Capitulo 44. Próximo destino..¡Costa Rica! Parte 3.

Desperté sin más con una gran sonrisa en mis labios, sentía el calor de Cristian a mi lado y como su boca rosaba con pequeños besos mi cuerpo haciendome cosquillas.

-Me haces cosquillas Cris- dije con mis ojos aún cerrados.

-Ese es el objetivo- comenzó a hacerme cosquillas con sus dedos por mi abdomen haciendo que grite a carcajadas que parase pero se hace el sordo. - Suplícame que pare- reía conmigo, entonces lo cogí desprevenido poníendome encima de él haciendo ahora yo cosquillas. La puerta se abrió sin más asustandonos.

-¡Matt!- grité del susto cayéndome de la cama.-¡ Mierda!- un dolor agudo se formó en la colita de mi culo, me empecé a remover en el suelo como una croqueta y gritando del dolor, Cristian se bajó en seguidas de la cama para ayudarme pero me dolía demasiado.

-Eso te pasa por estar gritando y asustar a uno- murmuró intentando ayudarme.

-La próxima vez que me hagas dar un susto de muerte juro que te pienso sacar los ojos con un tenedor y metértelos por la nariz.- lo amenacé con mi puño.

-Sí ya- bufó haciendo que mi cabreo sea más grande, froté varias veces mi tracero mientras lo fulminaba con la mirada.-¡Por cierto buenos días borracha!- comenzó a reír y me levanté de la cama casi de un salto, corrí hasta Matt quien no se había percatado de lo que hice tirándome encima de él. Le hice un buen placaje, creo que me voy a animar a jugar a fútbol americano, retorcí sus manos detrás de su espalda y yo encima de él.

-¡Como te vuelvas a reír de mí y encima me llames borracha te parto los brazos, retíralo dicho!- chillé y todos salieron de sus habitaciones.

-Lo siento Dianthe no me había dado cuenta, lo retiro- decía como podía y se los retorcí más.

-No te oí.

-¡Lo retiro!- gritó del dolor y lo solté. Oí un suspiro por su parte de alivio y me fui a mi habitación.

-¿Estás bien Dian..?- preguntó Cristian preocupado.

-Solo quiero estar sola por favor- me encerré dentro del baño junto a mi móvil, cerré la puerta bruscamente deslizando mi cuerpo por esta quedando finalmente sentada y llorando sin más.

¿Cómo se atrevía a decirme borracha?, o sea sí anoche ya el alcohol me había hecho efecto pero no tiene por qué decirme esa palabra, es más no quiero oírla por ningún lado en mi presencia. No la había oído desde hace un tiempo bueno más bien desde Ryan cuando me contó todo, aunque más que contármelo me enteré por mí misma, en fin. No quiero oírla por una simple cosa, mi padre.

Él aquella noche se había emborrachado y hizo todo aquello por cuenta del alcohol, una simple botella lo hizo así junto a las drogas... No podía permitir que nadie me llamase así porque yo no soy igual que él y espero nunca serlo. No él no, por su culpa me he tenido que ir de mi hogar, por su culpa no pude estar al lado de mi verdadero padre, por su culpa casi muero...

Cogí mi móvil, lo desbloqueé observando la foto de mi pantalla, éramos Cristian y yo en navidad, un día que paseamos juntos a Bobby y Mani, estábamos en nuestro parque como lo llamamos nosotros, estaba nevado, yo salía con la capucha de mi abrigo de pelo canelo siendo la chaqueta negra, mi pelo suelto colgando por los lados, sonriente y con mis mejillas un poco rojas al igual que mi nariz por el frío, así la cabeza de Cristian al lado de la mía, también con su capucha puesta parecida a la mía solo que de chico, sonreía muy feliz a mi lado al igual que yo con su naricilla un poco roja. Entré en la galería y observé fijamente sin parar de llorar la foto de mi madre junto a todos nosotros sus hijos en el hospital, la extrañaba con ansias, desearía que aún viviese, no pido a mi lado pero sí que continuara con su vida.

Una nueva historia [#UNH1] COMPLETA#PNovel¡Lee esta historia GRATIS!