11. Suficientemente bueno {800 palabras}

Resumen: OS sin resumen

• • •

Narrador omnisciente

Harry está llorando.

Y no, no es porque se ha caído y se ha doblado el tobillo. Mucho menos porque ha visto una película donde el protagonista muere al final luego de haber pasado una vida tan difícil. Tampoco es porque ha vivido algo tan feliz como para hacerle sentir la emoción del momento hasta llorar de alegría. Harry no llora por esas cosas. De hecho, Harry no llora; no lo ha hecho desde que cumplió seis años y su padre murió en un accidente de auto.

Entonces, ¿qué es lo suficientemente fuerte como para afectarle de tal manera hasta llegar al punto de hacerle llorar, hacer que lágrimas de tristeza bajen por sus mejillas?

Él, ¿qué más si no? Siempre ha sido él. Su cabello rubio, sus ojos azules como el mar, su extraño sentido del humor, su acento marcado que demostraba que no era de Inglaterra... Y su sonrisa. Sonrisa que muchas veces le mostró a él, pero que no eran lo suficientemente buenas como para llenar el corazón de Harry.

Porque Niall no lo quería nada más que como un amigo, y Harry no era lo suficientemente bueno para él.

Lo demostró esa misma tarde, cuando estuvieron en la cena familiar que su madre siempre se empeñaba en realizar. Niall había traído a su nuevo novio, Gregory. El chico tenía un cuerpo corpulento que no iba nada bien con su rostro de bebé, pero eso le parecía gustar al rubio. Hablaba demasiado grave, quizás más que Harry, y traía un piercing en el labio que arruinaba aún más su cara, entre otras cosas que el rizado no dejó de analizar porque estaba muy celoso como para poder pensar en las risas que le sacaba a su mejor amigo, o en lo feliz que se veían, juntos. No. Harry no pudo presenciar eso. Tuvo que abrir su bocota, en frente de todos.

"De todas formas, Niall besa muy bien" Dijo, sonriendo como un bastardo, cuando el tema repentinamente se había cambiado de pareja a besos "Aunque, bueno; tú deberías saberlo muy bien, Gregory"

El novio de Niall salió furioso del lugar al entender lo que estaba pasando, y el chico lo siguió por detrás, siendo perseguido, poco después, por Harry.

"¡Fue cosa de una noche!" Gritó, desesperado. Gregory luchaba por abrir la puerta de su auto "Te lo juro, Dios santo. Fue hace cinco años. Él dijo que era para saber si era heterosexual o no, y me afirmó que le gustaban las chicas. No sentí nada, joder. Por eso me ofrecí a darle ese beso"

La barbilla de Harry tembló, porque él no lo recordaba así. Lo recuerda como algo bonito, un momento de borracho que no logró olvidar por mucho que quisiera. Los labios suaves del más bajo deslizándose entre los suyos, mientras que se acercaba por la insistencia de sus manos, y el chico pasaba sus dedos por sus cortos rizos. Se sintió mágico. No se sintió como una cosa de una noche.

"¿Y cómo sabes si te estaba mintiendo o no?" Ladro el otro, enfocando sus ojos en Niall "Desde que lo conozco, se nota a kilómetros que siente algo por ti. Me estaba matando con los ojos en la cena"

"¿Y qué? ¡Yo no siento nada por él! ¡Nunca he sentido algo por Harry, y nunca lo haré!"

"¿Por qué?"

Los dos chicos se giraron al escuchar la voz casi inaudible del castaño. Gregory soltó una risa apagada, esta vez abriendo la puerta del auto, luego de bastante forcejeo. Niall, no hacía nada más que mirarlo. Pero Harry prefirió que dijera algo a que lo observara de esa manera; como si estuviera decepcionado.

No sintió que se estaba mordiendo la mejilla hasta que saboreó la sangre con su lengua.

"¿Por qué, Niall?" Inquirió, con aspecto cansado "¿Porqué nunca sentirás algo por mí?"

"Porque no eres lo suficientemente bueno"

Esas palabras no vienen de los labios de su mejor amigo, pero se sienten dolorosas, como si el chico las hubiese pronunciado. Porque eran verdad.

La total y absoluta verdad.

Harry gruñe mientras intenta borrar ese momento de su mente. Las lágrimas no se han detenido, y por más que él quiera que lo hagan, no lo hacen, como si todos esos llantos que ha evitado desde su niñez y adolescencia, se acumularan y le hicieran botar todo ese estrés.

Harry está llorando.

Llorando por un chico que pensó que podría caer por él, pero que no lo hizo. Llorando por el chico que le provocó miles de emociones con un simple beso, una simple caricia, una mirada, o una sonrisa.

Llorando porque él no es lo suficientemente bueno, y ya.

FIN

• • •

ya c q ta corto, pero no importa

voten y comenten <3

Narry One Shots¡Lee esta historia GRATIS!