Capitulo 5. Una pequeña amistad.

Después de que Manuel se alejara de mi rostro, le di una pequeña sonrisa la cual vio desaparecer cuando me giré y me dirigí a Cristian.

- Hola..- dije con una voz baja y tímida.

-  Hola Suri, ¿ cómo estás?- preguntó  mientras me cogió de la mano indicándome que me sentase a su lado.

- Bien- asentí- ¿ y tú? me hiciste esperar mucho tiempo- dije irónicamente rodeando los ojos.

- Bueno yo creo que usted se adelantó bastante a la hora acordada- dijo con una sonrisa traviesa.

Estuvimos hasta la hora de la cena juntos en el mismo banco hablando de nosotros, bueno más bien él me contaba sus experiencias en la vida, yo sin embargo me reservaba más.

Nadie sabía de mi pasado solamente sabía un poco Sandra y ya era mucho. Siempre he pensado que hay cosas que se puedan compartir, pero... hay otras que es mejor guardar, y mi vida es mejor que me la guarde por ahora y no cuente nada, porque no quiero ni dar pena a nadie ni hacerme sentir mal, para mí era un tema muy delicado con sinceridad.

*.*.*.*.*

-  ¡Exijo que me cuentes ya mismo!- Sandra no paraba de dar saltitos  dando palmaditas a la vez con una gran sonrisa en su rostro.

-  Genial, creo que vamos a ser bueno amigos- en verdad me lo había pasado genial con Cristian, fue muy amable y sincero.

-¡Jo tía! me tienes que contar todo, quiero detalles y todo, soy muy cotilla por si no lo has notado.- dijo sonrojada, rodeé los ojos.

- Creo que se ve a larga distancia. - dije riéndome.

Comenzamos a cenar y Fernanda seguía sin aparecer, llevábamos todo el día sin verla... ¿ dónde estaría? Bueno sea donde esté he notado que Sandra no se encuentra muy bien con ella.

-  Oye Sandra..

- dime- dijo con la boca llena.

-  ¿Te pasa algo con Fernanda?- pregunté tímidamente

- Pues verás..- dijo asiendo círculos con los espaguetis.

-Sino quieres contarme no pasa nada compi, lo entiendo.. solo te preguntaba... pues.. porque últimamente os he notado raras.. y no quiero que tengan problemas..- dije tristemente.

-  Verás.. Fernanda últimamente desde que llegaste me ha dejado de lado, todo es porque se empezó a llevar con la gente " popular"-entrecomilló  con los dedos- y claro.. yo creo que estaba esperando la oportunidad de dejarme en paz y marcharse hacerse la popular.. pero que voy hacerle si es falsa en ese sentido.. no tengo nada que hacerle...- dijo cabizbaja.

-Bueno..- le di pequeños toques con la palma de la mano en su espalda- no te preocupes si ella decidió ser así no tienes que hacerle..- asintió. - ¡Mira tengo una idea genial!, vamos hacer una promesa- ella al principio me miró dudosa para después formar un pequeña risa y asentir- vamos a prometer- dije alzando el dedo meñique y ella haciendo lo mismo- que nunca nos dejaremos de llevar y que si nos adoptan haremos lo posible por no perder el contacto, y que si nos quedamos aquí nunca nos separaremos aparte de que si cuando seamos mayores de edad al tenernos que ir, intentaremos seguir juntas ¿vale?- dije con una gran sonrisa y juntando nuestros meñiques mientras asentía con la cabeza.

- Siempre juntas a distancia o unidas- dijo sonriendo y apretando los meñiques.

-  Siempre juntas.

Cuando acabamos nos dirigimos a nuestras habitaciones. Caminamos por esos pasillos y mientras hablábamos de repente nos encontramos a Fernanda con un chico besándose.

- Vamos por aquí.- dijo en un susurro. Asentí en seguidas.

- Vale, fíjate donde estaba...- susurré.

- Que se le va hacer Suri... al menos ella encontró a alguien en esta vida...

Cuando llegamos a nuestra habitación comenzamos a comentar sobre Fernanda. Mira tú que inocente parecía y lo que en realidad tenia, aunque es verdad lo que dice Sandra vete a saber si eso durará o no, le deseo que sea mucho lo que duren porque nunca le desearía el mal a nadie  pero sí que sé una cosa y es que a todos en algún momento de sus vidas pagan lo mal que han hecho las cosas

*.*.*.*.*.*

Ya era el día siguiente-qué asco por dios- menos mal que hoy era uno de los días libres que teníamos pero quería repasar lo dado así que, me levante temprano y desperté a Sandra para que me acompañase. Me dirigí al baño mientras Sandra asimilaba mentalmente que se levantara... que perezoza es esta muchacha.

Me di una ducha relajante y me vestí, me puse unos jeans pegados oscuros que eran de mi hermana mayor con una camisa pegada de manga corta blanca y una sudadera rosada desgastada junto con unos tenis que Sandra me había dejado.

Así después de despertar a Sandra que hasta se quedó dormida mientras se lavaba los dientes, nos dirigimos hacia la biblioteca con unos libros, y cuando llegamos nos sentamos juntas en una de las mesas finales que habían, poca gente había dos o tres pero a lo largo de la mañana comenzó a llegar gente, de los "populares" hacerse los interesantes, increíble.

No sé si era para mi pesar o alegría, Manuel estaba ahí, con ellos, riéndose hasta que nos visualizó a la dormida de Sandra, quien se había tapado con el libro como si estuviera leyendo para dejarse abrazar por los brazos de Morfeo.

- Hola Suri..- dijo mientras se hacercaba hacia nosotras- Hola Sandra...- le saludé con la cabeza sin dejar de mirar mi libro, hasta que lo cerré con fuerza.

- Veo que te gusta levantarte temprano.

- Sí.. me gusta ver el amanecer aunque ahora mísmo nose ni que hacer...- dijo mientras se sentaba  encima de la mesa.

- Bueno ya tenemos una cosa en común- dije seria.

- Menos mal..- dijo con una sonrisa de medio lado-  ¿te ocurre algo?

- No- negué irónicamente-  solo que si te fijas bien las que están a unas cuantas mesas de aquí nos están mirando mal nose si esque son tus pretendientes o qué..- dije mirándolo fijamente a los ojos y otra vez dirigiendo mi mirada a mis libros.

Y era verdad, a parte de los " populares" para mi pesar, había un grupo de chicas cerca de ellos susurrando entre ellas y mirándonos como si nos pudiera descuartizar ahí mismo.

-  No tengo nada que ver con ellas, las conosco pero no hay nada.. - sí ya.. y los burros vuelan.

- Suri podemos irnos me cruje la tripita- miré a mi lado para ver a una Sandra babada y muerta de hambre, asentí sin dudarlo, me quería largar de allí.

- Claro Sandra... no quiero tener problemas tampoco con nadie- dije mientras guardaba mis libros dejando Manuel sentado allí.

Una nueva historia [#UNH1] COMPLETA#PNovel¡Lee esta historia GRATIS!