Capitulo 4

5.9K 445 80

Jill's POV

Desperté por un dolor en mi cabeza, abrí los ojos lentamente y me encontré con Jack a mi lado jalando mis cabellos, jalaba muy fuerte para tener tan sólo año y medio.

Le sonreí y con delicadeza lo quité, el me miro con ojos curiosos he intento hablarme pero tan sólo pudo decir unos cuantos balbuceos.
Reí, le tome las mejillas apretándolas como lo suelen hacer las tías regordetas en las películas.

-¿Quién es el niño más lindo?

-¡Si! ¡Tú lo eres!

Hablé con voz chistosa respondiéndome a mi misma.

Jack me miro frunciendo el ceño quitando mis manos con expresión molesta, demasiado tierno diría yo.

-Ajó, ajó -Dije pasando mi dedo bajo su labio inferior llegando hasta su pera, Jack intentaba repetir lo mismo que yo decía, sin existo.

Lo dejé libre mientras sonreía, iría a despertar a Glenn con un vaso de agua, me levanté y ahí fue cuando quede parada en medio de la habitación, nuevamente en shock.

El no esta aquí.

Repetí esa frase en mi cabeza hasta creérmela y dejar de lado mis ganas de llorar.

Levanté mi mirada hacia el frente buscando a mamá o a Tom por algún lado, ellos estaban hablando sentados en la cocina.

Me dirigí hacia ellos y al camino agité el poco cabello de Jack, obteniendo una risita, sonreí.

-Buenos días -hablé.

-Buenos días, cielo -me miró -¿Cómo dormiste?

Sentí que estaba incómoda, ya casi no tenemos tema de conversación.

-Estoy bien -respondí.

Agarre una manzana y miré a Tom, tenía la vista perdida y supongo que ni siquiera notó mi presencia.

Posé mi mano en su hombro en señal de consuelo, Tom se sobresaltó un poco ante mi tacto pero al verme colocó su mano encima de la mía, sonreí intentando hacerle saber que estoy allí para el, sufriendo tanto como el por todo esto.

-Estoy aquí -le digo, con la voz apenas entrecortada.

-Lo se, Jill, lo se -suspiró mientras se levantaba y dejaba un beso en mi mejilla para hacer lo mismo con mamá e ir con Jack.

Creo que Jack es el único que logra que nos olvidemos de todo lo que estamos pasando ahora.

Los miré, por un momento logré imaginar que estábamos en casa, Tom jugando con el pequeño como solía hacer, mamá en la cocina haciendo algún pastel para la tarde y Glenn llegando de trabajar mientras digo lo mismo de siempre, y el se vuelve hacia mi para chocar su puño contra el mío.

Sacudo mi cabeza de lado a lado intentando borrar todo eso de mi mente, aún así no soy capaz de lograrlo y un recuerdo vuelve a mi.

Flashback.
Era domingo, todos estaban en casa hoy, nadie trabajaba y yo no tenía instituto, una gran sonrisa sale de mi cara y no puedo evitar pensar en la forma de despertar a Glenn hoy.

Bajo las escaleras corriendo sin cuidado de caerme, al tercer escalón coloco mi trasero en la barandilla y me deslizo hasta llegar al suelo, suelo bajar así pero nunca falta el regaño de mama por hacerlo.

Debe estar haciendo el desayuno y no se a dado cuenta, río bajito y voy hasta la cocina.

Adiviné.

Me dirijo a mamá y le doy un sonoro beso en la mejilla, tardando más de lo normal.

Ella me mira como si tuviera dos cabezas pero suelta una risa.

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!