HORA DE LOS BESOS

2.3K 158 31


Trago hondo ante esta imagen, intentando controlar el dolor de mi pecho al verla rodear con sus brazos su cuello. ¿De verdad a tomado lo nuestro por terminado sin decirme nada?. Me quedo unos segundos más observando semejante escena que duele y hierve la sangre hasta que en un giro que le hace ese chico, al que desprecio profundamente, conectamos miradas, donde aprieto mandíbula sin apartarle la mirada, intentando decirle todo sin utilizar las palabras. En un movimiento el chico hace que nuestras miradas desconecte, la agarra de la cintura acercando su cuerpo al suyo donde ella hace un gesto de rechazo. Él la sigue insistiendo y mis pies toman la iniciativa de avanzar por mi. Respiro hondo mientras me acerco a ellos con la rabia recorriendo por mis venas.

-Creo que no quiere bailar más contigo.-Le digo al chico en un tono seguro y lo suficiente alto para escucharme por encima de la música.

-Perdona, pero esto no te incumbe.-Dice sonriendo.

Sonrío sarcástica negando con la cabeza. Ella se aparta de él cuando este afloja el agarre.

-Oh, si, si me incumbe lo suficiente como para poder hacerle esto y tú no.- Sonrío y agarro su rostro entre mis manos con suavidad, rogando para que no me rechace. Me acerco despacio y poso un beso tierno en sus labios, mientras conectamos nuestras miradas.

-Dios que asco, esto cada vez se está llenando más de bolleras y nos hacéis perder el tiempo a los que queremos echar un polvo.

-¿Y te preguntas por qué hay tantas homosexuales habiendo gilipollas como tú?- Le respondo vacilante.

-Vamos, por favor.-Dice en un susurro agarrándome suave del brazo y obligándome a seguirle.

Caminamos hasta nuestra mesa, donde por suerte se encuentra vacía. Toma asiento y bebe de su copa. Me siento a su lado con la mirada clavada en la pista. Estamos unos minutos en silencio hasta que ella habla.

-¿Qué acabas de hacer, Clarke?

-Librarte de ese imbécil.-Le respondo en un tono fingido.

-Puedo librarme yo solita, no hace falta que estés detrás y menos que me beses después de todo.

-Tampoco te has resistido..-Sugiero en un tono desafiante, cuando la escucho a Maia acercarse con Bellamy.

-Hoola chicass, por qué no venís a bailar un poco con nosotros.-Dice Maia arrastrando las palabras.

-Eso vamoss a bailar rubiaa.-Dice Bellamy apoyando a Maia en el mismo estado que esta. Antes de que pudiera responderle aparece Octavia con Anya sonriendo a todo pulmón sin saber bien el motivo de la gracia.

-¿Podemos ir a otro sitio y hablar? Por favor.-Le digo al oído a Alycia al darme cuenta que no estaremos solas durante un buen rato.

-Clarke, no es el momento ni el lugar, hablaremos en otra ocasión.-Aprieto mandíbula frustrada por su respuesta, sinceramente me esperaba otra.

Forzando sonrisas durante un buen rato, decido levantarme de la mesa e ir hacia la barra puesto que no tengo nada que beber y así soltar mi frustración con el alcohol. Espero paciente a que Ricky se acerque mientras la observo sonreír. Jamás pensé que Lexa sería mi sueño más hermoso transformado en realidad y me pregunto si esto es cosa del destino o simplemente estamos conectadas más allá de este mundo físico.

-Hola.-Una voz me saca de mis pensamientos. Me sonríe y frunzo levemente el ceño con una sonrisa, intentando averiguar si habla con migo o fue imaginación mía.- Chloe Jackson.-Me tiende la mano con una sonrisa un tanto pícara y debo de admitir que la chica es bastante guapa. Morena de ojos color miel, más o menos de mi estatura y por lo visto muy confiada de sí misma.

QUEDATE CONMIGO¡Lee esta historia GRATIS!