Final.

3.5K 244 112

Jill's POV.

Meses después.

-¡El dijo que volvería para la cena! -exclamo sin dejar de caminar de aquí para allá a un ritmo considerable debido a mi gran barriga. Estoy en duda de si ya entré a los nueve meses o aun estoy en los ocho.

-¡Deja de caminar, mujer! Haces que Tara se ponga más insoportable.- Merle ejerce más fuerza al agarre en los hombros de Tara y ella sigue mordiendo sus uñas. Si, ellos están en algún tipo de relación, o lo que sea que ellos tengan.

-¡Déjala! Está en su derecho. Su marido debió llegar ayer por la noche con Aaron y no ha sido así.- me defiende Carol sin dejar de fruncir el ceño.

-También estamos preocupados, Jill. Pero no nos ves caminando de un lado a otro casi haciendo un hoyo en el piso.- habla Rick en un tono de regaño. Sus ojos están entrecerrados por el sol mañanero y si no fuera porque Judith está en su regazo, le arrojaría una almohada del sofá.

-Tú no lo entiendes, si a Daryl se le caracteriza por algo, es por no romper una promesa. ¡Y déjame decirte que aquello era una promesa! - chillo conteniendo la respiración.

-Creí que se le caracterizaba por estar sucio y llevar una ballesta. También por ser un hombre celoso, posesivo y además grosero.- Spencer dice esto sin dejar de mirarme burlón, pero oh cariño, una mujer embarazada está furiosa y no es hora de bromas.

Agarro una almohada y se la arrojo, haciendo que la tasa de café caiga en su remera recién cambiada.

-Eso es para que aprendas de una vez que cuando estoy furiosa, el también lo está.- digo señalando mi barriga. Spencer gruñe y se va hacia no sé donde para cambiarse.

-¿Jill? Ven conmigo a dar una vuelta, quizás así te distraigas un poco.- Mi cuñada toma mi mano y asiento hacia ella suspirando nerviosa. -Rick, me llevo el coche gris.

-Cuidala, y vengan rapido. Que si Daryl llega y no está aqui, me lastimará a mi y no a ti.- eso lo dice Rick con una cara de preocupación enorme.

-Lo haré, quédate tranquilo. Volveremos pronto.- y sin mas, jala suavemente mi brazo y comienzo a caminar alejándome de nuestra casa.

-¿Crees que el esté bien? Confío mucho en Aaron, el no dejaría que le suceda nada sabiendo que debe volver a casa por su familia...pero tengo un dolor en el pecho que me está avisando algo. Y no sé qué sea.- hablo con la voz entrecortada en cuanto ya vamos lejos de Alexandria.

Maggie detiene el coche y me mira con una leve sonrisa.

-Deja de pensar en negativo, Daryl jamás dejaría de luchar por ustedes. Sabes muy bien que estas cosas pasan, quizás se encontraron con varios caminantes y decidieron quedarse a dormir en alguna cabaña.

-Supongo que tienes razón.- suspiro y miro por la ventana- Me ha parecido tan...extraño que nadie haya mostrado estar preocupado. Rick no cuenta, el estaba preocupado por la golpiza que se llevará si no estoy allí pronto.- agrego rápidamente y Maggie suelta una carcajada.

-Ellos saben que el está bien, eso sucede. Eres la única que se preocupa...supongo que el embarazo nos hace mas sensibles.- dice y me mira apretando los labios, esperando respuesta por mi parte.

-¡Pero si tu no est!...¡Oh Dios mío, por Dios! ¡Felicidades Mag! -chillo y estiro los brazos en su dirección, ella gustosa acepta y me abraza delicadamente por mi barriga.

-Es increíble, ¿verdad?. Estuve hablando con Glenn sobre esto y hemos decidido decírtelo primero a ti, ya que queremos que seas la madrina de nuestro bebé.- dice separándose de mi.

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!