Capítulo 50- Maratón 4/4

2.9K 244 16

Jill's POV.

Destrozada, así me encontraba, esa palabra iba mucho conmigo últimamente.

Luego de haber intentado salir de la prisión, encontramos en ella a una chica muy agradable, Tara, era muy simpática...aunque al principio sólo estaba en shock.

Habíamos caminado juntos hacia una carretera, en la cual encontramos al autobús que estaba en la prisión...trague saliva recordando lo que han pasado dos días antes.

Flashback.

Glenn caminaba a mi lado, yo estaba algo mareada y admitía haber visto a Glenn ponerse extremadamente pálido, era normal, yo había perdido un hijo y el aun no se recuperaba del virus aquel.

Abrí los ojos a tope cuando observé un autobús a lo lejos, comencé a caminar más rapido alejandome de Tara y Glenn.

-¡Jill, espera!- gritó Tara mientras me seguía, ella estaba al tanto de lo sucedido con Daryl y con mi...bebé.

-¡Están muertos!- grité mientras lágrimas caían por mi rostro, abrí el autobús de a poco, dejando salir a todos los caminantes, comencé a matarlos al igual que Glenn y Tara, cuando ya habíamos acabado con todos...el autobús rechinó anunciando que aun quedaba alguien, me removi en mi lugar al ver que se trataba del pequeño al cual le había prometido volver a verlo, las lágrimas cayeron por mis mejillas mientras que el caminante se acercaba cada vez mas hacia mi, no era capaz de matarlo, era tan pequeño, el caminante se abalanzó contra mi haciendo que cayera, pero aun así no pudo hacer nada porque un cuchillo atravesó su cabeza.

-¡No tenías el derecho de hacerlo! -le grité a Glenn.

-¡No iba a dejar que murieras!- me gritó en respuesta.

-¡Pues quizás yo quiera hacerlo!- le grité otra vez, alejandome de alli.

Fin Flashback.

Si, era algo tonto de mi parte haber dicho aquello, pero, ya no sabía que pensar....no queria seguir en este mundo sin mi hijo y aun menos sin Daryl.

En este momento nos habíamos despedido de Abraham, Eugene y Rosita. Aquellas personas nos habían salvado la vida cuando nos dejaron subir en su camión, Glenn se habia desmayado y entre Tara y yo no podíamos hacer mucha fuerza.

Minutos antes de la despedida (razón por esta misma) habíamos visto unos carteles de Maggie dirigidos a Glenn, los cuales decían a donde debíamos ir.

Terminus era nuestra próxima parada y, sinceramente, Abraham creía que eso era un caso perdido, que Eugene tenía la cura y que por ello se irían a Washington.

Aun así Glenn optó por ir hacia Maggie, y por más que yo haya rogado y suplicado irme con Rosita, Abraham y él, muy baboso y coqueto de Eugene, no me dejó y me bajó del camión a jalones.

Así que aquí estábamos, dentro del maldito túnel, que nos llevaría hacia Terminus.

El grito de Tara me hizo girarme hacia ella, se habia quedado trabada en un agujero.

-Vamos, empuja.- le dije mientras jalaba su pierna, Glenn me jalaba a mi de la cintura, y aunque todo el cuerpo me dolía como los mil infiernos, no podía ni quería quejarme, caminantes se acercaban hacia nosotros y este era nuestro fin.

Glenn me abrazó fuerte, pegandome contra Tara, a la cual abracé, sabiendo que me comerian luego de comerse a Glenn.

Una luz nos alumbró y luego de eso tiros se escucharon por todo el túnel, temble al no sentir a Glenn abrazandome, cuando me giré me relaje al instante.

El imbecil enamorado estaba abrazando a la dueña de los tiros, Maggie y junto a ella una gran parte de las personas que se habían ganado mi cariño; Bob, Sasha, Abraham, Eugene y Rosita.

Ahora estábamos juntos, sólo faltaban los demás y...mi esposo.

¡Fin de su maratón!

Espero que les haya gustado♡
¡Nos leemos pronto, pequeñas!

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!