Capitulo 62

3K 242 28

Jill' s POV.

Rick volvió a mi lado, pero detrás de el estaba todo el grupo. Frunci el ceño y me asusté ¿Qué tal si querían echarme?
Quizás esta era una reunión del consejo y...

-Quiero decirte algo, y quiero que todos estén presentes. Todos sabemos lo que ha ocurrido- habló mientras se giraba a mirar a todos, mi mirada cayó en Carl, el chico de ojos azules me miraba expectante...quité la mirada de el y ahora la  posé en Sasha, ella estaba abrazada de Bob. Sonreí hacia ellos y me devolvieron la sonrisa, lastima que nadie habló por mi aquella vez-, sabemos cuán difícil se nos ha hecho llegar hasta aquí, pero lo hemos logrado juntos. No separados.- ahora miré al nuevo grupo, Abraham, Eugene y Rosita, al sentir mi mirada me miraron y sonrieron, Abraham levantó su puño como si con eso me diera fuerzas. Eran unas excelentes personas- Y eso no va a cambiar, y tú Jill, eres una parte importante de nuestro grupo y te aseguro, que las cosas a partir de ahora serán distintas. Quiero pedirte perdón por haberte tratado como lo hice, no me di cuenta que no estabas bien, ni siquiera pensé en lo que podrían haber vivido ese tiempo que estuvimos separados...y también lamento haber dado miedo a todo el resto, porque se que si fuera por ellos, te hubiesen defendido, pero yo los presioné, lo lamento.- Rick me miró apenado, pero sonreí alegremente al saber todo aquello.

-Lo lamentamos.- corrigieron todos en unísono y mi sonrisa se agrandó, si bien recién había sido un espantoso momento, ellos lo habían arreglado, dándome fuerzas para seguir...porque así se siente cuando estas bien con tu familia.

Carl fue el primero en correr hacia mi para darme un fuerte abrazo, sonreí aun más, no era humanamente posible todo lo que lo había extrañado.

-Pequeña garrapata.- susurré contra el, había crecido lo suficiente para ahora llegar hasta mi barbilla, y yo soy una mujer de 21 años...¿Es en serio?

-¡Te extrañé tanto! ¡Perdón, perdón, perdón! No dudaré de ti jamás, eres como mi hermana Jill.- sonrió para luego darme un beso en la mejilla parandose de puntitas.

-Lastima que es mi hermana.- la voz de Glenn se hizo presente, para empujar a Carl por la cabeza, echándole hacia atrás haciendo caer su sombrero al piso, reí bajito y abracé a mi pequeño coreano.- Te adoro, monstruo.- murmuró en mi oreja y se alejó, sonreí y así pasaron todos, abrazandome y pidiendo disculpas.

Luego de eso, nos sentamos en un círculo, Daryl estaba callado, el no me abrazó...aunque tampoco lo necesitaba, sabía que el no estaba enojado conmigo por aquello, sino que lo estaba por haber desaparecido con un hombre....Y si lo pongo de esta manera...se que también me enfadaria si lo encuentro a el con otra mujer escondidos del grupo durante un día entero.
Tragué saliva al darme cuenta que era un error mío, y que su actitud no estaba bien del todo pero podía saber que lo había hecho por enojo y celos.
¡Porque vamos! Estamos hablando del mismo Daryl Dixon ultra mega hiper celoso.

-Jill...creo que no conoces a Gabriel, ni a Noah.- habló Rick en cuanto preste atención a lo que estaban haciendo, negué con la cabeza mientras hacia una mueca tímida, el hombre nos había dado un lugar para quedarnos y yo ni siquiera le había agradecido.

Un hombre de color se acercó hacia mi, tenía cara de que no nos quería aquí y que sólo lo hacía por cumplir con su bata de sacerdote.

-Soy el Padre Gabriel, un gusto.- estiró su mano hacia mi y la tomé estrechandola.

-El gusto es mío, gracias por dejarnos quedar.- el hombre asintió y llamó con la mano a alguien detrás de mi, al acercarse pude ver que se trataba del chico al que Tara había asustado, escundi una sonrisa burlona que se aproximaba.

-El es Noah, mi sobrino, y bueno...a Jace ya lo conoces, el llegó aquí como uno de ustedes, pero hace varios meses.- asenti con la cabeza dando a entender que ya lo conocía.

-Un gusto Noah, y sobre la otra vez, lo siento.- le sonreí cariñosamente y sentí una mano en mi hombro, era la mano de Rick.

-Volvamos con los nuestros.- asenti hacia el y juntos nos sentamos nuevamente en la ronda que se habia formado por todas nuestras personas.

-¿Qué están haciendo? -pregunté al ya estar sentada, mi mirada cayó en Daryl y me di cuenta que debía arreglar esto ahora, tenía moretones en el rostro y aunque se mostraba algo cansado, ni siquiera dio señal de querer ir a dormir.

-Íbamos a contar algunas anécdotas de nuestra vida pasada.- me respondió Maggie con una sonrisa, su mano estaba entrelazada con la de Glenn y más ganas me dieron de poder hablar con Daryl pronto, así que me levanté y me moví hasta llegar a su lado. Las miradas de todos estaban sobre mi, y Daryl no tardó mucho en levantar su cabeza hacia mi y preguntarme que quería.

-Vamos, necesitamos hablar.- le dije, estirando mi mano para que la tomara y así poder pararse sin complicaciones, pero no la tomó, se levantó sólo. Así que regrese mi brazo a mi costado y camine hacia la salida. Daryl venía tras de mi, y una vez fuera, me acerqué hacia el.

-Antes de que digas nada, déjame explicarte.- suspiré, cortándole antes de que  empezara a decir cualquier cosa molesta y terminara queriendo matarlo en vez de arreglar todo- Salí a tomar aire porque realmente me hacía mal estar entre las personas que me odiaban y que ni siquiera me defendieron de ser echada, cuando yo por ellas daría hasta mi vida....comencé a correr sin darme cuenta que me estaba alejando bastante. Encontré un árbol y me senté a descansar allí, Merle apareció en mi mente, por un segundo no quise vivir más...No sabía hasta cuando podría soportar perder a las personas que amo. Jace llegó poco tiempo después y me distraje con sus historias de su vida pasada, te juro que no pasó más nada. Es un buen chico....no me hizo absolutamente nada, lo juro. Cuando me di cuenta que era tarde, corri hasta la Iglesia, y ahí fue cuando nos encontramos contigo.- le dije mirándolo a los ojos, sus ojos tenían una pizca de alegría...pero sabía que le dolía saber que estuve con otro hombre- Te juro que no pasó nada, ni va a pasar. Eres mi esposo Daryl, y te amo.

Creí que iba a golpearme, se acercó hacia mi amenazadoramemte y tragué saliva. No sabía si Daryl sería capaz de golpearme de gusto  ahora que su personalidad estaba cambiando, así que por instinto me eché hacia atrás cerrando lo ojos con fuerza.
Pero en vez de un golpe, sentí un dulce tacto sobre mis labios, Daryl me estaba besando.

Que idiota eres Jill.

Le seguí el beso, delicadamente, había extrañado la tranquilidad que proporcionaba su cuerpo al estar conmigo.

-Lamento haberte golpeado, no fue mi intención, jamás te golpearia, ni siquiera lo pienses.- acercó su frente con la mía, su respiración chocaba contra mi rostro y me tenía enloquecida por tan hermosa cercanía- No quiero que me tengas miedo, Jill, por favor...- su voz se quebró al terminar la oración, le di un corto beso y sonreí.

-No te tengo miedo, Daryl. No podría, jamás.- sonreí.

-¿Sabes que eres mía? Como vea a ese rubio teñido cerca de ti nuevamente..- Daryl gruñó bajamente-...lo mataré Jill, me perteneces y nada ni nadie te  alejará de mi.

Querría decir que me daba miedo su actitud obsesiva, pero demonios, amaba sentir que era suya.

Asenti con la cabeza sin dejar de ver sus ojos, esos ojos que me hipnotizaban tanto. Y nuevamente me acerqué a sus labios para besarlo. Tenia una paz interior ahora, sabiendo que todo estaba bien con el grupo y con Daryl.

Sólo espero que Jace se encuentre bien, y que Daryl y el comiencen a llevarse bien....estaremos juntos un largo tiempo, algo me lo dice.

Hola bonitas, gracias por comentar *-* me encanta leer sus comentarios, espero que les guste.
Este es un poco mas largo, veo si dentro de un rato subo otro...estoy con bastante imaginación hoy♡

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!