Capitulo 48. Adorarte es poco.

 Cada día era un día menos, estar en un hospital es lo peor que puede haber os lo aseguro.

-¿ Qué le pasa doctora?- preguntaba constantemente Ryan a la doctora que atendía a Lily.- ¡por qué no contesta!- gritaba desesperado.

-Ryan, la gravedad de su enfermedad se ha acumulado, está avanzando muy deprisa, su mujer tiene leucemia y ya no se puede hacer nada más, solo esperar.- Ryan gritaba su nombre desesperado, se tiró al suelo pero no podía correr hacia él aunque sí Cristian, lo abrazaba a pesar de los encontronazos que tenía, a pesar del pasado y de lo que una vez tuvimos.

-Es injusto Cristian..- murmuraba entre sollozos.

Cristian no decía nada, permanecía callado, sin embargo Ryan lloraba en cantidad pero me tuve que alejar de ellos ya que tenía a Keller en mis brazos y no quería que despertara.

Fui hasta la habitación donde permanecía Lily ingresada.

-¿ cómo te encuentras ahora Lily?- me senté a su lado con Keller. Ella giró su cabeza aún con los ojos cerrados, estaba muy pálida pero sonrió sin mostrar los dientes.

-mejor que nunca Dianthe, mejor que nunca- susurró, agarré su mano y la apreté, estaba muy fría.- Cuida a mi Keller y a Ryan, serás una gran persona lo sé, protégelo y amalo sé que él también te quiere.- decía una y otra vez.

-te rendiste muy pronto.

-no quería perder a mi bebé ni tampoco permanecer en un hospital.- suspiré y recosté mi cabeza en el sillón.

Después de un buen rato, Ryan entró a la habitación.

-¿me dejarías asolas un momento con Lily?- dijo como una orden, me levanté del sillón junto a el bebé. Agarró mi brazo antes de irme y me hizo girar, sus ojos pasaron de claros a oscuros, muy rojos y sin sentido. Se agachó un poco y me dio un beso en la frente.- Gracias- susurró en mi oído, yo solo pude asentir para irme junto a Keller.

Salí de la habitación pegando un poco la oreja, Ryan comenzaba hablar con Lily sobre el por qué de no decirlo y creo que ya es suficiente para oír yo sabía el motivo. Lily fue diagnosticada de leucemia poco después de saber sobre su embarazo, tenía los síntomas pero si quería seguir viviendo tenía que elegir: perder el bebé e intentar sobrevivir con tratamiento fuerte o seguir adelante y conseguir tener a su hijo sano y salvo aunque ella no sobreviviese.

Cristian estaba sentado al fondo del pasillo así que me dirigí hasta él. Apoyé mi cabeza en su hombro y este me la besó cortamente.

-La extrañaré.

-Todos pero sobretodo Keller.- tocó la manita de este.- ¿sabes qué pasará con él verdad?.- lo miré y asentí con la cabeza, él suspiró.

-Lily quiere que lo cuide yo, pero para ello Ryan tendrá que vivir con nosotros o algo, no quiero que también pierda a su padre, sé que es estar prácticamente huérfano por doble parte y más ahora de madre- suspiré.

-Lo harás genial, porque quiero ayudarte- dijo apoyando su cabeza en la pared mirando al techo, hice lo mismo.

-¿Harías eso por el bebé?- pregunté.

-Lo haré por ti, por él pero también por sus padres, Ryan sé que en estos momentos no está capacitado para hacerse cargo de un bebé de un mes y poco.

-O sea que no solo lo haces por mi o por el bebé- sonreí, este negó con la cabeza.

-Lo siento, pero no, lo trataré como si fuera mi hermano pequeño- besé su mejilla y  sonrió.

Una nueva historia [#UNH1] COMPLETA#PNovel¡Lee esta historia GRATIS!