Capítulo 76

2.6K 209 48

Jill' s POV.

Tres días después.

Daryl ha ido a dar unas vueltas para ver si hay algún animal para comer, no hemos comido nada durante estos días. Me acomodo mejor contra el árbol y dirijo mi vista hacia Carl, quien está cerca de su padre, el cual tiene a la bebé en brazos, sonrio aún más.

-Lamento arruinar su momento, pero, es mi turno de tener a esa bebé en brazos.- sonrio y Rick hace lo mismo, acercándose a mi y dejando a la pequeña en mis brazos.

-Tu...Jill...yo me preguntaba si, cuando tú tengas...ehhh, esto es incómodo.- rasca su cabello como si buscara la respuesta a algo, lo miro confundida. No tengo idea de a que se refiere.

-¡Uff! Me preguntaba si cuando tengas leche materna...ehh, podrías...podrías darle a Judith. Si, eso.- muerde su labio y mira hacia otra parte, lo poco que se le ve de mejilla está rojo. La barba ocupa todo el resto.

Sonrio tiernamente mirando a la bebé ahora- Eso ni siquiera se pregunta, Rick. Sólo que aun no tengo.- hago una mueca apenada y miro a Rick. Lo cierto es que ni siquiera me he fijado, me prometo a mi misma hacerlo más tarde.

-Gracias, no sabes cuanto te agradezco. Puedo soportar estar sin comer, pero no puedo soportar que mis hijos pasen hambre.

-Te entiendo, Rick. No debes avergonzarte de nada, es un gesto muy bello.

-¿De que hablan? -dice Carl mientras se recuesta contra otro árbol cerca de nosotros.

-De nada importante.- le responde su padre, miro Carl quien ahora se está moviendo incómodo en el arbol. Cuando voy a preguntarle que le sucede, oigo como su estómago gruñe. Ganas de llorar llegan a mi rápidamente, mientras miro el rostro de mi ahora no tan pequeño adolescente. Su rostro está rojizo, lleno de vergüenza.

-Dios, Daryl ya llegará, cariño. Y traerá algo para ti, debemos esperar un poquito más, ¿Si? Y que no te de vergüenza. Mi estómago también gruñe como una manada de elefantes.- sonrio cuando oigo su risa y la de Rick.

-Gracias Jill.- dice este último y se aleja para ir a ver como están los otros del grupo.

Me siento un poco mal, no he tomado ni una gota de agua desde ayer, y si hablamos de comida, desde hace tres días.

Siento como unas ramas se mueven cerca de nosotros, Rick se pone en modo de ataque, al igual que Tyreese, Glenn y Abraham.
De las ramas sale Daryl, quien trae dos ardillas colgando.

Sonrio como loca al ver aquello. Y no por mi, sino porque Carl podrá comer algo ahora.

-¿Ves, cariño? ¡Te lo dije! -cuando digo esto, Daryl me mira con una sonrisa, acercándose a mi. Siento como la poca humedad causada por mi saliva en mi boca, se seca rápidamente al ver que detrás de Daryl, salen unos cinco perros.

-Sal de ahí.- Sasha le pide a Daryl, quien la mira confundido, pero al sentir los gruñidos, comienza a caminar lentamente.

Tomo a Judith más fuerte, por si debemos correr en cualquier momento.

Un perro se abalanza contra Tyreese, mordiendo su brazo. Chillo profundamente, Sasha se mueve más rápido y mata a todos y cada uno de esos malditos perros.

-¡Tyreese! -grita acercándose hacia su hermano.

-No es nada, sólo fue una pequeña mordida. No seas dramática.- le oigo decir y suspiro.

No tenemos vendas, ni nada para ponerle en la herida, miro mi blusa, los pedazos de tela se caen solos, suspiro y con cuidado de no tirar a Judith, corto un gran pedazo de esta. Ahora gran parte de mi vientre queda a la vista, un pequeño y abultado vientre. Debo tener cuatro meses ahora.

Camino hacia donde están todos reunidos en círculo alrededor del pobre y amable Tyreese.

-Hey, vas a estar bien. Ponganle esto, quizás sirva.- tiendo mi brazo con el pedazo de tela, gracias a Dios ese pedazo era el único lugar libre de tanta mugre. Así que no se le infectaría la herida.

-Gracias Jill, mil gracias.- me dice Sasha mientras toma mi mano, sonrio y me alejo de ellos para que sigan curando a Tyreese.

-¿Por qué lo hiciste? Ahora mi sobrino pasará frío.- Glenn se acerca hacia mi mirándome seriamente.

Abro la boca para protestar pero alguien lo hace por mi.

-¿Crees que dejaré que mi sobrino pase frío? No soy tu, chino. He cuidado de esta preciosura durante un mes. Anda, ratoncito, dile como te ha tratado el grandioso de Merle.- Merle sonríe mientras me tiende su brazo con su campera en mano.

-Me has cuidado perfectamente, Merle, pero, no hace frío. Si llego a tener, te lo haré saber. Y si no se han dado cuenta, pedazos de idiotas, hay un sol que raja la tierra en este momento. ¿Qué no sienten el sudor? Iugh.- me quejo y me alejo un poco de todos con Judith aun en brazos. Recordando la charla con Rick.

Me pongo de espaldas al grupo, aunque estoy bastante alejada de ellos ahora. Saco mi seno fuera de mi asquerosa blusa, inspecciono que la zona esté limpia y aprieto un poco el pezón. Milagrosamente, de este salen unas pequeñas gotas, aprieto un poco más y un chorro sale de allí.

Mi sonrisa se hace enorme en cuanto dejo que Judith tome de mi leche materna, sé que no es mucha, pero la bebé no ha ingerido más que agua en estos días.

Me siento inmensamente feliz cuando veo que Judith toma la leche gustosamente, sus ojitos brillan y rezo para que Lori, donde quiera que esté, no me eche ninguna maldición por estar haciendo lo que ella debería.

-¿Qué haces?.

Salto del susto, recibiendo un quejido por parte de la pequeña en mis brazos, suspiro al ver que sólo es Daryl.

-¿Eres tonto? No me asustes así, hombre. Sólo estoy dándole de comer a Judith.- señalo con la mirada a la bebé, quien ahora tiene los ojitos cerrados, disfrutando de la sensación y quedándose dormida.

-Oh, es un gesto muy hermoso de tu parte amor.- Daryl deja un beso en mi frente y me abraza por la cintura, ambos observamos a la pequeña bebé.
Quito mi seno de su boca y lo guardo lo más rápido que puedo dentro de mi sostén y blusa.

-¡Bah! Ni que no lo hubiera visto antes.- se queja en un susurro Daryl en mi oído, suelto una pequeña carcajada y sigo mirando a Judith.

-¿Crees que nuestro hijo será así de hermoso? - sé cuán estúpida es mi pregunta, pero aun así no puedo evitar hacerla.

-No creo, el será el bebé más hermoso que nadie tuvo jamás.- corrige y siento como sonríe contra mi rostro.

-Quiero que se parezca a ti.- susurro- Tan perfecto como tú, tanto por fuera, como por dentro.

-Bueno...yo quiero que sea como tú.- susurra posando sus labios contra mi oreja- Quiero que tenga tus ojos, tus labios, tu cabello....- deja las palabras en el aire en cuanto me giro hacia el, con cuidado de no despertar a la pequeña.

-¿Así? -pregunto y lo beso, el agarre en mi cintura se hace más fuerte haciéndome sonreír en medio del beso. Me separo luego de unos segundos, en busca de aire.

-Deberíamos ir, quizás Rick esté preocupado por la pequeña.- me dice y asiento, comenzando a caminar con el a mi lado.

-Se pondrá muy feliz al saber que Judith comió hoy.- sonrio- Y espero que hagas esas ardillas y Carl también pueda comer.

-Te estás olvidando de alguien.- me dice mientras acaricia mis dedos entre sus dedos- Ese pequeño también debe tener hambre.

Y en cuanto dice aquello, mi estómago gruñe como un león. Daryl ríe divertido y yo bufo por lo bajo, sonriendo también.

Heeelloooo babis, bueno, quería decirles que si tienen Instagram, y quieren seguirme, les dejo el mío.

- Mariabelenduartesilveira3

Podrán ver algunas capturas de sus propios comentarios, también comenzaré a subir algunos pequeños adelantos para que imaginen que pasará en el próximo capítulo. Así que espero que lo puedan ver.

-¿De donde son? Yo soy de Uruguay♡

Espero que todas comenten, las quiero, ¡Adiós Bellas!

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!