12. Ya nos conocíamos {11972 palabras}

Resumen: Harry intenta revivir lo que alguna vez tuvieron Niall y él.

[Son relatos cortos, y los años que pasan son a partir del primer recuerdo]

• • •

Narrador omnisciente

Sus labios se dirigen por última vez al borde del vaso, bebiendo lo que le queda de su delicioso café. Lee con atención las páginas y vuelve a mordisquear la tarta que minutos atrás su mesero favorito le había traído. Acordándose de él, levanta la vista hacia donde supuestamente queda la cocina, y tan pronto como lo hace, se topa con los mismos ojos verdes que se topó la primera vez que atravesó la puerta del café. El chico desvía la mirada y sigue limpiando la mesada, haciendo su trabajo, como siempre. Niall no puede evitar soltar una risa leve al notar ese gesto, que cuando siempre sus miradas se juntan, el otro hace como si nada pero actúa completamente nervioso.

Cuando sus ojos se vuelven a encontrar, levanta la mano hacia el rizado, indicando que le entregara la cuenta. El chico asiente con la cabeza de forma rápida, y se adentra a la cocina, seguramente haciendo los cálculos.

Niall suspira. Lleva yendo y viniendo de ese café desde hace un mes, dos días por semana, antes de ir al trabajo. Y todos esos días -o bueno, no todos, ya que no siempre tenía tanta suerte- el mesero de rizos cafés y ojos verdes lo atendía. Además de que en ese tiempo se ha encargado de mandarle señales al chico para decirle algo como oye, estoy aquí, podrías, no sé, besarme pero parece que el mesero es demasiado tímido como para intentarlo.

O de eso se quiere convencer Niall, porque nadie le ha dicho que no en toda su vida y no acepta que alguien lo rechace así nada más.

Es por eso que, cuando el chico, como en su identificación dorada dice, Harry, se acerca a él y le entrega el papelito, de la forma más rápida que conoce, el rubio agarra la manga del otro y casi lo obliga a sentarse al frente suyo.

"Así que, dime..." Comienza a decir, disfrutando un poco los nervios del otro y dejando el monto que ya conoce encima del papelito "¿Cuándo vas a dejar de ignorarme? Creo que he dejado bastante claras mis intenciones"

"Yo- Um"

Niall se queda a la espera de su excusa, pero esta nunca llega. Luego de unos segundos esperando, finalmente sonríe y se sienta recto en la silla.

"Vale" Contesta "¿A qué hora sales?"

"¿Disculpa?"

"Disculpado, ¿y bien?"

El chico entrecierra los ojos, incrédulo.

"No me conoces" Murmura, y su tono le dice a Niall  que no está de ánimos para hablar.

"Pero quiero hacerlo" Le responde, volviendo a sonreír como el bastardo que es. Espera un poco antes de seguir "Entonces... Terminas a las..."

Harry levanta una ceja. También se sienta recto en la silla, pero se queda serio, observando esa típica sonrisa del rubio en sus labios.

"Seis" Responde.

Niall no puede estar más contento.

"Vale. A las seis estaré por aquí. Ni se te ocurra escapar" Dice, levantándose con sus cosas "Quédate con el cambio, cariño"

No se quiere fijar en cómo los brazos del rizado se tensan, pero lo hace, y eso no hace más que sacarle una sonrisa al imaginar que cariño no es un apodo que a Harry le guste.

Narry One Shots¡Lee esta historia GRATIS!