Capítulo 26

4.8K 359 175

Daryl's POV.

Desperté por un movimiento en mi hombro, era Jill, le sonreí sin poder evitarlo.

Se veía demasiado hermosa al despertar, toda despeinada y con la blusa algo corrida cayendo por su hombro.
Su rostro mostraba tranquilidad, la besé.

-Buenos días guapo.- me dijo ella, mientras se levantaba de la cama para ponerse sus botas.

-Buenos días hermosa.- respondí mientras la atraía hacia mi, la besé nuevamente mientras ella acariciaba mis hombros al descubierto ya que estaba sin remera.

-Me encantan tus hombros.- me dijo mientras me acariciaba, reí.

-Ese es el cumplido más extraño que me han dicho.- le dije.

El rostro de Jill se deformó y me soltó.

-¿He dicho algo malo?- pregunté, quizás le había molestado lo que dije.

-No, nada.- habló para luego soltar un suspiro- Bueno, si, si pasa, me he puesto celosa.- soltó para luego taparse el rostro con sus manos.

-¿Celosa de que?-  pregunté confundido.

-Celosa de que otras mujeres te hayan dicho algún cumplido.- me dijo- Eres mío Dixon, que no se te olvide.- habló otra vez para luego salir de la celda.

Mordi mi labio inferior.

Madre mía, que mujer.

Jill's POV.

Salí de la celda a paso lento, me habían atacado los malditos celos y sólo por un pensamiento.

Estoy quedando loca.

Ya estas loca, cariño.

Callate.

Estas hablando con tu conciencia, no puedes callarme.

Rodé los ojos.

-¿Qué te pasa? -me preguntó Carl.

-¿Ehh? -le mire confundida, que yo sepa no me sucedía nada.

El rió-Vienes rodando los ojos sola, vas a quedar virola si sigues así.

En respuesta le eché el dedo medio mientras también le sacaba la lengua, si, muy madura.

Me encontré con un tipo castaño, de seguro era uno de los nuevos.

-Buenos días.- me habló, se notaba a leguas que era demasiado simpático.

Le sonrei-Buenos días.

-Mi nombre es Tyreese, soy uno de los de Woodbury.- se presentó.

-Oh, en ese caso, bienvenido a la prisión Tyreese.- palmee su hombro mientras pasaba de el.

-¡Heeeeeey idiota!- grité, varias personas se voltearon confundidas, quizás creían que les decía a ellos.

Glenn apareció por un pasillo viniendo hacia mi, sonreí.

-¿Qué pasa? -me miró revisando si tenía algún signo de algo.

-Sólo quería decirte lo mucho que te quiero.- le hablé mientras sonreí inocentemente balanceandome mientras unía mis dos pies.

-Dime la verdad Jill.- entrecerró los ojos sospechando, uh, no, es cierto que el siempre mira así.
Que tonta soy.

-Bien, sólo quería que todos supieran quien es un idiota. He gritado llamando a un tal idiota, y tu has aparecido como loco hacia mi.- reí bastante al ver que algunos niños reían a nuestro alrededor.

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!