VISITA INESPERADA.

1.4K 122 19

40 MINUTOS ANTES DE LOS ACONTECIMIENTOS...:

CLARKE:

Miro mi reloj de muñeca cundo llego a la entrada del campus.

-Clarke llegando tarde, que raro.-Me digo a mi misma  con sarcasmo subiendo las escaleras, comprobado que el llegar tarde se terminó por transformarse en una costumbre que no termino por eliminarla. Me encamino a mi puerta, distraída y silbando una canción que sin querer, se ha colado en mi mente de tantas veces escuchar a Raven cantarla a todo pulmón cada mañana.

Abro mi puerta y me paro en seco cuando su tono burlón llama mi atención, ¿Pero que cojones?

-Vaya, vaya, vaya Alex, mira a quien tenemos aquí.-Lo observo alejarse de la puerta de Alycia y  acercarse a mí con decisión, con una asquerosa sonrisa al igual que su amigo dibujada en su rostro.

-¿Qué coño haces aquí?-Pregunto a la defensiva, claramente molesta.

-Deberías de calmarte fieresilla, solo venimos a compartir un buen rato con tu amiga, pero cuando el plan A no funcionó, se pasa al plan B.-La desagradable voz de su amigo consigue que un escalofrío de repugnancia me recorra de los pies a la cabeza, lo miro bien a los ojos y no se le ven en sus cinco sentidos al igual que Dylan, que sonríe burlesco.

-Iros, si no queréis que llame a la policía y les diga que tengo a dos gilipollas drogados en mi puerta.-Digo con seguridad, aún tratado de controlar mis impulsos de romperle la cara y hacerle tragar sus palabras.

-Rubita, yo que tu controlaría esa boquiata, no estas en posición de amenazar.-Responde Dylan con un tono autoritario.

-Pero que demonios....-Un fuente golpe en mi estómago frena mis palabras sustituyendo por un dolor agudo que impide que coja aire. Apoyo mis manos en mis rodillas intentando que el aire llegue a mis pulmones cuando el amigo de Dylan me coge del brazo derecho con fuerza y apesar de la poca fuerza que opongo, de un empujón me mete en el piso. Cuando consigo respirar lo suficiente como para sostenerme, me giro para enfrentarme a ellos donde un golpe en la mandíbula y otro nuevamente en el estómago hace que caiga al piso. Me estremezco en el suelo por el dolor que siento y al saborear el sabor de mi propia sangre es algo que realmente me desagrada. Escucho sus risas, algo que de alguna manera hace que el miedo se haga presente en mi persona. ¿Esto era su plan A pero con Alycia? Definitivamente si.

Me dispongo a levantarme como puedo, cuando Dylan tira de mis cabellos y me obliga a mirarle, impidiendo así que me levante. Me sonríe y mi primer impulso es escupirle en la cara, cierra sus ojos y con la otra mano se limpia la saliva que segundos anteriores humedecida su rostro.

-¿Sabes? siempre me ha gustado lo salvaje, pero aveces hay que domar al animal de la peor manera y tú rubita, acabas de pedir que te dome.

-Te voy a matar.-Le digo entre dientes con una mezcla de emociones entre rabia y miedo a la vez. Hago un intento golpearle pero ese golpe es frenado por su amigo con otro golpe en mi cara . Dylan suelta su agarre  y se alza riéndose.  Cierro mis ojos por el intenso dolor que siento y su viva imagen aparece en mi mente con tanta nitidez que el pulso de mi corazón se acelera más de lo que ya está.

Lexa.

Y aquí es donde descubro que soñar con ella todos esos días,  era tan sólo pistas que ella me estaba dando, algo iba a suceder, pero no con Alycia, sino conmigo.

Sin querer mis ojos comienzan escocerme, los mantengo cerrados todo lo fuerte posible, intentando no darles el placer ha estos cabrones de verme llorar, de no mostrarme indefensa, de no mostrar el miedo que siento al ver con antelación, lo que va ha suceder sin que yo pueda defenderme.

QUEDATE CONMIGO¡Lee esta historia GRATIS!