Capítulo 63

3.1K 232 46

Jill' s POV.

Tomé la mano de Daryl y juntos regresamos con los demás, los cuales dirigieron su mirada a nuestras manos entrelazadas y sonrieron haciéndome sonreír también.

-¿Están bien? -preguntó Glenn, asenti hacia el y me senté al lado de Rick nuevamente.

-Te toca Glenn.- habló esta vez Carol, se le notaba incómoda, y la entendía. Tanto Daryl como yo no la habíamos perdonado aun por haber asesinado a aquellas personas.

-Ummhmm...- Glenn tomó una pose pensativa por unos momentos, pero al cabo de unos segundos su mirada cayó en mi con una sonrisa divertida en su rostro, como si leyera su mente sabia lo que vendría a continuación.- Bien...- empezó, y mientras redactaba, todo lo que había pasado venía a mi mente y no podía evitar reír.

Flashback.

Habíamos salido del Instituto, así que caminamos hacia nuestra casa. Al llegar, coloque las llaves en la cerradura, mientras acomodaba mi mochila, Glenn se adelantó en abrir la puerta. Lo seguí y cerré la puerta con mi pierna. Ambos tiramos nuestras mochilas al suelo, como solíamos hacerlo.

-Un poco a la derecha.- ordenó Tom mientras inclinaba la cabeza hacia un lado, viendo como dos trabajadores colocaban una caminadora en donde el les decía.

Frunci el ceño y mire a Glenn, quien estaba igual que yo.

-¿Qué es todo esto? -pregunté, Tom se volteó con una sonrisa de oreja a oreja.

-Haré ejercicio.- habló casi saltando de la alegría, Glenn y yo intercambiamos miradas y comenzamos a reírnos a carcajadas.

-¿En serio, gordito? -Glenn palmeó la espalda de su padre y traté de calmar mi risa.

-Ya, en serio, dinos para que está aquí.- hablé esta vez yo, sin poder creer aquello que había dicho. El aborrecia el nombre "ejercicio".

-Es en serio. Me inscribí en la carrera anual Booth. -sonrió con suficiencia.

-¿Esa en la que el Sr.Peters te ha ganado todos estos años?- pregunté.

-Esa misma. -me miró mal- Pero este año traeré la copa a casa.

-¿El Sr. Peters no correrá? -dije y comenzamos a reír nuevamente, ahora también se incluían los trabajadores.

-Ya verán. No los dejaré tocarla.- murmuró yéndose hacia la cocina, rodé los ojos y camine hacia mi habitación con Glenn pisandome los talones.

-¿A donde vas? -preguntó al ver que me colocaba un abrigo, sonreí y tomé mi celular.

-Debo ir a cuidar la casa de la profesora Eva.- avisé, esa profesora odiaba a Glenn, no se porqué.

-Iré contigo.

-No, no lo harás. Ella te odia, tiene plantas y un perro para cuidar. Eres un desastre y no quiero reprobar por tu culpa.- camine llegando a la puerta de entrada.

-Jill, no llegues tarde.- habló Tom desde la cocina.

-¡No lo haremos! -gritó Glenn y cerró la puerta tras de el.

Lo mire mal pero aun así no protesté, no quería pelear y además un poco de compañía no me haría mal.

Al entrar a la casa de Eva, abrí mis ojos sorprendida, era una casa muy hermosa y extremadamente grande para alguien soltera.

-Jill...-susurró Glenn a mi lado, lo mire confundida pero me señaló algo con la mano, seguí su mano y me encontré con un enorme perro negro.

-Ven, pequeño.- sonreí hacia el moviendo mis brazos para que viniera, creo que se lo tomó muy a pecho porque comenzó a correr hacia nosotros ferozmente, mientras ladraba.

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!