Capitulo 20. Cumpleaños. Parte 2.

Me desperté por los rayos del sol que asomaban por la ventana, viendo así a un Manuel desnudo solo en bóxer en mi cama y durmiendo plácidamente. Sonreí nada más verlo como subía y bajaba su pecho.

Me levanté de la cama intentando no hacer ruido pero un dolor en mi me hizo sentarme. Volví a intentarlo y fui al baño me di una ducha relajante y me empecé a encontrar algo mejor.

Salí y me envolví en mi albornoz, me puse crema y me peine el pelo lo dejé igual que siempre y me vestí con unos short de algodón algo sueltos en los muslos amarillos y verdes con una playera verde pegada salí y Manuel seguía ahí plácidamente.

Entonces me acerqué y le empecé a repartir besos en su cuello haciéndole cosquillas. Acabó despertándose y le empecé a colocar su fleco rebelde.

-Bueno días- le besé los labios.

-Bueno días- respondió sonriente.-¿ Estas bien?- preguntó algo preocupado.

-Más que mejor- respondí sonriente y este sonrió.

*.*.*.*.*.*

-¡Tía cuéntame todo!- dijo Sandra entusiasmada.

-¡Ni hablar!- respondí

Rodeé los ojos y dejamos la conversación a medias.

Ya era la tarde casi noche y tenía que prepararme para ir a la cena así que le mentí a Sandra diciéndole que me iría a dar un paseo a las afueras del centro con Manuel para que me cubriera esa noche y no estuviera pendiente de si llegaba o no.

Me bañe para oler bien y después me empecé a secar el pelo para hacer con el unas hondas en las puntas y alisado lo demás. Me puse aceite de bebé para que me brillase más las piernas y me empecé a maquillar.

Me puse base, colorete, pinte mis labios con un rojo no muy fuerte y brillo, así haciendo con mis ojos oscuros dejándolos ahumados y ¡lista!

Me vestí con el traje blanco y su collar junto a los botines de Sandra que la verdad me quedaban de muerte con el vestido.

-¡ Estas radiante amiga!- me animó- ¡estas preciosa Manuel te va a violar en mitad de la calle!- gritó emocionada.

-No exageres anda- contesté rodeando los ojos.

Y me fui.

*.*.*.*.*.*.*

-Estas preciosa.- me piropeó mientras me abría la puerta del copiloto del coche negro un Ferrari bastante bonito y lujoso. Le agradecí y este se introdujo en el coche a mi lado.

Tras una hora casi de trayecto llegamos a nuestro destino, en todo el camino no pare de mirar por la ventana, casi no había salido desde hace cuatro años aunque cruzando algunas palabras con Ryan.

Me ofreció su brazo y se lo cogí.

Entramos al hotel saludando al recepcionista y al botones. Y nos encontramos en el restaurante, era enorme y precioso, estaba lleno de mesas en circulo con sillas doradas, manteles blancos y negros, las lámparas eran de araña doradas y tenía unas ventanas enormes doradas también con cortinas negras, todo era precioso, nunca creí estar en un sitio así. Ryan se acercó a los demás y empezamos a hablar. Todos nos miraban. Simón, Matt y Zack al igual que Ryan iban de smoking solo que con distintas corbatas menos los gemelos que iban iguales, los pelos bien peinados y lucían bastantes elegantes.

Matt me fulminó con la mirada y cuando me iba a responder las luces empezaron a bajar de tonalidad haciendo entender que comenzaría el acto.

Me senté con los chicos en la mesa principal como bien indicaban los nombres al lado de Ryan y Simón.

Una nueva historia [#UNH1] COMPLETA#PNovel¡Lee esta historia GRATIS!