7. Mi novio está enfermo

2.5K 152 33

7. Mi novio está enfermo {3837 palabras}

Resumen: Harry cae enfermo y Niall hace lo posible para que su novio se recupere.

NO ES M-PREG.

• • •

Narrador omnisciente.

La verdad, es que Harry nunca se enfermaba. Siempre comía todos sus vegetales, hacía ejercicio, llevaba una vida sana... Y con suerte, se enfermaba una vez cada dos años. Pero esa vez, parecía como si todas las enfermedades que no tuvo durante esos dos años, se juntaran y formaran una todavía peor. Y eso, tenía sumamente preocupado a Niall, su novio desde hace cinco años.

Los síntomas comenzaron cuando los dos se despertaron una mañana normal. A Harry le dolía la cabeza y tenía un poco de náuseas. Así continuó hasta que el rizado despertó pálido y con fiebre, sudando y llorando de dolor. Y Niall se asustó, demasiado, tanto que empezó a llorar al no ver respuesta por parte de su novio.

Fue por eso que, un martes a las cuatro de la mañana, los dos se encontraban en un hospital, siendo atendidos en urgencias. Harry estaba arropado con una manta, Niall al lado suyo, abrazando su cuerpo, y el doctor al frente de ellos, diciendo lo que tenían que hacer.

"Tienes que comprar éstos medicamentos" Señaló, principalmente hacia Niall "Y los deberás tomar en la mañana, tarde y noche, sin excepción, por una semana completa. A partir de hoy"

Harry asintió con la cabeza, pero en realidad no tenía idea de lo que el doctor estaba diciendo. Quería llegar a casa y dormir junto a su novio, tal vez tener sexo, y luego dormir nuevamente.

"Me dijiste que eres universitario, ¿no?" Le preguntó al rizado, y éste volvió a hacer un gesto afirmativo "Bueno, pues tendrás que faltar por toda una semana a tus clases. Lo lamento"

Niall atrajo a Harry a su cuerpo, y besó su frente cariñosamente. El doctor los vio sin decir nada. Era la primera vez que se topaba con una pareja homosexual, y le parecía lindo.

"Por último" Siguió diciendo el doctor "No podrás salir de casa, por nada en el mundo. El señor Horan debe abrir las ventanas para que el aire entre y salga, pero nada más que eso. Dicen que se acerca una tormenta de nieve, y considerando tus síntomas, lo menos que tienes que hacer es salir. ¿Entendido?"

"Entendido" La voz de Niall salió como un murmullo cansado, y el doctor sonrió.

"A sido un placer atenderlos. Que te mejores, Harry" Les ofreció la mano, a lo que Niall la tomó y luego intentó poner de pie al castaño.

El viaje a su departamento duró más de lo que esperan. Niall se bajó a comprar los medicamentos, y Harry quiso vomitar a mitad del viaje, así que se detuvieron unos minutos, pero no pasó nada. Y después, al llegar al piso donde vivían, Harry corrió desesperadamente hacia el baño y vomitó todo lo que comió (aunque no haya sido mucho) en ese día.

"Tranquilo, amor" Dijo el rubio, quitando los rizos de la cara de su novio "Pronto irás a dormir"

Harry se alejó del váter, y se enjuagó la boca rápidamente con el vaso de agua que Niall le entregaba. Luego extendió sus brazos hacia el irlandés y éste lo tomó como una pareja de recién casados, para llevarlo a la cama.

Hace tiempo que Harry no se sentía tan mal, y odiaba eso. Le gustaba moverse, levantarse, y hacer las cosas de la casa, pero en esa situación, parece un inválido. 

"Quizás estoy embarazado" Consiguió hablar, cuando Niall le estaba poniendo el pijama. 

"No digas estupideces" Respondió Niall, subiendo los pantalones por las piernas de Harry.

Narry One Shots¡Lee esta historia GRATIS!