Capítulo 52

3K 251 10

Jill's POV.

No se cuanto tiempo había pasado desde que habían cerrado la puerta, sólo sabía que aquí todos estábamos sudorosos y muy hambrientos.
Dudaba si había pasado un día o dos. Aun así no era mucha la diferencia para nosotros.

-¿Te sientes bien? ¿No tienes náuseas? -Daryl habló mientras corría un mechón de mi cabello hacia mi oreja.
No, Daryl aún no sabía que había perdido a nuestro bebé.

¿Cómo podría decírselo ahora?

¿Cómo actuaría él estando aquí encerrado?

No, de ninguna manera podría contarle aquello, sabiendo como me había estado cuidando desde que supe la noticia.

El amaba a nuestro pequeño, y la noticia lo destruiría por completo.
Necesitaba tenerlo aquí, en cuerpo y mente.
No sabía de lo que serían capaces estas personas, tampoco lograba adivinar el porqué de tenernos aquí encerrados todo este tiempo.

-Si, cariño, estoy bien. Sólo un poco mareada por estar encerrada.- respondí, y era verdad, la falta de aire a mis pulmones no le hacía nada bien.

Había tratado de cambiar mi forma de ser, luego de haber sentido ese tan grande dolor de perder a un hijo, creí ser capaz de fortalecerme...pero supongo que ese dolor era soportable para mi cuerpo y mi corazón, ya que aún seguía aquí, comenzando a querer a las personas y siempre pensando en su bienestar.

Aquel dolor no había sido suficiente para convertirme en una guerrera como siempre había soñado.

Sentí unas punzadas en mi pecho, el poco aire que tenía se había ido de un segundo para otro.

-¿Cariño? ¿Que tienes? -oí decir a Daryl.

-¿Qué pasa? -Glenn se acercó rápidamente hacia mi, mis ojos comenzaron a cerrarse.

No sentía más que murmullos, luego, por si fuera poco, creí alucinar que abrían el techo del contenedor.

Intenté abrir los ojos, pero me era inútil. Sentí que alguien colocaba un trozo de tela en mi nariz y me movían hacia un lado.

Estaba mareada, todo a mi alrededor daba vueltas.

¿Qué ocurría?

Estaba apoyada contra algo, y ese algo de un momento a otro fue alejado de mí con brutalidad, quería ver qué sucedía pero todo se volvió negro.

Daryl's POV.

Jill comenzó a cerrar sus ojos, la jalé hacia mi, estaba desesperado.

-¿Qué le sucede? -pregunté, pero era inútil, nadie lo sabía.

-Quizás le esté faltando el aire.- comentó Eugene, si, todo este tiempo juntos nos obligó a conocernos mejor.

-Cariño, estarás bien.- susurré contra su oído, un fuerte ruido proveniente del techo nos llamó la atención.

Dirigí mi vista hacia allí y pude ver como un tipo tiraba algo hacia adentro.

-¡Alejense! -grité mientras todos se ponían contra la pared, uno arriba del otro, yo por mi parte no me importó cubrirme, saqué mi pañuelo y lo coloqué en la nariz de Jill, para que no aspirara el gas.

Aun así fui perdiendo el conocimiento y mis ojos se fueron cerrando.

Fui capaz de sentir como me jalaban con fuerza, alejándome de Jill, intenté protestar pero todo mi cuerpo estaba dormido, entonces simplemente me dejé llevar.

Horas después.

Abrí mis ojos lentamente, acostumbrandome a la luz, sentía que mi cabeza iba a explotar.

No sabía qué era lo que estaba sucediendo.

Mire hacia mi alrededor y pude ver que a mi lado se encontraba Rick, el cual tenía los ojos cerrados y sangre salía de su labio.

En un intento de desatarlo, comencé a mover mis manos, pero también se encontraban atadas, giré mi cabeza hacia el otro lado y allí estaba Glenn, en las mismas condiciones que Rick, sólo que estaba despertando.

Quise hablar, llamar a Rick, pedirle que despertara pero fue en vano, un trapo estaba en mi boca, obligándome a no emitir palabra alguna.

La puerta se abrió fuertemente, haciendo un gran estruendo, Rick comenzó a gruñir a mi lado, ya estaba despertando, aún así no fui capaz de quitar mi vista de encima a Gareth, el cual venía acompañado por dos hombres bastantes altos, quienes venían vestidos de blanco y uno de ellos tenía un...¿hacha?

No me había dado cuenta que en la habitación no sólo estábamos nosotros tres, sino que habían dos hombres más, mejor dicho, chicos. También logré ver que Bob estaba allí, él también había despertado con la cabeza agacha.

-Vaya, vaya, vaya.- sonrió Gareth mientras se acercaba hacia nosotros.- Creo que es hora de que digan sus últimas palabras.- avisó mientras caminaba hacia Rick y le quitaba la tela de la boca.

-¿Esto no era una comunidad? -habló Rick.

-Si, así es, pero las cosas cambian ¿o no?- sonrió.- ¿Tu no dirás nada, arquero? - me habló colocándose frente a mi, lo miré con repulsión, Gareth quitó la tela de mi boca.

-Eres un maldito gilipollas.- hablé para luego escupirlo.

-Oh, veo que tienes agallas, veamos si las sigues teniendo luego de esto.- sonrió mientras hacía un gesto hacia los dos hombres detrás de él.

Estos captaron su señal, ya que ambos se dirigieron a la puerta para abrirla, de esta entraron dos hombres más, pero traían a alguien junto con ellos...era mi pequeña.

Helloooooo, espero que lo disfruten.
Estoy sin internet pero justo he tenido que venir a cuidar a mis sobrinos y en su casa hay Internet así que he aprovechado para dejarles su capítulo del dia, muchas gracias bellezas.

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!