Capitulo 25. Verlo para creerlo.

Manuel en portada..

Llegamos a casa, con mi padre y sus guardaespaldas con él, quería acompañarnos a los chicos y a mí, en especial, porque después de yo entrar en un ataque de ansiedad y acabar en el médico para que me pudiera dar calmantes era mejor estar acompañada y sentir el apoyo de mis hermanos.

Me di una ducha corta y me cambié. Me puse unos jeans más cómodos y mis botas de esquimal, una playera  y un abrigo canelo al igual que mis botines de punto cómodo. Me hice una coleta alta y bajé a la sala de estar.

Estaban todos sentados, en sillas, en el sillón, todos pendientes de dos cosas: yo y lo más importante ahora una carpeta.

La cogí en mis manos y todos me miraron.

- ¡¿Qué!?- respondí algo borde y todos dejaron de mirarme.

Comencé a leer lo que ponía y se me calló al suelo todo menos una simple foto... Una foto que tenía en mi habitación pero que nunca trage conmigo, una foto en la que salía toda la verdad y creaba más y más dudas... Una foto en la que no podía creer lo que veía.

Froté varias veces mis ojos, parpadeé fuerte, tome aire y saqué un gran suspiro.

No podía ser él, él si que no por favor.

Todos me miraban y noté como mis ojos ardían y por mis mejillas recorrían mis mejillas. Mis manos temblaban sin parar, comenzaba a sudarme estas y notaba como mi corazón se contraía, noté como mi mundo se derrumbaba porque yo estuve tres años con él, viviendo un amor que para mí era real, disfruté cada momento con él, cada segundo, minuto para que al final todo fuera una mentira.

Boté la foto al suelo y corrí a mi habitación.

Empecé a tirar sus perlas, sus fotos, las cosas que me había regalado, lo destrocé todo. Comencé a gritar sin parar y llorar.

No podía creer que él era quien me la había jugado todo este tiempo, cómo se la había jugado a todos, nos tenía todo este tiempo engañada, a mí...Estuve tres años engañada, creyendo un amor que no era. Creí en sus te quieros, creí en su amor, en sus acaricias, le di una parte de mí que no debía... No puedo creérmelo.

Solo podía llorar, gritar, estaba frustrada, agobiada, me sentía la mayor mierda del mundo.

-¡Estúpida!- gritaba- ¡Eres y fuiste una gran estúpida!- lloraba sin parar.

-Dian por favor tranquilízate- tocaba mi espalda de arriba abajo- por favor..- me pedía con una voz dolida.

-Fui una idiota Ryan, le di todo y mira porque actuaba conmigo así- seguí sollozando- ¿por qué Ryan, por qué yo y no otra?- grité mirando sus ojos llenos de dolor.

-No lo fuiste Di, tú ni nadie sabíamos que él hiciera eso.. todo es complicado pero por favor, no sigas así porque vas a poner las cosas peor, eso es su objetivo hundirte y no lo permitiré- dijo mirando mis ojos observando como los suyos eran un azul  claro, ahora oscuro y llenos de furia- no permitiré que te hagan daño, jamás, lo prometo- juró.

-¿Por-por qué yo Ryan?, ¿por qué no quieres mi dolor si tu padre murió por mi culpa..?- susurré en bajo mientras las lágrimas seguían su cesando.

Ryan se quedo por un minuto en silencio recapacitando mi pregunta.

-Porque eres la segunda oportunidad de él. Él era como un hermano para tu padre, eras su sobrina, te quería mucho, me enseñaba fotos tuyas, no paraba de hablar de ti, el era quien te protegía, te quería Dian... Y yo también te quiero, eres especial, no eres igual que las demás, sonríes cada día, a pesar de todo lo que te encuentras por delante sigues bien, sigues en pie, joder Dian- se pasó lentamente su mano por su pelo- eres un ángel caído del cielo, se que suena cursi y cliché pero...- sonrió tristemente- no encuentro palabras para describirte.

Una nueva historia [#UNH1] COMPLETA#PNovel¡Lee esta historia GRATIS!