Capítulo 2

7.1K 506 26

Jill's POV (Punto de vista)

Me desperté al escuchar unos gritos en la planta de abajo, decidí vestirme primero y luego ir a ver. Hoy es lunes lo que implica ir al Instituto.

Me vestí poniéndome unos jeans desgastados y una remera blanca, sencilla.
Agarré mis botas y me las coloqué, acomodé mi cabello sobre los hombros y lista.

Mientras iba bajando, los gritos se escuchaban más, me acerqué a la cocina y vi que mamá estaba sollozando, con Tom a su lado luciendo preocupado.
Rápidamente me acerqué, las botas haciendo ruido contra el piso. Al notar mi presencia giraron su vista hacia mi.

-Mamá, ¿Qué ocurrió?- no podía estar más preocupada. 

-Está pasando algo muy extraño allá afuera, por favor cariño no salgan de la casa, no hasta que sepamos que es lo que realmente está sucediendo.- se soltó de los brazos de Tom y se dirigió hacia mi estrechándome contra su pecho como si no quisiera que yo desapareciera.

-Pero..¿Qué fue lo que pas..- fui interrumpida por fuertes ruidos en la puerta, me solté de mamá para ir a abrir pero ella me agarró fuertemente del brazo antes de que siguiera caminando, la miré confundida- ¿Qué pasa?, quizás sea la Sra. Wilson.

-No, Jill. No abrirás la puerta pase lo que pase, no saldrás de aquí a menos que nosotros lo ordenemos. Debemos estar juntos- intervino Tom.

-Si no me dicen que es lo que está pasando, saldré fuera.

Mamá suspiró pero empezó a hablar.

-Esta mañana fuimos a hacer las compras con Tom como todas las mañanas, todo estaba malditamente normal, cuando veníamos de camino vimos como una persona mordía a un joven, no sabíamos que hacer así que no bajamos del auto, al contrario.
Seguimos, pero habían muchas personas siendo mordidas por esas cosas, no sé si son personas o que sean, pero comen gente.
Se han comido a todo el barrio.
No pudimos ir hasta la pizzería a por Glenn, todas las calles están repletas de ellos. -habló entrecortada- No sabemos nada de él, hemos tratado de llamarle pero nuestros celulares no tienen línea.
Él puede estar bien...como puede ser uno de ellos.- mamá terminó de hablar y comenzó a llorar más fuerte de lo que ya lo hacía.

Tom también lloraba, quizás por la posible pérdida de su hijo.

No sé como reaccionar, los miré atentamente aún sin poder creer todo lo que me han dicho, camino hasta la ventana de la cocina y observo la calle de enfrente, logro ver como una niña corre gritando por su padre, justo cuando va a cruzar la calle aparece un hombre y le muerde el brazo, la niña empieza a llorar mientras este bicho se la termina de comer.

Me giro horrorizada, me tapo la boca para no gritar y me doy cuenta que de mis ojos caen miles de lágrimas, joder.

Jamás, ni en mis sueños más locos hubiese imaginado esto.

¿Qué haremos? ¿Cómo paran de comer esas cosas? ¿Y si intentan matarnos? ¿Cómo los detendremos? ¿La comida acabará y moriremos?

Lloré más fuerte aún y me dejé caer por la pared, me abracé a mi misma repitiéndome que esto sólo era una pesadilla y que debía despertar ahora.

-¡Vamos Jill! -susurré a mi misma- ¡Despierta, mierda!

Golpee mi rostro, me pellizqué, pero aún así no despertaba, esto no se trataba de una pesadilla, esto era la realidad.

-Glenn, no puedes dejarnos, no puedes dejarme -susurré desesperada- ¡No puedes! -grité.

Lloré y lloré por mucho tiempo, no sabía que sería de mi familia, no sabía que pasaba con Glenn en este momento, no sabía absolutamente nada.
Me siento una inútil.

Me levanté del suelo como pude y fui a ver a mamá y a Tom.

Ellos estaban con Jack, me miraron con pena y mamá no tardó en venir a darme un abrazo.

Realmente lo necesitaba.
La miré e intenté sonreír, me salió algo como una mueca pero ella me devolvió el gesto.
Sus ojos estaban rojos y no dudo que los míos estén igual.

-Mamá, ¿Qué haremos?-pregunté.

-No lo sé cariño, nos mantendremos unidos. -asentí.

-La comida que tenemos no tardará en acabarse, del supermercado no hemos traído mucho, sólo para el almuerzo.- Tom miró a mamá mientras hablaba- Además la puerta principal no es de acero, sino de una simple madera, si esos bichos se acumulan no tardará en romperse.
Y ni hablar de las ventanas- terminó de hablar mientras caminaba hacia mamá.

Me quedé muda.

¿Qué trataba de decir?
¿Debíamos salir?

-Sería un suicidio salir de aquí -hablé con miedo- , ni siquiera sabemos como se detienen esos bichos.

Mamá asintió hacia mi dirección dándome la razón mientras tomaba su cabeza entre sus manos.

Tom habló nuevamente- No hay más opciones Jill, debemos salir y ver que podemos hacer, nos meteremos en alguna casa del  barrio y nos quedaremos allí para poder comer algo.- él negó con la cabeza- Jack es pequeño y necesita alimentarse, enfermará si no lo hace.

En eso el tenía razón, si salimos rápido puede que tengamos suerte y podamos salvarnos y llegar a salvo a alguna casa.

-Bien, pero debemos ser rápidos, no sabemos como tratarlos.- traté de sonar convincente y funcionó.

-Lo sé, ahora debemos guardar los objetos más puntiagudos que podamos, si estamos en peligro quizás los usemos.- respondió mamá.

Sólo hice un movimiento con la cabeza y subí hacia la segunda planta de mi casa, pase por la habitación de Glenn que estaba al lado de la mía.

Realmente estoy angustiada por él, es como mi hermano.
Lo adoro y lo que más me duele es que jamás se lo dije.

Siempre trataba de pelearlo lo más que podía, me daba risa verlo irritado por mi culpa.

Nunca le dije que lo quería y que era mi hermano, supongo que él lo sabe pero aún así jamás lo he dicho con palabras.

Suspiré.

El nuevo mundo estará lleno de emociones, la mayoría negativas.

Y con ese pensamiento me dirigí a mi habitación para armar mi mochila, y comenzar con lo que para mi, era una pesadilla.

Bueno...pues eso, espero que les guste.
A las que lean^-^

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!