Capitulo 29

4.2K 355 78

Daryl's POV.

Habíamos pasado la noche en el auto, desperté al amanecer al sentir los primeros rayos de sol en mi cara, giré mi vista hacia los demás y todos estaban durmiendo, muy incómodos.

Luego de unos minutos vi como iban despertando así que encendí el motor del auto y comencé a conducir el camino hacia la prisión.
A medida que pasaban los minutos mis nervios iban aumentando más.

Ya íbamos llegando a la prisión, realmente estaba que creía morir de los nervios.
Miré hacia mi lado y Glenn me observaba sonriendo, su sonrisa se agrandaba más al estar más cerca de la prisión.

No podía quejarme, yo estaba en el mismo estado que él.
Realmente amaba a Jill y no podía esperar más para volver a verla y ver su expresión cuando le muestre el precioso anillo.

Después de todo, las cosas malas terminaban y llegaban las buenas.

Al llegar, Carl nos abrió la portera con una cara realmente extraña....su expresión era ¿triste? ¿el había estado llorando?

Mi sonrisa se fue apagando al bajar del auto y ver a todos con la misma expresión que Carl.

-¿Qué ocurr--

Me vi interrumpido por un grito desgarrador cerca de nosotros, pareciera como si todo pasara en cámara lenta, miré en la dirección del grito ya escuchado y vi a Glenn correr hacia donde había un gran bulto, frunci el ceño pero aun así mi cuerpo comenzó a moverse sólo, como si tuviese vida propia y yo fuera un cero a la izquierda.

De un momento a otro yo estaba corriendo tras Glenn, vi como este se arrodillaba al lado de ese bulto y comenzaba a gritar, no se que pasó por mi cabeza....ni por mi pecho, sólo se que este dolió fuerte.

Al llegar junto a Glenn pude ver que aquel bulto que yo veía, no era un bulto, sino tres cuerpos totalmente quemados, no podía distinguirse quienes eran las personas.

Miré hacia donde estaban todos, sin entender la reacción de Glenn, miré bien los rostros de todos y faltaba alguien....

-¿Dónde está Jill?- susurré, mi voz salió apenas audible así que tragué saliva cerrando fuertemente los ojos y los volví a abrir-¿Dónde está Jill?- repetí hablando más alto.

Vi a Rick negar con la cabeza, miré a Glenn y todo quedó muy claro al seguir dónde el miraba.
En la muñeca de uno de esos cuerpos se hacía visible una pulsera ya conocida para mi.

Jill me había contado que ese fue un obsequio de Glenn para ella cuando cumplió sus dieciocho años.

Miré a Glenn nuevamente pero las lágrimas no me dejaban distinguir su rostro, lloré y lloré dejando que todo lo que sentía saliera.
Sin importarme que me  observaran.
Alguien había asesinado a mi pequeña, yo no había estado aquí para protegerla.

-¡¿Porqué?!- grité llorando mientras jalaba mis cabellos, me tiré al suelo de espaldas mirando al cielo-¿Porqué ella?- pregunté en un tono bajo, apenas audible para mis propios oídos.

Tristeza era lo que rondaba en mi pecho y en mi mente todas estas horas, el cielo se habia vuelto nuboso, como si supiera que ella ya no estaba.

Me levanté del suelo, en el cual había pasado horas llorando como un niño pequeño.
Al levantarme un fuerte dolor se agudizó en mi espalda, aun así ese dolor no se comparaba con el que sentía mi corazón.

Miré hacia el alrededor y no había nadie cerca, miré otra vez los cuerpos en el piso.

Jill no debía ser esa persona, ella ahora debía estar junto a mi diciendo que si quería ser mi esposa.

Caminé hacia la prisión, no podía casi hablar pero aun así, no podía dejar que esto pasara por alto.

-¿Quien fue?- hablé luego de estar en la sala, la mayoría estaba allí.
Faltaban muchas personas ya que debían estar en los bloques.

-No lo sabemos.- me respondió Rick.

-Voy a encontrar al culpable de esto y le voy a hacer lo mismo, muchísimo peor.- avisé.

Miré hacia donde estaba Tyreese, este estaba mirando la pared con los ojos rojos e hinchados.
Miré hacia Glenn, este estaba alejado de todos, no miraba a nada en especial, simplemente tenía la vista perdida en algún lugar.

Me sentía pésimo, no podría siquiera pensar en el dolor que Jill había sentido al momento de haberla asesinado.
Borré esos pensamientos de mi mente mientras me daba la vuelta frustrado.

-¿Porque ella?- pregunté antes de irme.

-Esas personas eran las que habían mostrado estar enfermas, Karen había estado tosiendo, David también...y Jill, ella había estado vomitando.- habló Rick-Creemos que el culpable lo hizo por esa razón, por que estaban enfermos.

Gruñí molesto, había estado mirando a Jill pero jamás la había visto vomitar...aun así la había visto muy pálida y mareada.

-Yo no pensé...-exclamó en susurro Hershel.

Inmediatamente me giré, mirándolo fijamente.

-¿Tu sabes algo Hershel?- le pregunté.

-Yo...yo...-habló este para luego suspirar y asentir-, no creí que ella estuviese enferma. Estaba completamente seguro de que ella no tenía el virus.- respondió triste, sus ojos comenzaban a  empañarse.

-¿Qué quieres decir?- le pregunté.

-Hablé con Jill hace unos días atrás, le dije que la había estado observando y que a juzgar por sus síntomas y comportamientos ella podría estar embarazada.-suspiró secándose las lágrimas- Ella me dijo que iría a buscar un test de embarazo cuando pudiese, que por mientras no dijera nada al respecto.- contó mientras Maggie lo abrazaba en forma de consuelo aunque ella también estaba mal.

No podía siquiera procesar bien la información. Jill estaba enbarazada y la habían asesinado.

Todo estaba bastante claro para mi.
La razón por la cual habían asesinado a Karen y a David era porque estaban enfermos...sin embargo Jill no lo estaba.

Dios, ¿Qué clase de tortura es esta?

¿Como debo sentirme al respecto?

Sabiendo que tuve una familia por un momento, mi familia y la perdí por culpa de un asesino que nisiquiera sé quien es.

Jill había estado distante por eso, ella quizás tenía miedo de decírmelo...joder, no hubiese reaccionado bien pero, con tal de tenerla nuevamente no sería ningún problema que estuviese embarazada.

Me había enamorado y la había perdido.

Habían asesinado a Jill y a mi bebé.
Un bebé que nisiquiera me dejaron amar.

Bueno, no hay mucho para decir...:( lo siento.

Espero que les guste....nos vemos pronto :( :(

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!