Capitulo 29. Te quiero, pero no te creo.

Sandra en portada...

Iba con mi moto en dirección a la ciudad. Pararía a comprar algo para tomar y volver a casa.

Notar mi pelo ir hacia atrás por el viento y sentir adrenalina en mi ser por la velocidad era confortable, me sentía libre. Llegué a la ciudad y estacioné mi moto cerca de un bar. Rock and Pop, se llama. Había gente joven, parejas, amigos, grupos.

Me adentré y me senté en una butaca frente a la barra. El camarero que era muy guapo en seguidas me atendió.

-Hola guapa ¿ qué te sirvo?- preguntó coqueto tras la barra.

-Pues un café largo y una sonrisa- éste asintió y me sonrió.

Comenzó a hacer el café y yo mientras observaba a la chica que tocaba junto a otra que cantaba.

Lo hacían bastante bien la verdad, cantaban Sky full of Star de coldplay, me encanta esa canción , por no decir que la tengo de politono de llamada. Sí, soy gran fan de Coldplay, es que son los mejores, sobre todo las letras, muchas por no decir todas dicen la verdad.

El camarero me sirvió el café y me lo tomé sin dejar de mirar a las chicas. Todos comenzaron a aplaudir y silbar tras acabar y se retiraron. Acabé y le pedí la cuenta al chico, éste me dio la nota en la que salí el precio y su número de móvil. Le guiñé el ojo y le apunté el mío.

Arranqué y puse rumbo.

Todo era igual, tráfico, muchas luces, carteles, publicidad por donde vallas, sirenas, gente caminando, mascotas. A pesar de ser un tanto ruidoso, es precioso ver tanta luz en un solo lugar. Sonreí por verlo todo e imaginarme en donde vivo, en parte es suerte porque es diferente a como pensé pero por otro lado, no, porque ver mi vida pasar como que no es agradable..

Ya después de un rato por la ciudad y ver todo, decidí irme.

Pasé por Central Park viendo a mucha gente por sus alrededores, parejas sobre todo. Se les veía felices la verdad, pero a la vez que avanzaba más a la oscuridad veía menos personas, salvo a dos, un chico y una chica.

Estaban discutiendo mientras ella lloraba y gritaba ayuda, no dude y me bajé de la moto.

-¡desgraciado!- corría hacia él mientras gritaba.

-¿¡Qué miras tú estúpida!?- me gritó mientras le vi levantarle la mano a la chica apunto de pegarla.

Corrí y le detuve el brazo y comencé a retorcérselo.

-¡¿Cómo me llamaste hijo de perra!?- le grité y le retorcí más.

-¡Para zorra!- gritaba de dolor.

La chica no paraba de llorar y llorar y decirme que la ayudase.

-Mira hijo de perra, vuelves a tocar a esta chica y juro que de la ostia que te mando te dejo más que atontado-dije gritando.

El chico asintió con una lágrima recorriendo su mejilla del dolor.

-Bien, como me vuelva a enterar o te vea por ahí verás tú como será de desgraciada tú vida y ahora largate antes de que me arrepienta y te de de ostias hasta que te reviente la maldita cabeza que tienes!- chillé y este se fue corriendo agarrando su brazo.

-¿Estás bien?- le pregunté a chica que estaba aún nerviosa.

-Sí...- asintió tras un sollozo- gra-gracias..- balbuceó.- me... me llamo Sandra Brown- dijo entrecortada.

-¿Perdona has dicho Sandra Brown?- volví a preguntarle. No podía ser.

-Sí- afirmó.

-¿No me reconoces Sandra?- le pregunté mientras me observaba dudosa, ¿tanto había cambiado?- ¿no me reconoces de veras?, soy yo... Suri.

Una nueva historia [#UNH1] COMPLETA#PNovel¡Lee esta historia GRATIS!