Capítulo 85

2.5K 209 22

Jill's POV.

Me siento en la cama mientras rasco mi cabeza, las piernas me duelen bastante pero es un dolor soportable.

-¿Cómo te encuentras? -mi cuerpo se estremece ante el susto, miro a Daryl, quien está sentado en un sillón de nuestra habitación. Algo lejos de mi.

-Estoy...me duelen un poco las piernas. ¿Dormí mucho? -el asiente y se levanta, acercándose a mi.

-Un día entero, Denise te dio un tranquilizante.- se deja caer en la cama y muerdo mi labio ignorando las ganas de hacerlo yo también.

-¿Qué pasó mientras dormía? ¿Que dijo Deanna sobre todo lo que pasó?

-Habrá una reunión esta noche, ahí hablarán sobre mi comportamiento y otras cuántas mierdas más. Sabes que no me importa en lo más mínimo lo que piensen, en cuanto molesten de sobre manera...nos largaremos de aquí. Spencer ha tratado de cambiar el parecer de su madre, se ha notado molesto por lo que pasó...pero Deanna por algún motivo no quiere hacerle caso.- dice y suspira.

-Estaremos bien...¿verdad?- lágrimas comienzan a caer de mis ojos, ahogo los sollozos que piden salir- , por favor abrazame Daryl.

Daryl se sienta de golpe y siento como me aferra hacia el, coloco mi cabeza en su pecho e intento tranquilizarme.

-Estaremos bien. Sólo quiero saber si el..-

-No, el no llegó a...eso. Sólo pudo tocarme, gracias por llegar Daryl. Yo no sabía que hacer ya...- lloro con más fuerza mientras lo abrazo más fuerte. Daryl acaricia mi cabello y comienzo a sentirme mejor.

-No agradezcas eso cariño, de ahora en más cuando se trate de algún hombre, no me separaré de tu lado. Lo juro.- Daryl se aleja un poco de mi, permitiendome ver su rostro.

-No sé como está el bebé ahora.- hago un puchero y veo como Daryl sonríe.

- Tenemos a Denise, además has estado alimentandote bien. Estoy seguro de que ese pequeño está muy bien allí dentro.

-Tienes razón.

-Ven, vamos abajo, ¿si?

Asiento y me levanto de la cama, caminando detrás de Daryl.
Al llegar abajo, casi todos están sentados y en silencio. Muy distinto a como habíamos estado pasando las últimas semanas.

-¿Cómo te encuentras? -Tara y Maggie se levantan al verme, sonrio hacia ellas.

-Estoy bien, no se preocupen.

-Iré a hablar con Rick.- Daryl se aleja caminando a paso apresurado hacia donde está el ya mencionado.

-¿Crees que nos echen? - pregunta Maggie y Tara golpea su brazo.

-No, no lo sé. Si así pasa, hablaré yo para que sólo nos echen a Daryl y a mi. Ustedes no tienen nada que ver con lo que pasó.

-¡De ninguna manera, mujer! ¿Tu estás loca? Si tu te vas, me voy contigo y estoy segura de que Merle, tu bomboncito Spencer y Glenn querrán hacer lo mismo. Por lo tanto, esta que está aquí se irá persiguiendo a su marido. Y ni hablar de Carl y Judith, ellos también querrán irse y Rick irá con ellos. Así que, ¿aun sigues pensando que se irán solos?- Tara sonríe mientras estira los brazos, sonrió aun más.

-Tiene razón. Ven, vamos a que te haga algo para comer. - Maggie toma mi brazo y me arrastra hacia la cocina, en donde Carol revuelve una olla.

(...)

-Dios, estoy tan nerviosa. La barriga no hace más que dolerme.- digo mientras camino en el lugar, la noche ha caído y todos estamos listos para irnos a la reunión que hay.

-Por tu bien te sugiero que te relajes, todo estará estupendo.- Spencer se para a mi lado. Lo miro con duda pero acabo asintiendo.

-Tienes razón...es sólo que, si soy sincera, tengo miedo de que Deanna eche solamente a Daryl. Conociendolo, se irá sin avisar y me dejará aquí porque sabe que estoy a salvo. No soportaría mucho sin el Spencer.- una lágrima solitaria baja por mi mejilla y antes de que pueda quitarla, Spencer lo hace.

-Te aseguro que el no te dejará jamás, si lo hace, yo me encargaré de encontrarlo y matarlo.- y con esas palabras me hace sonreír.

-Alejate dos kilómetros de mi chica.- gruñen detrás de mi y sé que es mi esposo, sus manos encuentran mi cintura y Spencer rueda los ojos pero se aleja.

-Sólo la estaba animando, está súper nerviosa.

-Para eso estoy yo, gracias por tus servicios pero no son necesarios.

-¡Daryl! -chillo y veo como Rick abre la puerta principal para salir.

-Vamos, es hora.- y con esas palabras todos caminamos hacia ella, saliendo de la que por ahora es nuestra casa.

(...)

-¡Sigo sin creerme del todo lo de Gabriel! ¿Como pudo? Nosotros lo salvamos de ser el bocadillo principal de los caminantes.- Rosita grita mientras se tira en el sofá luego de llegar exhaustos de la reunión.

-Y por su culpa perdimos la Iglesia.- agrega Carl negando con la cabeza.

-¡Lo mejor fue cuando mataste a esos dos caminantes, Daryl! La vieja estaba cagada del susto, hubieras visto su cara.- Merle ríe a carcajadas.

-Eh, esa vieja es mi madre y gracias a ella podrán seguir aquí. Un poco más de respeto.- habla ahora Spencer.

-¿Fue Gabriel quien dejó el portón abierto no? Es que me perdí en esa parte.- dice Tara encogiendose de hombros.

-Tu siempre te pierdes de todo, eres una distraída. Si, ha sido Gabriel.- le responde Carol mientras come una manzana.

-¿Ya todo terminó cierto? Al fin y al cabo Jessie aceptó que Pete la golpeaba y que ahora estará más tranquila.- pregunto nerviosa.

-Si, todo terminó, estamos todos a salvo y juntos.- Rick me responde sonriente.

-Y tu bebé contará con la asistencia médica de Denise, todo está bien.- dice Glenn y sonríe.

-¡Haré la cena! -exclama Carol dirigiéndose a la cocina.

-Esa mujer vive en la cocina.- murmura Merle rodando los ojos.

-¡Oí eso! ¡Hoy no cenas! -grita Carol desde la otra habitación y Merle se levanta de un salto comenzando a protestar por lo dicho.

Río un poco y me relajo en el sofá, Daryl se sienta a mi lado y me mira sonriente.

-Nos quedaremos.- susurra y sé que en el fondo está más que feliz.

-Lo sé, estoy muy aliviada po-

Unos labios me interrumpen y los acepto gustosa.

Sólo estas personas pueden hacerme sentir tan feliz luego de haber pasado tan mal.
Estoy más que agradecida con el destino por habernos reunido a pesar de las circunstancias.

Daryl se separa de mi y suelta una pequeña carcajada.

-¿De qué te ríes?

-Recordé cuando me llamabas Derrer, dijiste que era más lindo que Daryl.- su mano se posa suavemente en mi mejilla acariciandola con lentitud.

-¿Sabes que es mentira? Creí que no me habías escuchado. Ahora he saboreado lo suficiente tu nombre para pensar que es el más lindo del mundo entero.

Aquí lo tienen pequeñas^-^ las adoro♡

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!