Capitulo 36. Confusiones

Estaba con Sandra en su casa, hoy sus padres no estaban así que teníamos la casa para nosotras, nuestra única misión sería ir a buscar a su hermano del entrenamiento de resto nada.

-Oye Dian ¿por qué no damos un volteo?- preguntó levantándose de la silla y dándome la mano ya que yo estaba sentada en el suelo.

-Claro, ¿caminando o en coche?- me sacudí un poco mi pantalón.

- Caminando- respondió.

Salimos de su casa cerrando todo, su hermano saldría dentro de unas horas así que haríamos tiempo, a pesar de tener ya la mayoría de edad el chico aún no tenía coche. En fin.

Caminamos tranquilamente por las calles, había mucha gente hoy la verdad, aunque era normal ya que era Diciembre y la gente comenzaba a tener sus vacaciones o querían aprovechar a comprar cosas. Yo sinceramente no sabía que regalarles a los chicos, pero aún me quedaba tiempo. Paramos en un Starbucks cerca de una plaza de skates. Nos sentamos y el camarero nos atendió en seguidas, le ordenamos nuestras bebidas  y no tardó mucho.

  -Entonces qué harás con Ryan?- preguntó dándole un sorbo a su batido.

-No tengo ni idea estoy confusa- respondí

-Pues deberías de aclararte, yo siempre te lo diré y si lo digo es porque soy tu mejor amiga y te quiero- sonrió- puedes quererlo pero no es lo mismo querer y creer que amas a alguien que verdaderamente sentirlo- comió un trozo de pastel, yo suspiré profundamente y miré por la ventana- es cierto Dian, lo sé por experiencia, si no¿ que hubiera sido de mí si me llegaras a dejar con aquél subnormal?- preguntó algo triste.- yo lo quería o eso creía yo y mira que era al final.- agarré su mano y la acaricié en forma de tranquilidad y apoyo.

-Es cierto espero no equivocarme...- susurré pero Sandra me oyó- esperaré a que todo se solucione y que el tiempo decida por mí.

-Esa es mi chica- chocamos las manos y nos comenzamos a reír siendo el centro de atención de Starbucks. Nos seguimos riendo en voz baja y nos fuimos después de acabar con todo.

*.*.*.*.*

Hola Dian- se subió en la parte tracera Kylen el hermano de Sandra.

-Hola Kylen- saludé y arranqué.

-¡Tú no ves que estoy a aquí o qué!- chilló después de unos minutos.

-Sí, sí, hola..- bufó y alzó la mano de malas ganas yo solo reía de estos dos.

Kylen, era un chico bastante guapo, sí tenía 18 años .Sandra tenía antes un hermano más pequeñito que era el hijo biológico de los Brown, pero un  día hubo una desgracia y falleció por culpa de un accidente escolar, nunca Sandra quiere contarme todo y en parte la entiendo. Los Brown lo pasaron muy mal al igual que su hija Sandra que hacía poco que había llegado a la familia, Kylen, es el ahijado del señor Brown y sus padres fallecieron en un accidente de tráfico, sí lo sé ni más tragedia pero así es este mundo. Se lleva a quienes no se deben de llevar y se quedan la gente que no debería ni existir. Kylen, pasó a ser un huérfano con la mayoría de edad  , los Brown lo adoptaron legalmente y aquí está disfrutando de la vida junto a Sandra.

Llegamos a la casa de Sandra y los dejé allí.

-¿No te quedas a cenar?- preguntó Kylen desde la ventanilla.

-No , me voy a mi casa además vivir con tanto hombre requiere paciencia y me toca hacer hoy la cena pero gracias- le guiñe un ojo y sonrió.- Sandra te veo mañana, hablamos por el grupal- le dije y asintió despidiéndose.

Una nueva historia [#UNH1] COMPLETA#PNovel¡Lee esta historia GRATIS!