8. Copo de nieve {4907 palabras}

Resumen: OS sin resumen.

• • •

Narrador omnisciente


Parece que fuera broma el que, después de haber pasado por todo eso, estuviera en ese sitio. No quiere pensar en ello, pero lo está haciendo. Y se pregunta porqué, en primer lugar, terminó allí. Rodeado de gente, que le sonríen y hablan con él como gente civilizada. No debería ser así. O bueno, no está muy acostumbrado a que sea así.

Sin embargo, empuja esos pensamientos de su mente. Debe enfocarse a lo que ha venido, no a lo que fue en el pasado.

Sube las escaleras que llevan al escenario, y se ubica en el centro, tomando el micrófono. Saca una hoja de papel de su bolsillo, pero se arrepiente al segundo.

No necesita leer. Él puede hacerlo.

Respira profundamente, y fija sus ojos en los de la mujer de al centro, vistiendo con un hermoso vestido largo, color blanco, y con un velo adornando su cabeza. Al lado suyo, su nuevo esposo toma las manos de la mujer, mientras que le sonríe.

Harry también sonríe. Ese hombre es bueno para su madre. Siempre lo fue. Para su madre, obviamente.

- Buenas noches, creo,-Vuelve a sonreír, nervioso- Tenía un discurso preparado para mi mamá y Finn, pero creo que será mejor hablar desde... Mi corazón.

Muchas personas ríen, al igual que él. No recuerda la última vez que tuvo tanta atención.

Oh, sí. Esa vez.

- Estoy muy feliz de que, después de tantos años, Finn le pidiera matrimonio a mi madre -Dice- Todavía recuerdo el día en que llegó a nuestra casa. Yo no lo aceptaba, y él, de todas las maneras posibles, intentó llegar a mí. Pero no me juzguen; tenía diez años apenas, no podía aceptar a cualquier hombre en nuestra casa, ya era suficiente conmigo allí.

» Luego llegó Jenna. Ella era, y es, todo lo que necesitábamos en esa casa. Solo teníamos a Gemma y a mi madre en casa, y con Jenna, hubo la posibilidad de equilibrar un poco las cosas. ¿Lo mejor de eso? Ahora, mi otra pequeña hermanita acaba de cumplir quince años -La apunta, en la mesa donde su madre se encuentra, y la chica rueda los ojos, con un ligero sonrojo en sus mejillas- Y sigue siendo lo mejor que pudo haber llegado a esa casa.

» En fin. Finn fue y ha sido un excelente padre los últimos dieciséis años. Me ha ayudado con mis problemas, con los errores que he cometido, y me ha guiado a ser el hombre que soy hoy. Por eso le debo dar gracias por unirse a ésta familia tan extraña, y por soporta a mi hermana Gemma en esos años de rebeldía, a mí por ser un horrible con él, y ahora, por soportar a Jenna y a mi madre. No te sientas mal por eso, Finn. Yo ya tuve que vivir y lidiar con dos mujeres antes de que llegaras; es tu turno.

Muchos ríen, y ve como Gemma camina hasta el escenario, leyendo, lo que supone, es su discurso. Su tiempo se agota.

- No tengo nada más que decir. Espero que cuides bien a mi madre, justo como lo has hecho en estos años; y a mi hermana. Felicidades.

Sonríe mostrando sus hoyuelos, y mira al público. Pasa de asiento en asiento, todos viéndolo de una forma tan especial, viéndolo de buena forma, con sonrisas sinceras, y algunos ni siquiera lo miran, pero esos no le preocupan.

Entonces lo ve.

Lo ve, perfectamente. Justo en la mesa que se ubica frente a la de sus padres, está él. Vistiendo un traje limpio y planchado, color negro. Su pierna derecha está encima de la izquierda, demostrando su masculinidad solo con esa pose. Sus dedos se encuentran en su barbilla, su cabello está levantado, un poco menos rubio de lo que Harry recuerda, y sus ojos lo miran atentamente.

Narry One Shots¡Lee esta historia GRATIS!