Capitulo 15. Mentiras.

Llegué por fin a mi habitación, pensaba que nunca llegaría tras todo lo que estaba pasando, no podía asimilar nada.

1. Me llega una carta donde me amenazan con la muerte.

2. Estar en estado de shock no ayuda.

3. Me dicen unos tipos que trabajan para una mafia y que yo tengo que trabajar con ellos.

4. Según ellos pertenezco a esa mafia y lo peor de todo, que supuestamente yo soy su heredera.

5. No podía confiar en nadie y menos en una persona que es cercana a mí.

¡¿Pero qué demonios?!

Todo esto me era demasiado confuso, es mucha información para mí pero necesito toda la verdad, necesito respuestas a mis preguntas, necesito todo eso, y lo que más me da a pensar es en ¿qué persona me ha estado mintiendo todo este tiempo aquí dentro en lo que no pueda confiar.?

Me cambié y con la misma me acosté en la cama. Estaba demasiado agotada físicamente, ¡normal!, ¡me han apuntado con armas, me han puesto un cuchillo en la garganta!

Debía de descansar algo. No quiero que nadie note lo que me esta pasando. Aparte tampoco puedo contárselo a nadie porque arriesgo mi vida.

Todo esto me tiene en un sin vivir.

*.*.*.*.*.*

Ya eran las 9:00 de la mañana y más que sea había podido pegar ojo pero igualmente tuve pesadillas con todo lo que ha pasado.

Me levanté sin despertar a Sandra y me empecé a asear. Me metí en la ducha y abrí el agua fría, necesitaba relajarme un poco, noté como muchas agujas me perforaban mi piel, era algo relajante, me sentía bien. Estuve un buen rato dentro y cuando salí me envolví en mi toalla y comencé a secarme bien.

Me lavé los dientes me sequé el pelo y me lo ricé, lo dejé totalmente suelto aunque al final sabía que me lo amarraría con una coleta del calor que hará pero bueno. Me comencé a vestir cuando oigo a Sandra.

- Suri- me llamó

-Dime- respondí sin abrir la puerta ya que seguía semidesnuda.

-Eh...  Creo que se te quedaron las llaves de tu diario aquí en mi ropa...- ¡MIERDA; MIERDA; Y más MIERDA!- ¿Por qué las dejaste aquí?

-Ehm...- ¡piensa idiota! suelta cualquier cosa- es que... ayer....

-¿Te pasa algo?

-Es que ayer estuve escribiendo y.. estaba tan emocionada ya sabes por mis días que las tiré sin querer en cualquier lado... ya sabes- ¡BIEN!

-Ah.. Está bien... Bueno te las dejo encima de tu mesa de noche- respondió.

-Claro, gracias- sonreí mientras salía del baño- ¡Buenos días!

-Serán para ti hija porque yo.. no he descansado bien...¡ por cierto!- Dijo girándose hacia mí - Anoche hubo un momento en que me desperté... bueno...- hubo una pausa- fue como a las 4 de la madrugada cosa así- otra pausa- y... encendí la luz y no estabas... me preocupe mucho como has estado así...pensé que..

-Tranquila es que tampoco he pasado mi mejor momento y salí a dar un paseo..- mentí

-Ah.. vale.. ya sabes si necesitas algo..

-Sí, te lo puedo contar, gracias- la interrumpí.- Ahora cámbiate que hay que disfrutar del verano ¿no?- sonreí falsamente.

-Claro.. cómo no- Asintió.

Me volví a mirar al espejo ya que salí rápido del baño,estaba espeluznante.Tenía los ojos rojos todavía y ojeras, así que decidí darme más que sea una base para camuflarlas. Fue  un regalo que nos hicimos entre Sandra y yo un día que pasamos con el grupo por un centro comercial cerca, entre los ahorros de una y de otra conseguimos comprar varias cosas.

Bueno nos dirigimos al salón desayunamos algo y nos dimos un mini paseo por la biblioteca para ver algo y quienes estaban.

¡Recuerda no confíes en nadie!

*.*.*.*.*.*.*.*

Tras todo un día un tanto aburrido mi objetivo estaba conseguido.. En todo el día no había visto a Manuel.

Ah! ya me acuerdo, hoy les tocaba a su grupo salida hasta la tarde.

Bueno que disfrute.

Ya casi empezó a caer la noche y el grupo de Manuel había llegado pero él no. Entonces le fui a preguntar a uno de los chicos que iba con él.

-Perdona.. esto... James- saludé al chico

-Sí, dime Suri- respondió simpático.

-Eh.. Manuel lo ha visto esque.. me he fijado que habeis llegado y él.. no.- pregunté sin más.

Se empezó a poner nervioso, algo había aquí.

-Eh.. ¿Manuel?.. eh- se empezó a mirar las manos- creo que se quedó hablando con el profesor que nos acompañó dijo que tenía que hablar con él de un tema para el próximo trimestre- sonrió falso.

-Ajá- asentí- Gracias- y me fui

Aquí había gato encerrado.

Transcurrió la noche y Manuel no aparecía, incluso cenamos y nada. Yo me tenía que ir esa noche de nuevo al jardín para acabar con todo esto y ver la verdad de una vez por todas.

Pero no estaba del nada segura ya que él no aparecía y me podía descurbrir aparte que el nerviosismo que tenía James no me dejaba totalmente tranquila porque no hablaba claro.

Iba caminando hacia mi habitación con Sandra pero ella se adelantó para poder cambiarse primero y así yo podría ver si Manuel iba o no a su habitación ya que estaba dos puertas más a la mía pero nada.

Hasta que noté unas manos muy conocidas para mí, en mi cintura y unos labios carnosos y suaves en mi cuello, dándome besos por todo éste y haciendo que mi cuerpo se erice, era él.

-¿Me has echado de menos?- susurró en mi oído

-¿Dónde estabas?- pregunté girándome para verle

-Eh... estaba hablando con Shane- se puso nervioso mientras hablaba

-Ah... y de qué hablaban ¿si puede saberse?- pregunté sin pelos en la lengua mientras me cruzaba de brazos.

-Eh... nada que por qué no hacemos actividades físicas en lo que estudiamos como fútbol, baloncesto o algo así, ya que hay una cancha y no hacemos torneos, así estamos haciendo en parte más ejercicio ¿no crees?.

-Ah si es buena idea.. y...- cómo se lo decía- ¿cómo es que he hablado con James y me ha dicho que estabas hablando con el profesor que os acompañó cuando en realidad según tú estabas hablando con el delegado de la clase? Porque yo no lo entiendo.- sí, estaba bastante enfadada.

-Eh... es que también hable con él- se empezó a rascar la nuca y conociéndolo bien, él cuando se la rasca o bien miente o bien tiene algo que decir pero no se atreve.

-Vale- me giré y me dirigí a mi habitación dejándolo solo en el pasillo.

Ya era bastante tarde y yo me tenía que ir a pesar de todo tengo que ir tranquila ¿no? si dejo que el pánico me invada sería peor.

Cuanto desearía ser un pájaro para poder volar y ver el mundo desde otro punto y volar en paz y tranquilidad sin tener que pasar por todo esto.. Pero una pregunta que no paraba de pasar por mi mente.

¿ Y si mi familia está implicada en todo esto?,¿ Y si les ha pasado algo por mi culpa?, ¿ Quién soy en realidad?, ¿ Qué significa todo esto?, ¿respuesta?... No.. lo sé.

Pronto espero descubrirlo, porque sino.. no sé qué hacer con mi vida.

Una nueva historia [#UNH1] COMPLETA#PNovel¡Lee esta historia GRATIS!