TE HE ECHADO DE MENOS

2.3K 157 13

ALYCIA:

Permanezco unos minutos más en la misma postura, ella de espaldas a mí, y yo rodeando su cintura. Aspirando el dulce olor a vainilla de su cabello, como lo echaba de menos. Sería fácil decir que estoy aquí abrigada por su cuerpo, por el simple hecho de echarla de menos todos los días que no la tuve, a cada minuto a cada segundo. Pero no, no es tan fácil, aún se me hace difícil no pensar que existe otra persona que no sea yo, puede ser egoísta por mi parte decir eso aún sabiendo que ví la verdad de sus palabras reflejadas en sus ojos y por eso rebajé mi defensa, por su inexplicable poder de decirme todo con una simple mirada.

Cuando Raven pronunció ese nombre, la decepción y la sensación de ser utilizada por la persona que comencé a creer que sería mi mundo, pudo conmigo y acabé marchándome de aquel hermoso lugar, donde nos entregamos en cuerpo y alma, donde nos cruzamos por primera vez los te quiero, donde saboree su cuerpo haciéndolo mío, donde ella me llevó al paraíso con solo un beso robándome el aliento. Y ahora solo me queda resignarme a aceptar y confiar en su palabra.

-Ayer te quedaste dormida.-Su voz ronca hace que dibuje una leve sonrisa, aún no me explico cómo puede saber que estoy despierta sin ni siquiera hacer un signo de ello.

-Buenos días a ti también, preciosa.

-Me dejaste ayer muy cachonda. ¿Cómo te quedas dormida cuando te iba ha hacer un estriptis?

-Lo siento, culpa del alcohol. Aún estás a tiempo de ese estriptis, me gustaría mucho verlo.-Se gira y sus dilatadas pupilas hablan por ella.

-¿Sabes la resaca que tengo? El cuerpo no me aguanta un baile de pie, pero si tumbado, por si te interesa.

-También me interesa ese baile.-Sonrío al verle humedecerse los labios.

-Tengo muchas ganas de devorarte.-Se posiciona encima de mí, haciendo que nuestras intimidad se conecten como si se tratara de una única pieza.

-¿Y que vas ha hacerme, Clarke?-Susurro mientras echo mi cabeza hacia atrás, dándole más espacio para seguir con sus besos sobre mi cuello.

-Quiero torturarte a base de placer, Alycia.-Jadeo al sentir sus labios atacar uno de mis pechos, endureciendo al morder mi pezón. Succionándolo y masajeándolo a la vez.

-Hazme lo que quieras Clarke, pero solo hazlo ya.-Desespero al sentir las fuertes palpitaciones en mi entrepierna.

-A la orden comandante.-Dice con una voz ronca antes de atacar mi boca.

Nos fundimos en un beso lento que poco a poco acabó por transformarse en uno desesperado y necesitado. Recibiendo y dando caricias a nuestras lenguas que se entrelazan con lujuria, transformando mi aire en el suyo, ahogando jadeos entre suspiros y suspiros llenos de deseo.

Sus caderas se mueven de manera lenta y frenética, como si buscara mi aprobación para avanzar. No tardo en responderle haciendo que mis caderas sigan su ritmo. Sus labios toman camino por mi cuello y sus manos vagan por mi cuerpo, como si se tratase de una pluma acariciando mi piel. Jadeo al sentir como sus manos, despacio, bajan mi única prenda que cubre mi cuerpo.

Sus besos toman un rumbo diferente, que por adelantado gimo, al pensar dónde acabarán sus labios. Muerdo mi labio inferior y agarro con fuerza las sábanas. Sus labios muerden mi abdomen a medida que sus manos abren más mis piernas. Muerde y lame mi ingle, golpeando con uno de sus suspiros en mi intimidad.

-Que mojada estas, mi amor.-Escucho su ronca voz antes de gemir con ganas al sentir su lengua en mi punto de placer. Succiona y lame con lujuria mi intimidad, sabiendo perfectamente como me gusta. LLevo una de mis manos a su cabellera rubia, haciendo de manera cuidadosa, más presión contra mi a medida que mis movimientos de pelvis acompaña su ritmo.

QUEDATE CONMIGO¡Lee esta historia GRATIS!