23. Déjame ser tu primer beso {1537 palabras}

Resumen: OS sin resumen

Advertencia: Esta es la segunda parte del OS "Pequeño Niall", años después

• • •

Narrador omnisciente

No puede evitarlo. De verdad que no puede.

Harry está celoso, más que nunca.

Pero, tiene derecho, ¿no? Si el chico que le gusta desde que es pequeño, ande de amiguito con otros chicos aparte de Louis, el único al que acepta, está justificado tener celos, ¿cierto? A pesar de que no sean nada y Niall lo tome en cuenta pero tampoco tanto, quiere decir que significa algo y que puede estar celoso porque es su maldito derecho, ¿no es verdad?

El rizado gruñe, inflando sus mejillas mientras observa cómo Niall, siendo tan bonito y tímido y lindo y todo, se acerca al chico nuevo que había llegado ese año. Harry no puede decir que lo odia, porque sabe que el odio es malo, pero no se equivoca en decir que detesta todo de Zayn con su alma y quiere partirle la cara en dos cada vez que le sonríe a su Niall, porque el moreno es el único que no sabe que el pequeño Niall es suyo desde la primera​ vez que lo vio, suyo y solo suyo. Y no lo comparte por nada del mundo.

Quizás sea un poco posesivo, pero hasta las chicas y chicos de cursos mayores, o mejor aún; los profesores, saben que Niall es de Harry y nada ni nadie podrá cambiar eso.

Aunque no sean novios todavía porque el rubio siempre termina huyendo cada vez que Harry intenta confesarse, nuevamente.

¿Cuántas van? Piensa, poniendo sus dedos en su barbilla, ¿Serán seis? ¿Siete?

Quita esas dudas de su mente cuando ve, otra vez, como Zayn sonríe hacia su chico, y todo lo que el castaño ve es rojo. Quiere golpear a alguien.

Ni siquiera sabe qué es lo que le ve Niall a Zayn. Quizás sea porque repitió un año y es mayor que todos los del curso, y Harry, bueno, él aún se mantiene en sus miserables trece años cuando Niall ya cumplió los catorce hace unos meses. Y que Zayn tenga quince, tal vez le cause escalofríos porque todos saben que tiene una larga lista de exnovias y novios con los que se besaba, por lo que tiene más experiencia.

¿Y Harry? Uh... Él tiene sus labios vírgenes. Todavía.

Se mantiene mirando fijo a la pareja, los cuales sonríen y sueltan risitas que no hacen más que irritar al rizado, y luego separándose cuando el mayor pasa a buscar su almuerzo y se tiene que ir con sus amigos a su magnífica mesa que, Harry debe destacar, queda lo suficientemente lejos como para no molestarlo.

No deja de seguir al rubio con la mirada hasta que se sienta al lado suyo, dejando su almuerzo en frente de él, y regalandole una sonrisa a los tres chicos que se encuentran almorzando.

"¿Qué hacían?" Cuestiona Niall, siempre tan inocente, tan ajeno a lo que pasa a su alrededor.

"Yo le mostraba a Louis el video de la viejita que se cae en un columpio, ¿lo viste?" Contesta Liam, sin desviar sus ojos de la pantalla de su celular.

"Sí, me lo mostró Zayn"

Harry puede jurar que dejó sus uñas marcadas en la madera de la mesa.

"¿Y tú, qué hacías?" Niall se dirige a él, comenzando a tomar de su jugo.

"¿Y-yo? Uh, nada. Pff. Solo comía. Sep" Responde, abriendo su bolso donde trae el almuerzo y sonriendo un poco "Por cierto, um... ¿Qué hacías con Zayn?"

Narry One Shots¡Lee esta historia GRATIS!