Capitulo 32 MARATON 3/3

3.5K 348 64

Glenn's POV.

¿Qué puedo decir?

Aún no logro entender que Jill haya muerto, no logro procesar que ella estaba embarazada...iba a ser tío, mierda.
Alguien me había quitado esa posibilidad, ni siquiera sabía quien mierda era el asesino.
Estaba en el mismo lugar que el, sin siquiera poder hacer nada.

Había pasado un maldito día, pareciera como si hubiese pasado un año.

Jesús, la extrañaba tanto.

La había encontrado luego de creer que ella ya no estaba, la tuve junto a mi todo este tiempo y ahora una vez más ella se iba...y esta vez era para siempre.

Me encontraba en el comedor, aún seguía sentado en el mismo lugar.
Maggie estaba a mi lado, durmiendo muy incómoda colocando su cabeza en mi hombro.

Suspiré, Daryl había entrado en la noche, el estaba mal.
Quizás más que yo, por una vez en la vida se arriesgaba a querer y estos eran los resultados.

Tenía tanta impotencia, estábamos en un jodido Apocalipsis...deberíamos preocuparnos solamente por estar a salvo de los caminantes, no de los vivos.

¿Podría ser capaz de dejar a Maggie aquí mientras yo cumplía con una tarea?

Ya ni siquiera nuestro propio hogar era seguro, Jill había sufrido tanto...y justo cuando tenía un momento de felicidad sucedía aquello.

¿Por que mierda le tocó a ella y no a mi?

Todas esas malditas preguntas sin respuestas, me odiaba, me odiaba con todas mis fuerzas.

Por querer ayudar a los demás dejé que Jill pagara las consecuencias.

Fui un pésimo hermano, ni siquiera me di cuenta de que ella estaba embarazada.

Carol se encontraba haciendo el desayuno, había estado algo extraña...supongo que por todo lo ocurrido.

Hershel había estado haciendo varios medicamentos caseros para llevarles a los enfermos, si, casi todas las personas de Woodbury habían enfermado.

El asesino no debe estar muy contento, había matado de gusto.

Las personas se fueron acercando a la mesa para poder desayunar, sentí varias miradas en mi, aun así no levante la vista hasta que escuché el ruido de las escaleras.

Un Merle totalmente demacrado bajaba por estas, vaya, no creía que a el le importase tanto Jill.
Debió haber sentido mi mirada en el por que levantó su vista y me observó, me dio una mueca de tristeza y se la devolví.

No tenía fuerzas para pelear con el, además había visto sus ojos, estos estaban rojos y estaba muy seguro de que no sólo por la droga.
El había estado llorando, no lo culpaba, Jill se hacía querer rápidamente y además era la única persona que no lo juzgaba, Jill era una persona fantástica y no debió morir así.

Giré mi cabeza y me moví un poco para despertar a Maggie,  esta al sentir que la movía comenzó a despertarse, no tuve que decirle nada ya que ella sólo me asintió dándome un beso en la frente para luego ir hacia la mesa y sentarse con los demás.

Yo me pare de alli y fui hacia el patio, Carl haría la guardia en la mañana como acostumbraba hacer.
Yo por mi parte me senté en el suelo para esperar algún milagro.

Vi a Daryl llegar a mi lado, sus ojos estaban hinchados y rojos como unos tomates, me puse aun más triste al ver como el estaba.

-La vida es una mierda.- lo escuché decir mientras sacaba el anillo que iba a darle a Jill.

Comenzó a observarlo y soltó una mueca.

Iba a responderle cuando unos gritos me interrumpieron.

-¡Abran el portón!- gritó Carl desde la guardia, frunci el ceño.

Carl sonreía como un loco, a causa de los gritos todos en la prisión salieron hacia el patio.

Vi a Maggie correr junto a Rick para abrir el portón.

Un coche se adentró hacia esta.

La puerta del conductor se abrió dejando ver a la última persona que creía volver a ver en mi vida.

Ella bajó y fruncio el ceño al ver las caras de todos.

-¿Qué? ¿Acaso murió alguien?- preguntó sonriendo mientras caminaba hacia nosotros.

Miré hacia Daryl, el cual estaba en shock.
Quería correr hacia mi hermana, pero también quería que Daryl fuera el primero en estar con ella.

-Ve, hermano.- murmuré golpeando su espalda.

Daryl comenzó a correr acercándose a Jill.
Esta lo miró sorprendida pero aun así se dejo estrechar en sus brazos.

Daryl's POV.

-Crei que estabas muerta.-susurré en su oído.

Ella sonrió separándose- No te  liberarás tan fácil de mi, cariño.- murmuró.

-Nunca vuelvas a hacerme esto, Jill. Creí que iba a morir.- no pude contenerme y unas lágrimas comenzaron a caer por mis mejillas.

-Hey, cariño, sólo fui a la ciudad. Estoy bien.- me dijo mientras limpiaba mis lágrimas.

-Creí que te había perdido para siempre, a ti y a mi hijo.- le hablé mientras la abrazaba más fuerte.

-¿Quien te lo dijo?- preguntó nerviosa esquivando mi mirada.

-Hershel, larga historia.- le sonreí- Ven.- tomé su mano y la acerqué hacia donde estaban todos.

Esto era mejor que cualquier sueño que podría estar soñando jamás.

Si esto era un sueño, no quería despertar.

Muy bien, fin de la pequeña maratón.
Cometen que tal, ¡nos leemos luego preciosas!

Faith - (Daryl Dixon)¡Lee esta historia GRATIS!