Si, iré a despertar a Jack- dijo mamá.

-Hay un poco de cereales en esa caja, dejaremos que Jack los coma, el los necesita más que nosotros. -hablé.

Tom puso su mano encima de mi hombro -Eres una gran hermana Jill, si algún día no estamos deberás cuidar de el y se que eres capaz de hacerlo.

Negué con la cabeza -No será necesario, ustedes estarán siempre para cuidarnos, a ambos.

El sonrió triste y asintió poco convencido.

-Ya estamos listos- dijo mamá llegando con Jack en brazos.

-¿Quieres que lo cargue por ti?

Mamá sonrió agradecida -Muchas gracias Jill, yo llevaré la mochila.

Asentí y cargué a Jack, lo lleve hacia la mesa y le di la pequeña caja con cereales.
La recibió con gusto y comenzó a comerlos rápidamente.

Reí, era extremadamente adorable e inocente.

Agarré mi mochila, no pesaba absolutamente nada ya que no tenía comida.
Sólo llevaba un poco de ropa y los cuchillos.

-Ya nos vamos.- avisó Tom mientras se dirigía hacia la ventana para ver si estaba despejado, al ver que así era abrió la puerta.
Mamá salió luego de Tom, el cual tenía el cuchillo en su mano por las dudas.
Los seguí y así caminamos unas cuántas calles.

-Cariño- me dijo mamá-, me sentiré más cómoda si vas delante mío.

-Esta bien.

Y así me coloque en medio de Tom y mamá, caminamos lentamente hasta llegar a un supermercado...casi vacío y todo destrozado.

-Entraremos, cuidado con los vidrios.

Mamá y yo asentimos hacia Tom y lo seguimos.

-Es mejor que nos separemos-dije-, así podremos salir más rápido de aquí.- hablé con un poco de miedo en mi voz.

-Esta bien, pero no tardes cielo, te amo hija.

Sonreí -También te amo mamá.

Fui hacia un pasillo, Jack se había dormido jugando con mi cabello.
No voy a negar que es bastante pesado, pero aun así prefiero llevarlo yo y que mamá no este llevando tanto peso encima.

Agarré dos botellas de agua y una gran cantidad de galletitas de distintas variedades.

Miré si la fruta aún no estaba podrida y saqué la que serviría.
Comparado con toda la fruta que había, era muy poca la que quedaba sana aun.

Suspiré, seguí caminando y me reuní con mamá y Tom.

-¿Encontraron algo?

-Si, al menos nos dará para varios días- me respondió mamá.

Con lo que habíamos conseguido seguimos caminando hasta salir del supermercado.

Doblamos por la derecha y, gran error, habían muchos de ellos por estas calles.

Entré en pánico.

Un grito se oyó detrás de mi, me giré rápidamente.

-¡No!- lloré-, ¡Por favor mamá, mátalos!

Mamá estaba siendo rodeada por cuatro de ellos.

-¡No se como cariño! -hablo casi gritando, caminó hacia atrás hasta toparse con la pared.

Tom fue hasta allí e intentó ayudarla, pero ya era tarde, la habían mordido.

-¡Jill! ¡Corre! ¡Salva a tu hermano!- lloró-, te amo hija, ¡vete, por favor!

Tom sacó su arma y le disparó a dos de ellos en el pecho, estos siguieron caminando como si no les hubiera hecho nada.

Les disparó en la cabeza y cayeron, cayeron al suelo muertos.

Cuando levantó el brazo para matar a los otros que se acercaban no pudo, eran demasiados.

En un abrir y cerrar de ojos Tom estaba siendo devorado por esos bichos.

-¡Cuídate Jill! ¡Sobrevive!-gritó por última vez acompañado por un grito desgarrador.

Lloré y corrí, Jack estaba conmigo, tome su cabeza contra mi cuello para que no viera nada de lo que ocurría.

Todos los bichos fueron hacia mamá y Tom, yo sólo corrí esquivando y de vez en cuando acuchillando a esas malditas cosas.

Me metí en una casa cerrando con seguro y colocando todo lo que podía en la puerta para que no la rompieran.
Caminé haciendo ruido, así vendrían.

Sólo vinieron dos, los mate y seguí recorriendo la casa para quedarme segura de que no había peligro.

Bajé a Jack y le di su pequeño avión, el lo agarró y comenzó a jugar.

-¿Q-quieres agua pequeño?

El movió su cabeza en gesto de que si quería.
Abrí la botella y puse el líquido en un vaso, el tomó todo y siguió jugando.

Me di la vuelta y lloré.

¿Qué sería de mi ahora?
No, no puedo sola en este mundo, menos aún con un pequeño a cargo.

Me senté en el suelo, mirando a Jack, lloré ahogándome en sollozos que querían salir, no quería llorar fuerte.

Jack lo haría igual y no quería asustarlo.
¿Qué diría cuando preguntara por sus padres?

Mamá murió por mi culpa, yo debí quedarme atrás.
Ella cuidaría mejor de Jack que yo.

Jack frotó sus pequeños ojitos en señal de sueño, agradecía que fuera de dormir mucho.
Así no tendría que pasar todo lo que yo pasaba.

Mire su pañal para luego cambiarlo, no tenía otro para ponerle así que lo dejé sin uno.

-Debes decirme si tienes ganas de hacer, ¿Esta bien?

El sonrió y asintió, no sabía hablar muy bien así que también hablo en el idioma bebe.

Le besé la cabeza y lo acosté encima de mi, nos tapé con una frasada y esperé a que se durmiera.

Sé, que ahora estar sola es mi destino, cuidar de Jack es mi deber y ver de nuevo a Glenn es mi sueño.

Lentamente yo también comencé a caer en un profundo sueño.

Bueno, se los había dicho...las cosas malas se acercaron:/ Pobre Jill, esta sola con un pequeño al cual proteger :c

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!