3. Despierta

Resumen: Hace dos años que Harry no despierta... Y realmente, no creo que vuelva a hacerlo.

• • •

Niall

Si pudiera volver el tiempo atrás en algún momento, no dudaría en hacerlo y remediar todos los errores que alguna vez se cometieron en el pasado. Entre esos, uno de los que llevó a Harry a estar en coma.

Nunca supe lo malo que hice en ese último tiempo. Yo había sido un chico con pasado oscuro cuando iba a la escuela, pero desde que había llegado Harry cambié demasiado, llegando al punto de hacer lo posible para lograr una sonrisa en el rostro del rizado. Cuando salimos de la escuela, fuimos a vivir juntos e ideamos miles de planes que podríamos hacer en un futuro; Harry estudiaría al igual que yo, los dos con una beca completa que habíamos ganado; trabajaríamos los fines de semana para juntar dinero con destino a nuestra casa; haríamos todo lo posible para sacar nuestra relación adelante con nuestros padres en contra (en ese tiempo ellos no aceptaban nuestra preferencia sexual); entre otras muchas cosas que alguna vez nosotros pensamos.

Y sí, luego de cinco años de ser novios ya estábamos más o menos en la cima. Harry tenía trabajo fijo que parecía ir ascendiendo cada día. Yo recién comenzaba a subir de puesto en el mío, pero al fin y al cabo, subía. Nos habíamos mudado a una nueva casa, mucho más grande y completamente nuestra, sin ninguna deuda que pagar. Y por supuesto, teníamos una relación sólida con nuestros padres luego de años intentando hacer que vieran la realidad. Todo iba completamente perfecto, y fue mucho mejor cuando le pedí matrimonio a Harry al cumplir los cinco años juntos.

Tardamos cinco meses en ponernos de acuerdo para la boda. Otros dos más en conseguir una fecha. Luego se sumaron tres por no tener tiempo por los asuntos de trabajo. Y así siguió hasta que cumplimos un año desde que él dijo "sí" y todavía no estábamos casados.

Pero luego de toda esa espera, finalmente llegó el momento. Lo recuerdo como si fuera ayer, aunque realmente fue hace dos años y unos meses.

El día seis de Septiembre se realizaría todo. Estaba invitado hasta el vecino más lejano, su perro, el gato, su tía abuela, y también podría decirse que los hombres que tocaban música en los buses. Todos iban a venir; era la noticia que circulaba por las calles en ese tiempo, y se podía ver la felicidad en nuestros rostros por realizar lo que tanto habíamos querido. Desgraciadamente, todo salió mal.

Se suponía que Harry llegaría a las dos de la tarde. Pero nunca llegó.

Yo estaba tan nervioso por no verlo en ninguna parte, que lo llamé durante diez minutos sin respuesta. Luego me atendió él, diciendo que iba un poco tarde por el tráfico en el centro de la ciudad y que estaba a minutos de llegar.

Lo peor de todo eso fue que yo viví el momento donde él casi moría. Harry estaba preocupado más por llegar que por ver los semáforos, y al no ver uno, un auto pasó pensando que no se toparía con nada, pero chocó directamente con el auto de Harry, y nuestra comunicación se cortó al momento de escuchar su grito.

Pasaron dos horas cuando él ya estaba en el hospital, siendo perseguido por sus padres y por mí, todos vestidos con trajes elegantes como si fuera un funeral. Fueron las peores horas de mi vida, donde no hacía mas que beber todo el café que estaba en la cafetería y esperar a los resultados de los doctores.

Puedo decir que me alegré al escuchar al doctor decir "Está vivo", pero mis esperanzas cayeron al suelo cuando continuó diciendo "Pero está en coma"

Después de ese momento no me separé de su lado ni por un segundo. Sentía que en cualquier momento podría despertar, diciendo que todo estaba bien, que saldríamos de esta como las otras veces lo habíamos hecho, que volveríamos a casa para acurrucarnos y nunca más separarnos. Pero eso se convirtió en un sueño al pasar los días, meses y finalmente años hasta el día de hoy.

Narry One Shots¡Lee esta historia GRATIS!