Capitulo 33

3.8K 346 46

Jill's POV.

Cuando Daryl se alejó unos centímetros de mi sentí como alguien me abrazaba casi  aplastandome.

-Glenn...estoy viva, sueltame.- murmuré casi ahogada en sus brazos.

Glenn me fue soltando despacio.

-Joder, Jill. Nos has dado un maldito susto a todos.- murmuró mientras volvía a abrazarme y besarme la frente.

Carl se acercó- Creí que ya no te  vería de nuevo.- murmuró para acercarse aun más y abrazarme como siempre hacia, sonreí felizmente.

-Hey, saben que no se podrán librar tan fácil de mi.- le miré y besé su cabeza cariñosamente.

-Si sigues coqueteando con mi chica puede que prenda fuego ese sombrero.- murmuró Daryl detrás de mi, Carl abrió los ojos sorprendido para luego echarle la lengua y abrazarme más fuerte.

Reí-Déjalo en paz, Daryl.- le sonreí a mi hombre.

-Vamos dentro y aclaremos esta confusión.- propuso Rick, le mire agradecida.

No entendía absolutamente nada, me iba por un día y todos me daban por muerta, por favor ni que tuvieran mi cuerpo.

Rodé los ojos.

Iba a seguir caminando pero alguien me abrazó mucho, mucho más fuerte que Glenn.

 -Au...auxilio.- murmuré casi asfixiada, pude ver que se trataba de Merle, Jesús que este hombre era demasiado fuerte y grandote.

- Lo siento, joder enana, creí que habías muerto.- habló anonadado mientras me miraba de arriba hacia abajo para comprobar que estaba bien.

-Si, al parecer todos creían eso.- murmuré.

-¿Eres real?- preguntó y luego de eso sentí un ardor en mi brazo.

-¡Joder Merle!- grité- ¡Que si, que soy real!- hablé mientras acariciaba mi brazo recientemente pellizcado- Si fuera un sueño no te dolería si hiciera esto- le dije para luego hacerle lo mismo que me hizo a mi.

-¡Ay!-chilló- y yo bruto que te extrañaba, de seguro me había olvidado como me tratas.- murmuró negando con la cabeza.

Solté una carcajada- Sabes que me quieres.- canté mientras caminaba para entrar a la prisión.

Todos nos sentamos en las mesas, Rick iba a contar lo sucedido.

-A la mañana cuando nos despertamos, vimos tres cuerpos tirados en el patio. Estaban quemados, casi tanto como para no poderlos identificar.
Aun así supimos quienes eran, eran los que habían presentado signos de tener el virus. Karen, David y otro cuerpo. Este último tenía tu pulsera....por ese hecho creímos que eras tu.- habló mientras me miraba.

El mundo se detuvo para mi, esa pulsera yo se la había obsequiado a la pequeña Tiffany, le había prometido que estaría bien.

Unas lágrimas cayeron por mis mejillas.

-Joder, le prometí que estaría siempre con ella.- murmuré.

Levante mi vista y todos me miraban confundidos.
Suspiré, era hora de hablar.

-Yo, conocí a una chica que llegó de Woodbury, no tenía familia ya que el gobernador los asesinó a todos. La encontré en el baño llorando y me confesó que tenía el virus, le dije que se iba a recuperar. Le regalé mi pulsera como muestra de que ella no estaba sola.- hablé secandome las lágrimas.

-Tranquila.- susurró Daryl mientras me abrazaba.

-¿Dónde estabas tu?- preguntó Beth mientras mecia a Judith en sus brazos.

Suspiré, ¿debía contarselo?

-Yo....fui a la ciudad, necesitaba hacerlo.- dije mientras me abrazaba más a Daryl.

Glenn fruncio el seño.

-¿Fuiste sola? Sabes cuán peligroso es eso Jill.- gruñó mientras me miraba serio.

Asenti, iba a hablar pero Hershel me miró....como preguntandome algo, yo asenti con la cabeza mientras lágrimas pedían salir.

-¡Felicidades, pequeña!- habló Hershel levantándose de su lugar acercándose a mi.

Lo abrace fuerte, no quería separarme, sabía que al hacerlo debía afrontar las miradas de todos.

-¿Tu...?- preguntó Glenn mientras hacia un gesto con la cabeza señalando mi estómago, asenti y miré hacia Daryl.

El sólo estaba alli, mirándome.
Sabía que el no quería ser padre, yo tampoco quería serlo.
No en este nuevo mundo, quería ser madre pero cuando tuviese un lugar seguro y una vida segura.

-Daryl...- susurré mirándolo mientras el asentía y caminaba hacia mi.

-Vamos, debemos hablar.- me miró, suspiré.

Eché una última mirada a todos, los cuales me hacían gestos con el pulgar de que todo estaba bien.

Les sonreí, no pude haber tenido más suerte aquella vez que fui encontrada por Michonne y Daryl.
Quien diría que en tan poco tiempo mi vida cambiaría drásticamente.
Ese encuentro me había traído nuevamente a brazos de mi hermano, también había podido conocer a estas maravillosas personas...y lo más importante, pude saber lo que era el sentimiento llamado amor.

-Yo...- hablé, el negó con la cabeza.

-Deja que hable yo, se que no soy el mejor hombre y este no es el mejor mundo. Se que piensas que tomaré mal la noticia, en otras circunstancias lo haría pero tenerte aquí es algo que sentía muy lejano Jill. No me molesta en lo más mínimo que estés embarazada, es más, creo que comienzo a tener fe y esperanza de que podremos intentar tener una vida juntos.
Como una familia.- suspiró tomando mi mano, yo sólo podía mirarlo sorprendida- Cuando te dimos por muerta, creí que moría Jill. No quiero tenerte lejos de mi otra vez, quiero protegerte...quiero protegerlos, Jill- suspiró mientras me miraba a los ojos- ¿Quieres casarte conmigo? -habló mientras sacaba un hermoso anillo de su bolsillo.

No podía creer lo que mis ojos veían.

Aquí tienen su capítulo del día bellezas, espero que les guste♡
Comenten que tal, muchísimas gracias por votar y comentar, ¡Nos leemos luego! *-*

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!