Capítulo 78 - Maratón 1/3

2.4K 192 41

Jill's POV.

Dos días después.

Abro mis ojos lentamente, la espalda me duele como un demonio, he estado durmiendo contra un árbol.
Siento un peso en mi regazo, bajo la vista hacia allí y veo a Carl durmiendo encima de mi. Sonrio y echo un vistazo a mi alrededor, los demás están todos acostados a mi alrededor. Durmiendo.
Hay unas personas que faltan, para ser más exactos: Daryl y Glenn.
Frunciendo el ceño, me levanto con cuidado, agarrando la cabeza de Carl y colocandola en el césped.
Me quito la campera prestada por Merle y lo tapo despacio. Dejo un leve beso en su frente y me levanto de allí, comenzando a caminar por la zona para saber en donde se han metido estos hombres.

Comienzo a caminar vigilando el lugar, al parecer no hay nadie despierto y sólo faltan ellos dos...y..

-¡Buh! -susurran gritando en mi oído, me tambaleo hacia atras por el susto causado, pienso que mi próxima parada será el suelo pero los fuertes brazos de Jace me sujetan por la cintura.
Su nariz roza la mía y por mi cuerpo se esparce una sensación de cosquilleo.

Me alejo de el rápidamente, dando una rápida mirada hacia donde todos duermen.

-¿Qué crees que haces? ¿Estás loco acaso? ¡Podría haberme caído! Si algo le llegaba a pasar a mi hijo, Jace..-suspiro mirandolo a los ojos-..Daryl te mataría con sus propias manos. Si no lo hago yo primero.

El rubio da unos pasos más hacia mi, mientras yo retrocedo un poco.

-En primer lugar, muñeca, estoy loco por ti. Que te quede claro. Y en segundo lugar, eso no pasará si yo lo hago primero.

-¿A que te refieres?

-Pronto lo sabrás.- camina alejándose de mi- O quizás no.- pronuncia cuando se da vuelta para ver mi reacción.

Me deja sin habla, ¿A que se refiere?

No tengo tiempo para pensar en eso porque casi al instante, Daryl y Glenn aparecen acercándose hacia mi con una gran sonrisa en sus rostros.
Los miro con inseguridad, deseando que no hayan visto la escena vivida hace unos segundos.
Miro disimuladamente hacia atrás y veo que Jace finge estar concentrado vigilando alrededor. Creo que le tocaba hacer guardia. ¡Vaya guardia!
-Hola cariño.- Daryl me rodea estrechandome entre sus brazos, haciéndome sonreír al instante.

-Hola cielo, ¿Dónde estaban? -pregunto y en respuesta recibo un dulce beso en los labios.

-¡Iugh! Que no se te olvide que es mi hermana menor, imbécil.- me alejo de Daryl para poder ver a mi hermano, suelto una risita y me acerco a abrazarlo.

-Y a ti que no se te olvide que ya estoy casada y con un hijo en camino.- ruedo los ojos hacia el para que vea mi irritación. Aunque sólo recibo una sonrisa divertida.

-Supongo que eres más rápida que yo. Al final de cuentas Spencer no logr--

-Les he hecho una pregunta, ¿Dónde estaban? -le interrumpo lanzandole una mirada de odio profundo. ¿Como se atreve?

-¿Qué has dicho? -Daryl se nos acerca a grandes zancadas.

-He preguntado primero, vamos, respondan.

-Hemos encontrado una cabaña, algo lejos de aquí, pero no mucho.- Glenn contesta, mi corazón palpita con más rapidez y me dan ganas de llorar.

-¡Oh por Dios! ¿¡Que estamos esperando!? -exclamo mientras comienzo a caminar con rapidez hacia los demás.

-Te dije que no le dijeras, los despertará.

-¿Qué querías que hiciera? ¡Hablas de Jill! Ella siempre debe saber todo, no me culpes por no querer un moratón.

-¡Está embarazada, hombre! ¡Es inofensiva!

Mi esposo y mi hermano hablan en susurros mientras me siguen, me doy vuelta, quitando mi cuchillo de su estuche y lanzandolo justo a un centímetro arriba de la cabeza de Daryl, clavandolo en el arbol detrás de el.

-Los estoy escuchando, par de tontos.

Llego hacia donde están todos durmiendo, y no se me ocurre otra manera de despertarlos que a gritos.

-¡Caminantes! ¡Por todos lados! Se incendia la cabaña, ¡corran!

Carl se levanta de golpe, comenzando a correr con los ojos cerrados, haciéndome reír. Tara se levanta tambaleandose y cayendo encima de Rick, quien comienza a gritar.

-¡Socorro! ¡Una horda! ¡Carl, corre! -grita empujando a Tara, esta abre los ojos y se aleja de el rápidamente. Rick mira a su alrededor, todos están despiertos y mirando el ambiente.

-¿Qué pasó? -pregunta Maggie rascándose la cabeza.

Comienzo a reír a carcajadas pero se ven interrumpidas en cuanto me alzan al aire, colocandome en posición de princesa en sus brazos. Me doy cuenta que se trata de Merle, quien tiene los ojos abiertos y tiene una mueca de pánico.

-Yo los cuidaré, ¿Dónde se metió Daryl? Debemos irnos antes de que los caminantes vengan por el fuego.- habla tan decidido que no puedo soportar la risa. Comienza a correr conmigo aun en brazos.

-¡Merle! ¡Detente! Era una broma, ¡Deja de correr! ¡Voy a vomitar! -grito entre risas, deja de correr al instante y me baja con cuidado, me agacho y vomito todo lo que tengo dentro, que no es mucho, pero era lo único que tenía.

-¿Quien hizo esta maldita broma?

Levanto la mano aun estando agachada, suspiro y me levanto, observando alrededor, no estamos tan lejos. Los veo desde aquí.

-Ya, era inofensiva. ¿Como iba a saber yo que te pondrías como una cabra?

-¿Cómo una cabra? -repite y comienzo a caminar a su lado, veo como algunos ríen y otros sólo están con una sonrisa en el rostro.

-Queríamos matarte.- comienza Michonne.

-Por despertarnos de esa forma.- le sigue Rosita.

-Pero..- habla Carol.

-¡Nos han contado sobre la cabaña! -chillan Tara y Mag a la misma vez.

-Gracias, significa el mundo para mi que no me asesinen.- sonrio fingiendo gratitud y camino hacia Carl.

-¡Estas loca! -me grita, mi corazón se encoge un poco.

-Perdón...Yo..

-¿Perdón? ¿Estas bromeando? ¡Ha sido lo mejor! ¿Has visto como Merle te llevó? -rie como un loco- ¡Dios! Sólo ten cuidado la próxima, no quiero que se lastimen.- dice señalando hacia mi pequeño bulto y asiento.

-Gracias pequeño, creí que estarías enojado o algo.

-Claro que no, tengo a la mejor segunda mamá del mundo, sería un tonto si me enojara, duh.

Lo abrazo fuertemente mientras sonrio como demente, al cabo de unos segundos me alejo de el y camino hacia mi esposo.

-¿Cómo estuvo el paseo? -pregunta con el rostro serio.

-¿Es una pregunta engañosa? -pregunto con duda y agarro su mano uniendola con la mía.

-Jill, no hagas eso de nuevo. Podrías haberte hecho daño, ya no eres tu sola, ahora lo tienes a él. Por favor.- su voz suena a súplica y me hace sentir mal, tiene razón. He sido un poco irresponsable al hacer aquello.

-Lo siento, tienes toda la razón. No volverá a pasar, lo juro.

-Está bien, ahora, debemos irnos ahora si queremos llegar en el día.- me dice y se aleja de mi sin siquiera darme un beso.

Muerdo mi labio cerrando los ojos fuertemente, camino hacia los demás y les digo que debemos irnos ahora.

Hola pequeñas, gracias por comentar y votar la novela.

#MaratónPorTWD

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!