Capítulo 45- Regalo por Navidad 2/2

2.8K 265 18

Daryl' s POV.

Luego de que Jill se fuera hacia la prisión, comencé a matar a los caminantes que se acercaban.

-¡Maggie vete! -le grité al verla seguir dispando hacia donde momentos antes, estaba el gobernador con su gente y que ahora, estaba vacío a excepción de Rick y el gobernador luchando.

-¡No! -me respondió así que fui hacia ella y la tomé por los hombros para hablarle y que entendiera de una vez.

-Entiendo tu dolor, pero si sigues haciendo eso, lo matarás.- apunte hacia Rick- El también es padre.- esta vez mire hacia Carl el cual estaba disparandole a los caminantes que se acercaban.

Ella se soltó de mi agarre pero aun así dejó de disparar.
Miré a Beth, la rubia parecía estar en shock, suspiré, sabía que era difícil.

Miré hacia la puerta de la prisión esperando que Jill saliera de allí de una vez por todas, ya casi nadie quedaba en la prisión, el autobús ya se habia ido, no quedaba nadie a excepción de nosotros.

Giré sobre mis talones mientras iba hacia el costado de la prisión, sabía que no podría ver si Jill salía de allí o entraba pero debía matar a los caminantes que se acercaban.
Al cabo de unos varios minutos volví, Rick estaba abrazando a Carl mientras ambos se alejaban, este último ayudaba a su padre a caminar, Rick estaba bastante herido.

Miré hacia la puerta principal y vi a Merle salir con los cachetes colorados, quizás había estado corriendo.

-¿Has visto a Jill? -preguntó, frunci el ceño.

-No, ¿ella está bien? -pregunté mientras me acercaba hacia el, el asintió y miró a Maggie con lástima.

-Me pidió que fuera a buscar a Glenn, pero el ya se habia ido.- habló, contándome no sólo a mi, sino también a Maggie la cual dejó salir varias lágrimas más.

-Iré a ver.- contestó pero Merle la tomó por el brazo antes de que siguiera.

-Estoy diciendo la verdad, se fue, estoy seguro que logró huir.- habló Merle de nuevo.

-¿Por que debería creerle a alguien como tu? -respondió casi escupiendo las palabras.

-Porque jamás, escuchame bien, jamás defraudaria a la única persona que me quiere.- le respondió pareciendo ofendido y hasta diría yo un poco enojado.

-¿Quieres a Glenn? -pregunté confundido.

-No, quiero a Jill.- contestó y aunque sabía que no era el momento me entró una sensación de celos, pero como pude hice un intento de sonrisa acompañada de un asentimiento de cabeza, para luego tratar de calmar mis sentimientos por esta mujer que me estaba volviendo loco.

-Iré a buscarla.- avisé, ya había tardado demasiado.

-Ella ya debe haber salido, Daryl.- me dijo Merle haciendo una mueca, no le preste atención y seguí caminando pero un movimiento en el tanque me hizo parar mi caminata.

Rápidamente me dirigí hacia alli, donde estaba nada más ni nada menos que aquel estúpido el cual le había gritado a Rick.

Levantó su puño para golpearme pero lo empujé primero, dándole un puñetazo en el ojo.

Levanté mi ballesta preparandola para disparar pero el hombre volvió a abrir su boca.

-Si voy a morir, primero quiero darte un regalo.- sonrió cínicamente mientras rápidamente hacia un movimiento en el tanque- Dile adios a tu princesita, que por lo que se ve, esta bien bue-- una flecha atravesó su cabeza, pero aun así lo que había hecho ya estaba hecho, el tanque disparó y me alejé un poco por el sonido tan fuerte que había hecho.

Me alejé de allí con lágrimas en los ojos y comencé a correr hacia la prisión, la parte de arriba había sido destrozada y rezaba para que Jill ya hubiera salido de allí porque si no era así, no me lo perdonaría jamás en la vida.

-¡Daryl! -gritó Merle pero no me importó, seguí corriendo hasta poder entrar a la prisión y comenzar a buscarla, no había rastro de ella.

Cuando iba a subir la escalera unos brazos me detuvieron.

-Daryl...por favor.- me giré y se trataba de Beth, quise soltarme de su agarre pero lágrimas salían de sus ojos y lo único que hacían era recordarme a Jill y su deseo por mantener a todos vivos.

-Ella debe haber salido.- me volvió a decir como si estuviera leyendo mis pensamientos, simplemente le eché una última mirada hacia las escaleras y me giré asintiendo con la cabeza.
Beth seguía mis pasos y así salimos de la prisión.

-¿Dónde están los demás? -pregunté mientras corría hacia mi motocicleta.

-He perdido de vista a Maggie por seguirte- admitió-, pero pude ver que Merle se iba por el bosque.- me dijo mientras se subía detrás de mi.

Suponía que todos habían salido ya, no quedaba nadie a excepción de los caminantes que estaban entrando.
Sasha, Tyreese, Rick, Carl, Michonne, Maggie, Bob, Glenn....Jill...todos debían haber salido ya.

Encendí el motor y así me fui alejando de la prisión, no era tan fuerte como para mirar atrás pero aun así lo hice, la imagen ante mis ojos me partió el corazón, la prisión estaba llena de caminantes, y en la parte de arriba había fuego, habíamos perdido el único lugar que nos había mantenido a salvo durante tanto tiempo.

Por favor pequeña, vive, vive por mi.

No me dejes, no quiero estar sólo nuevamente, debes proteger a nuestro pequeño...se que estarán bien.

Salvate y salvalo, te lo pido por favor.

Sólo deseaba que ella y Merle pudieran estar bien, al igual que el resto del grupo.

Hola nenaaaas, bueno, fin de mi pequeño regalo.

Si no han entendido aquí va mi aclaración: Cuando Daryl ve a Rick, este está luchando contra el gobernador, pero cuando el se va a matar caminantes al costado es ahí cuando Jill va hacia Rick, le ayuda, y luego entra corriendo a la prisión, le habla a Merle, este busca a Glenn y luego Merle sale y se encuentra con Daryl, que justo cuando Jill no está es cuando se pone atento a ver si sale o no.

Quise hacer como que no se encontraban por cosas del destino... (?)

Y Rick ya se iba así que no pudo decirle que ella le había ayudado y que estaba viva buscando a Glenn.

TODO ES TAN ROMANTICO Y DRAMATICbueno no, espero que les haya gustado, ¡Buenas noches bellezas!

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!