For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Capitulo 33. Contra la espada y la pared.

El tiempo pasaba y aún los Diamond no daban señales de vida, aunque con sinceridad por mí mejor. Desde que aquel hombre nos contó todo lo que Manuel pretendía conmigo no hemos bajado la guardia, tampoco duermo con seguridad e incluso dudo de que estemos seguros en casa.

Tenía últimamente el presentimiento que algo malo ocurriría pero aún así no quiero darle importancia.

Mi padre ha tenido últimamente mucho trabajo con el reparto de las drogas, también con las financias de los hoteles.  Los chicos estaban muy protectores y en cuanto a mi relación con Ryan se está enfriando pero no sé qué le pasa para estar con migo así de mal, sobre todo desde que Cristian fue a casa conmigo y encontramos a aquel señor dentro de casa.

Hoy era un día cualquiera la verdad, iba a ir con Sandra a dar un paseo por la ciudad, tenía ganas de despejarme un rato, en casa había tensión.

Me puse mis jeans desgastados, una playera básica negra y una chaqueta de cuero canela. Hice una cola alta y me puse mis botines canelos.

Bajé las escaleras corriendo, cogí mis llaves y me fui informando al de seguridad, los chicos estaban en sus cosas menos Simón que estaba trabajando en casa con los temas de mi padre.

Manejé hasta casa de Sandra para recogerla e ir al centro comercial.

*.*.*.*.*

Estábamos en una de las muchas tiendas de ropa que habían.

Sandra, como siempre, se peleaba con alguien por conseguir lo que quiere al mejor precio. Parece una vieja, e incluso grita igual, es gracioso crean o no.

Yo no tenía ganas de nada, entre el trabajo, los Diamond y Ryan... Estoy más que mal.

Después de una hora o más en una tienda para que Sandra al final consiguiera su vestido y algún que otro zapato fuimos a tomar algo.

-¿Ryan?- preguntó dando un sorbo a su batido de fresa. Bufé

- no me preguntes por él.- contesté sin más, dando un sorbo a mi batido de chocolate con nata.

-No pueden seguir así mucho más Dianthe...- miró por la ventana que dejaba ver la ciudad desde lo alto- sabes que no están bien y no quiere decirtelo, por algo es...- miró a mis ojos.

-sí..- asentí tristemente- pero...- un sorbo de mi batido- se lo pregunto una y otra vez y no me quiere decir... -miré mis manos- quizás son celos, quizás no quiera seguir con todo esto, quizás encontró otra persona, quizás...

-quizás deberías de dejar de comerte el puto tarro y dejar las cosas claras, chica no puedo seguir verte así, no comes bien, apenas sales y te diviertes, apenas hablas con Fernanda o con migo.- agarró mis manos con las suyas- Dian, déjale las cosas más que claras y si tienen que dejar esto háganlo pero deja de seguir así y cambiar por otra Dianthe, porque ahora mismo no reconozco a mi Suri Mcfloy o Dianthe Black Mcfloy, como quieran llamarte...Solo sé que quiero que seas feliz y con sinceridad- soltó nuestras manos y sacó su móvil del bolso, buscó no sé qué cosa y me lo enseñó- crep que esta persona es la que hace verte feliz y tú misma- era una foto de Cristian de su perfil en Facebook.

Cogí su móvil y miré su foto por un buen rato, era una de él solo en Miami, me acuerdo que me quería llevar un día, ya que consiguió pagar un casa allí, según él, le gustaba más vivir cerca del océano antes que dentro de un ciudad donde solo se oía coches, ambulancias, etc. Nunca he tocado el océano, tampoco he llegado a ir en un barco ni poder ver los peces ni nada de eso, me encantaría, pero Ryan no me dejó ir con Cristian, y ni siquiera quizo ir todos juntos. Solo iba a estar allí una pequeña temporada aprovechando que mi padre quiso que descansara así que se fue.

Una nueva historia [#UNH1] COMPLETA#PNovel¡Lee esta historia GRATIS!