DULCES SUEÑOS PARTE-2.

2.2K 149 58

Después de una ducha fría, para calmar mi nerviosismo y pensamientos impuros; me visto con un short de algodón azul marino y una camiseta  gris ancha. Me retoco un poco el pelo antes de abrir la puerta y encontrarme con mis ojos favoritos. Respiro profundo antes de aparecer en mi habitación donde probablemente ya este tumbada en mi cama, cuento hasta tres y abro lentamente la puerta donde la veo sentada hablando por teléfono, es probable que no se haya percatado de mi presencia ya que estoy a sus espaldas y por su tono de voz, parece  nerviosa. Decido salir de la habitación para darle un poco de privacidad y de paso coger un vaso de agua.

-Clarke ven aquí. - Susurra Raven nada más verme salir del cuarto.

-¿Qué pasa?

-¿Cómo qué que pasa? Alycia esta en tu cuarto, probalemente en tu cama ¿y me preguntas que pasa? Vamos rubia, cuéntanos que hace aquí y porque va a dormir con tigo, porque para hablar no creo que haya venido.- Alza una de sus cejas.

-Vale aver voy a ser rápida, Alycia vino para dormir con migo si y no, no vamos a follar, aun no, pero tu amiga mía estas de suerte, Maia está sola en su piso y si vas allí es posible que te eches un buen polvo.- Le guiño un  ojo y me dirijo hacia la nevera a por mi objetivo.

-Eso Raven ve a por Maia, no creo que te diga que no.-Escucho a Octavia decir.

  Me doy la vuelta para observar la escena y doy un brinco al ver a Octavia seria enfrente a mi.

-Joder ¿no sabes ser más ruidosa ?- Digo llevando una mano al pecho.

-No exageres. -Dice mientras se saca un refresco de la nevera.

-Rubia- Susurra Raven acercandose- Me lo he pensado y si, podría ir allí y relajarme un poco, pero me quedo con mi morena favorita.-  guiña un ojo a Octavia seguida de su sonrisa amplia.

-Bueno, pues me ahí te quedas, tú te lo pierdes.- Doy unos golpecitos en su hombro y me dirijo a mi cuarto.- Y no insistas Raven.- Añado al oírla susurrar, pero haciendo caso omiso a sus palabras.
 
Al abrir la puerta, me la encuentro sentada en mi cama mirando la pantalla de su móvil con el ceño fruncido.

-Hola.- la saludo pero ella no se voltea al mirarme.

-Hola. -Me percato de su  seco tono.

-¿Estas bien? -Pregunto sentandome a su lado.

-Sí, estoy bien.

-¿En serio ? Por que si sigues frunciendo el ceño así- señalo con mi dedo  su entrecejo.- Acabarás arrugada antes de los 45 monada.

-Clarke no estoy de humor.-Suelta un suspiro pesado mientras hecha su móvil hacia un lado de la cama.

-Por eso pido que me cuentes que te pasa.-Me atrevo a apoyar mi mano en su pierna desnuda consiguiendo su atención.

De alguna manera extraña mi cuerpo reacciona ante su tacto, en apenas escasos segundos puedo notar como una corriente electrica recorre mi cuerpo haciendo así, que esté reaccione estremeciendose.

-Es Dylan.-Interrumpe mis pensamientos con ese dichoso nombre al que no le tengo manía,  le tengo asco.-Está enfadado por lo ocurrido esta tarde, ya sabes de que hablo.-Toma una pausa para tomar un par de respiraciones profundas antes de continuar con su explicación. - Vino a verme, mi madre quería que fuéramos a la misma universidad, pero ami me aceptaron en dos y elegí esta, lejos de él y los planes de futuro de mi madre.
 
Sé que no debería de hacerle esta  pregunta pero no  contengo las ganas de saber cuál es su respuesta -Pero... a Dylan, ¿le quieres?

De alguna forma sé cuál es su respuesta, pero quiero oírla por ella, quiero que al menos sí esta punzada qué duele en este momento en mi pecho, no sea en vano.

QUEDATE CONMIGO¡Lee esta historia GRATIS!