Capítulo 53

2.9K 269 39

Daryl's POV.

Sentí como mi corazón aceleraba su golpeteo y es que, me era imposible casi respirar al ver a mi chica allí, siendo sujetada por esas personas.

-¿Qué creen que hacen? ¡Suéltenla! -grité mientras trataba de aflojar el agarre de mis manos, pero sólo conseguía ardor en mis manos.

-Como gustes.- sonrió Gareth mientras hacía un ademán para que la soltaran, los hombres, que la llevaban uno agarrándole los brazos y el otro las piernas, la soltaron haciendo así que Jill cayera en un golpe seco al suelo.
La vi quejarse pero sus ojos no se abrían.

-¡No! ¡No le hagan nada!.Vas a pagar esto Gareth, te lo juro.- le hablé mientras seguía forcejeando con las cuerdas.
Un hombre trajo cuerdas gruesas, y comenzó a acercarse a Jill, entre ambos hombres la ataron de brazos y piernas contra la pared. Formando con su cuerpo una especie de X.
Gareth se acercó a ella, con un cuchillo en su mano.

-¡Te juro que si la tocas, morirás! ¡Aléjate de ella, ahora!- sentía como mi sangre hervía dentro de mi, gruñí al no poder siquiera aflojar la maldita cuerda.

-Veamos cómo sabe.- murmuró Gareth, no entendía a qué se refería, pero lo siguiente que mis ojos vieron me dejaron atónito.
Este mismo le quitó la campera a Jill, dejándola tan sólo con una blusa totalmente desgarrada y con muchísimas manchas de sangre.
Sus brazos estaban expuestos, sin esperar más, Gareth hizo un corte profundo en uno de estos, tocando con un dedo la herida, el cual se llenó de líquido rojo, llevándose ese mismo dedo, bañado en sangre, hacia su boca, donde lo saboreó como si de pollo se tratase.

-¡Por favor no le hagas daño! -supliqué, no sabía qué creer...ellos, ellos eran caníbales, nos querían comer, se la querían comer.

-Tapenle la boca.- ordenó mirando a sus hombres, comencé a mover mi cabeza de un lado al otro al ver que trataban de taparme la boca nuevamente, aún fue inútil, ellos terminaron logrando su objetivo.

Gareth caminó hacia una pequeña mesa que ni siquiera había notado que estaba allí, agarrando un balde con algo dentro, no lograba ver que era.

-Es hora de despertar, bella durmiente.- habló mientras se acercaba a su mejilla para darle un beso, gruñí mientras comenzaba a moverme más fuerte.

La sola idea de el tocándola me ponía los pelos de punta.

Gareth volcó el balde encima de mi pequeña, mojandola por completo.

Ella no debía estar allí, sufriendo de tal manera.

Jill's POV.

Sentí un líquido frío recorrer todo mi cuerpo, abrí mis ojos al instante, creía que me estaba ahogando.

Mire confundida hacia alrededor, no comprendía absolutamente nada de todo esto.

-Que bueno que ya has despertado, preciosa, porque sería una pena que te perdieras la diversión.- escuché a alguien hablarme así que me giré hacia allí, ante mi estaba el chico que nos había recibido de aquella espantosa manera, mi labio inferior comenzó a temblar al dirigir mi vista hacia donde él estaba señalándome, allí estaba Bob, Rick, Daryl y Glenn.

Todos luchaban por safarse de donde estaban, todos tenían la boca tapada, menos Rick, el cual tenía lágrimas en sus ojos.

Quise correr hacia ellos, pero algo me lo impedía, estaba atada contra la pared, quedando mi rostro frente a frente con las personas atadas por estos malditos. Un dolor en mi brazo me hizo apartar la vista de ellos, miré hacia allí y tenía un corte bastante profundo del cual brotaba sangre sin parar.

-Déjalos, por favor te lo pido.- susurré, lágrimas caían de mis ojos, ya había perdido mucho a lo largo de mi vida, no quería perderlos a ellos también.

-Cariño, agradece que hasta te estoy ofreciendo un espectáculo.- sonrio- Pero primero ellos deberán disfrutar, así que...- no terminó la frase, este chico comenzó a acariciar mi brazo, me corrí un poco pero estaba atada, no había una lejanía para mi, el podía tocarme de cualquier manera.

-Me das asco, ¡no me toques!- grité para luego escupirlo en la cara, el chico se limpió y levantó su vista hacia mi con odio.

No me habló, me extrañó demasiado pero aún así no tardó demasiado en llegar un golpe por su parte hacia mi ojo, cuando quise abrirlos, tuve que cerrarlos de inmediato ya que otro golpe llegó, esta vez en mi labio, sentía un liquido correr desde allí y sabía que estaba sangrando.

Me dolía todo demasiado.

-¡Basta! ¡Por favor! ¡Para de una vez! -oí gritar a Rick, juro nunca haberlo visto de aquella manera, lágrimas caían de sus ojos y su rostro estaba rojo, quizás se había aguantado las ganas de gritar desde hacia rato, miré a los demás...Daryl y Glenn estaban igual que Rick, sólo que ellos sudaban gracias al esfuerzo por liberarse.

-Ahora tu te divertirás, muñeca.- este hombre se me acercó, corrí mi rostro pero aun así el me agarró con fuerza por el mentón, se acercó hacia mis labios y creí que me besaría, pero sólo pasó su lengua por mi labio lastimado, lamiendo mi sangre.

Si no supiera que era un caníbal miserable, diría que era un vampiro.

Luego de hacerme aquello, se alejó yendo hacia donde estaban mis chicos, mi ojo izquierdo no se abría muy bien a causa del golpe, pero así y todo podía ver bien lo que estaba por pasar.

El hombre que me había golpeado, había dado una señal hacia dos hombres vestidos de blanco, parecían carniceros y no dudaba que lo fuera.

Uno de ellos, el más grande cabe decir, se acercó hacia el último chico de aquella fila donde todos estaban atados, no me había dado cuenta hasta entonces que frente a ellos había algo parecido a una gran pileta, sin esperar mucho tiempo, el hombre golpeó con fuerza hacia el cuello de aquel joven rubio, que segundos antes había mirado a Rick como si lo conociera.

Sangre caía en cascadas hacia la pileta, grité con horror, mis ojos se llenaron de lágrimas nuevamente y pedía al cielo para que se secaran rápido y así pudiera ver todo lo que ocurría.

El mismo hombre siguió cortando dos cuellos más, como si eso fuera la cosa mas normal del mundo.

Como si cortar la yugular de alguien para que muriese fuera lo más normal del universo.

El hombre colocó aquella cuchilla en el cuello de Glenn para tomar impulso.

-¡No! ¡No! ¡No! ¡Por favor no! ¡Matenme a mi! ¡No lo toquen! -grité moviéndome de un lado a otro, a Rick ya le habían tapado la boca, aún así se notaba como quería gritar.

-Tentadora idea pe--

El hombre fue interrumpido por un gran ruido afuera, parecía como una explosión.

-¿Qué sucede? -habló- ¡Vamos! -ordenó mientras salía con tres hombres detrás- ¡Termina con ellos! -gritó antes de salir totalmente.

Sentí un gran alivio cuando Rick se levantó de aquel lugar, no sabía como se había soltado, sólo sabia que ahora acababa de matar a aquel carnicero y había soltado a mis chicos...lloré más fuerte al ver a Daryl correr hacia mi con lágrimas en sus mejillas, aquella escena era digna de cualquier novela, el era mi héroe, al igual que Rick y Glenn, los cuales corrían sin dejar de mirar si estábamos bien.

Mi héroe había llegado para salvarme.

Espero que pasen hermoso este 31 y despidan muy bien este año, las quiero mucho, espero que disfruten el capítulo♡



Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!