GIRO IRREVERSIBLE

1.5K 135 43

Tres semanas después de los acontecimientos...

ALYCIA:

9:00 a. m. Me levanto con sigilo para no despertarla, como la mayoría de los días que duermo con Clarke. Las noches de sueño es un mismísimo infierno, en un principio las pesadillas de Clarke fueron pura tortura interna para mi , ella lloraba y yo la abrazaba como si la vida se me fuera en ello. Con los días sus pesadillas desaparecieron, sin dejar de lado que, las citas que tuvo Clarke con los psicólogos la ayudaron muchísimo, estando por supuesto con ella en todo momento... ¿Pero el infierno interno que tengo desaparece? NO. Ahora soy yo la que tiene pesadillas, la que no logra de ninguna manera seguir hacia adelante. Amo a Clarke, de verdad que si, pero LEXA, LEXA, LEXA... No desaparece tampoco. Fueron muchos los momentos que estuve apunto de preguntarle por Lexa, pero me tragaba las palabras cuando ella me comentaba algo de como se sentía respecto a la agresión y aunque no fuera consciente, de alguna forma la culpa me golpeaba más.

Todo es un cúmulo de emociones retenidas, emociones que aprendí a ocultarlas muy bien bajo una sonrisa fingida. Ni siquiera Clarke se da cuenta de todo esto.

-Aly ¿Qué haces despierta tan pronto?

-Joder Maia, que susto.-Doy un brinco llevándome la mano al pecho.-Hago café ¿No ves?

-Lo digo porque los sábados antes de las 12:00 no te levantas.-Dice acercándose a mi.-¿Estás bien?

Le miro a los ojos, mi respiración derrepente es desenfrenada y un nudo en la garganta acaba por pintarle a mis ojos las lágrimas. Ella no dice nada y me abraza donde simplemente intento tranquilizarme.

-No sé... que me está pasando Maia, no puedo más.-Digo tras recomponerme.

-¿Qué ocurre cielo?-Me pregunta, pero no llego a responderle porque alguien llama a la puerta.

-Buenos días preciosidades.-Una efusiva Raven entra acompañada de Octavia y Lauren.-Hola guapa. - Se acerca a mi y me posa un sonoro beso en la mejilla.

-Buenos días buenorra.-Le Sonrío evitando mirarle a los ojos.

-¿Cómo está?-Pregunta Octavia.

-Mucho mejor, las pesadillas han desaparecido.

-¿Y tú, cómo estás?

- Mejor cambiemos de tema y evitemos hablar sobre ello, no es bueno para Clarke.

-¿Y dónde está? -Interviene Raven.

-Aún está durmiendo.

-¿Está desnuda?-Pregunta con una mueca divertida.

-No, hoy no.-Respondo con una sonrisa.

-Buenos días rubia, hora de levantarse que la tita Raven viene a desayunar contigo .-Oigo a Raven chillar entrando en mi habitación.

-Pobre Clarke. - Dice Lauren divertida acercándose a mi.-Hemos traído bizcocho y estos bollitos.-Levanta una bolsa sonriente.-¿Estas bien?-Pregunta tras mirarle a los ojos.

-Sí, gracias. No es nada.-Le sonrío un poco avergonzada, que Lauren; persona que apenas conozco se dá cuenta de que me pasa algo antes que....

-Buenos días chicas.-La ronca voz de Clarke interrumpe mis pensamientos.

Y mientras que Clarke saludaba a las chicas que se habían sentado en la pequeña mesa redonda que se sitúa al lado del balcón yo preferí seguir haciendo lo que estaba haciendo, café.

Después de unos minutos mientras sacaba tazas para todas, unos brazos rodean desde mi espalda mi cintura posando un cálido beso en mi cuello.

-Buenos días preciosa.- Su ronca voz hace que dude si girarme o responderle desde esta postura, finalmente me giro sobre mis talones y conecto nuestras miradas.

QUEDATE CONMIGO¡Lee esta historia GRATIS!