Capitulo 32. Volar como un pequeño pájaro.

Sam en portada...

Estaba en el hotel preparándome, al igual que Ryan.

Me puse un vestido negro suelto junto a unas medias transparentes negras, una chaqueta no muy larga pero tapába mi vestido, del mismo color, alisé mi pelo castaño oscuro dejando ver su largo en forma de pico, me puse unos botines con tacón oscuros y maquillé mi cara.

Cogí unas cosas y Ryan junto a mí agarrados de la mano fuimos al coche.

Todos estaban en el tanatorio, esperando a la partida hacia Nueva York, donde mi madre quizo ser enterrada ya que ahí fue donde vivió sus mejores momentos junto a mi padre biológico, mis hermanos aún no estaban de acuerdo pero así lo exigió ella antes de fallecer y se lo pienso conseder.

Nuestras maletas sería trasladadas a mi casa, nosotros iríamos junto a mis hermanos en el avión y mi madre que sería transladada a Nueva York.

*.*.*.*.*.*.*

Un césped verde con gotas por la nieve derretida, alguna flor que sobrevivió al duro invierno, un pequeño rayo de sol, y nosotros.

Ya le diríamos adiós a mi amada madre.

Todos estábamos en nuestras respectivas sillas, haciendo su misa antes de  que la tierra la acunara por siempre entre sus brazos y cuidara su cuerpo por la eternidad, mientras que su alma iba hasta el cielo.

Muchas flores en su ataúd obsequiava, la mayoría de mi padre quien no asistiría al funeral con la presencia de mis hermanos. Ryan estaba a mi lado con su brazo al rededor de mi hombro, mis hermanos junto a mí hacían una fila en los asientos, mientras que mis otros hermanos: Matt, Zack y Simón estaban de pie a mi lado, no querían dejarme sola en esto ni en nada.

Mis ojos ardían de tanto llorar. Pero tenía que ser fuerte, sé que mi madre no querría vernos así en su funeral pero no podía seguir pensando en que se fue de mis brazos cuando por fin pude verla.

-Que en paz descanses Mary Mcfloy- dijo finalmente el cura para poder despedirla para siempre.

La vi por última vez y le dejé una rosa negra a su lado y una foto nuestra.

-Adiós mamá, te amo- susurré y le di un beso por última vez, notando en mi labios un frío intenso.

Vi un pequeño pájaro posarse en la tumba que me comenzó a mirar, movía su cabeza de un lado a otro, le di mi dedo y se subió encima de este, comenzó a piar y cantar, entonces lo comprendí.

-Lo sé mamá, es hora de volar como un pequeño pájaro- susurré y sonreí tristemente- ahora encontraré la felicidad, te amo.- el pájaro volvió a cantar..- vuela y protégenos- lo alcé y comenzó a volar.

Miré hacia la tumba de mi madre y vi que ya era una lápida.

Mary Mcfloy

Una mujer y madre especial. Los pájaros cantarán y volarán en libertad como tu alma.

En nuestro recuerdo, hijos y familiares.

Se fue.

*.*.*.*.*.*

Primavera.

Mis hermanos volvieron después del funeral de mi madre a mi casa en Coatepeque, menos Manuel, quien conservaba su trabajo y estaba con Any en los Ángeles.

Cada mes le mandaba a cada uno un dinero para comida y así no tendrían que preocuparse por nada, mi padre le compró una pequeña casa en la ciudad de mi país, así podrían estar más cerca de sus trabajos y tener las cosas más a mano. Quitándose de encima los alquileres y el dinero de una hipoteca, ya que ahora sería de su propiedad.

Una nueva historia [#UNH1] COMPLETA#PNovel¡Lee esta historia GRATIS!