9. Videojuegos {1519 palabras}

Resumen: Niall intenta enseñarle a su novio jugar videojuegos, pero el chico no puede.

Advertencia: OS vinculado a 'Mi novio está enfermo', años atrás.

• • •

Narrador omnisciente

Las manos del rubio parecen adueñarse de su cintura mientras lo besa con desesperación. Se separa centímetros de él para tomar aire, y vuelve a juntar sus bocas nuevamente, apoyándose en el respaldo de la cama.

Siente las pequeñas manos de su novio subir por su pecho hasta su cuello, y se acomoda arriba suyo, a lo que Niall aprovecha de acercar su cuerpo, un poco más, si es posible, sacando un jadeo por parte del menor.

— Niall... Oh dios mío.

Harry da un salto, cayendo al lado del rubio, y tapándose la boca, en un intento de ocultar sus rojizos labios. Sus mejillas se tiñen de rojo al ver a Lori, la compañera de piso de su novio, y también, su casi mejor amiga.

Casi, por que ya tiene otra mejor amiga, que está en su escuela, y no tiene una gran cantidad de años de diferencia con él, como lo hace Lori.

— Vale... Lo siento, chicos. Les quería avisar que saldré, y no vuelvo en toda la tarde... Pueden seguir con lo que sea que estaban haciendo.

Tan rápido como la chica aparece, se retira, cerrando la puerta inmediatamente. Niall suelta una risa, y lo que recibe a cambio es un golpe de su adorable novio.

— ¡No te rías, Niall! —Exclama, indignado— ¿Que pensará ahora de mí?

— Tranquilo, Harry —El rubio sonríe, y acaricia sus mejillas calientes— En el fondo, Lori sabe que seguirás virgen hasta, por lo menos, cumplir los dieciséis.

Harry frunce el ceño y abre la boca, aun más indignado.

— ¡N-niall! —Tartamudea, nervioso— ¡Es obvio que llegaré virgen a los dieciséis, o mejor; aún más, si es necesario!

Niall gime y abraza a su pequeño novio contra él.

— ¿Cuándo será, entonces?

— Cuando esté preparado.

— Yo te puedo preparar, Harry.

— ¿A qué te refieres?

Niall vuelve a reír. Ama que su novio sea tan inocente. Y es extraño encontrar a personas así, considerando cómo son los jóvenes de hoy en día. A Harry le falta poco para cumplir los quince, y él, ya tiene diecinueve, así que se ve claramente la diferencia de madurez y... también, inocencia.

— ¿Niall? —Insiste el rizado.

— A nada, Haz. Eres muy pequeño como para que te lo explique.

Harry deja salir un gruñido, luciendo como un adorable cachorro. Se quedan unos segundos en un silencio, para nada incómodo, hasta que el rizado se da cuenta de algo nuevo en la habitación de su novio. Y lo sabe porque va bastante seguido a su departamento, por lo tanto, conoce de pies a cabeza el lugar.

— ¿Eso qué es? —Pregunta, levantándose, e ignorando los besos en el cuello que su novio le da.

— Una consola —Responde Niall.

— Mark tiene una de esas.

— ¿Mark?

— Mi primo.

Narry One Shots¡Lee esta historia GRATIS!