Capitulo 5

6.3K 449 65

Glenn's POV (Punto de vista)

Una semana después.

Los gruñidos y rasguños no me dejan dormir, aún así no puedo darme el lujo de hacerlo.

Me encuentro en una casa a menos de diez cuadras de la pizzería, mi ex trabajo.

Maldición, no entiendo como pudo llegar a pasar todo esto y lo más importante; ¿Cómo estará mi familia? ¿Cómo estará mi padre? ¿Y Jill?

-Oh, Jill.

Lloré con la cabeza entre mis piernas, no podía si quiera pensar en que ellos pudieran estar muertos, porque vamos, Jill es tan sensible que quizás intentó salvar a alguien y terminó como uno de los podridos.

Si, así les llamo, ya que son cuerpos podridos que van de aquí para allá intentando comer tu carne.

Había intentado ir a mi hogar esta mañana pero ya no había nada, aún así pude observar que se habían llevado ropa.

Así que quizás lograron huir de este lugar que ya estaba todo infectado.

No he tenido el valor de salir de aquí e intentar encontrar otro lugar pero mañana intentaré reunirme con las personas que pueda, espero que aun haya gente viva.

Me volveré loco si estoy sólo en este mundo.
Cerré los ojos y traté de dormir.

Horas después.

Desperté, supongo que dormí demasiado ya que no he despertado por algo en especial.

Tomé mi mochila del suelo y agarré las dos botellas de agua que eran lo único que tenía.
Guardé los dos cuchillos que logre sacar de la pizzería y cerré la mochila.

Abrí la puerta silenciosamente, con un arma en mi mano.
Una que encontré bajo un colchón en esta misma casa.

Giré mi cabeza hacia ambos lados y gracias a dios sólo habían dos de ellos, los maté con un poco de dificultad.

Aun no me acostumbro, se que debo matarlos lastimando su cabeza porque he observado por la ventana todo este tiempo y he visto como caen al suelo sin moverse más luego de traspasar su cabeza.

Camino rápido por las calles que parecen ser sin fin, imagino que dentro de poco estaré entre los brazos de Amy, se ha vuelto una verdadera madre para mi y es una excelente mujer para mi padre.

Pienso que las bromas de Jill son mil veces mejores a matar estas cosas y crean cuando digo que las bromas de Jill son espantosas.

Río mientras un recuerdo vuelve a mi mente.

Flashback.

Abrí la puerta principal y dejé mi bolso en el sillón, Amy vino hacia mi para depositar un sonoro beso en mi mejilla como siempre hace.

-Hola cariño, ¿Como te ha ido?

Me regala una sonrisa y es difícil no devolvérsela.

-Normal- me encojo de hombros-, ¿Algo nuevo aquí?

Niega con la cabeza.

-Jack no ha parado de llorar, Tom esta bañándose en este momento y Jill, ella debe estar en su habitación.

Sonrío.

-Iré a verla.

-De acuerdo, avisaré cuando esté la cena- gira sobre sus talones y desaparece de la habitación.

Yo por mi parte subo las escaleras rápidamente, voy hacia mi cuarto y me quito la gorra.

Voy hacia el cuarto de baño y me lavo el rostro ya que quizás tenga un poco de mi saliva por allí, el viento sobre mi rostro cuando voy en la motocicleta puede dejar consecuencias que si no las quito, Jill se encargue de repetirlas por el resto de mi vida.

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!