TIEMPO AL TIEMPO

1.9K 144 14

CLARKE:

Ella se agacha a mi altura y me agarra el rostro con cuidado. Seca una de mis lágrimas con su pulgar y me posa un beso en la frente. Me abraza fuerte y todo el dolor desaparece estando bajo su refugio.

Tocan la puerta y sin apartarme de su agarre, sé que es Raven por su agitada voz. El silencio inunda el salón, ya no hay voces e imagino que nos observan.

-Chicas creo que es mejor que nos vayamos.-La voz de Octavia es lo último que escucho tras oír la puerta cerrarse.

Sigo aferrada a su cuerpo unos minutos más hasta que ella despacio, se deshace del agarre. Me obliga a mirarle agarrando mi mentón donde nuestros ojos se conectan.

-¿Tienes un botiquín? -Esta decidida a limpiarme las heridas y no voy a negarme a ello.

-En mi cuarto de baño hay uno.- Joder, no sentía tanto dolor hasta que ella me ayudó a levantarme.

Me siento en mi cama esperando a que aparezca con el botiquín tras mis indicaciones. Estoy muy tranquila, a pesar de que tengo el cuerpo dolorido, esperando a que aparezca la policía, porque estoy segura de que el muy capullo de Dylan me denunciará después de que su mami vea la cara de su hijo echa mierda, con una nariz probablemente rota. Pero no me importa en lo más mínimo.

Después de todo, tengo mis manos temblando de los nervios, le dije te quiero y no recibí respuesta por su parte. Se me pasó por la mente la posibilidad de que no sienta nada hacia mi, pero al darme cuenta de que Anya estaba presente, puede ser un motivo muy claro no recibir una respuesta al ser su amiga y yo muy gilipollas por decirle eso delante de ella.

Soy consciente del daño de mis palabras y pedirle perdón es lo mínimo que puedo hacer. Anya estuvo a mi lado sin reproches a mis rechazos, consiguió hacerme reír cuando no quería, pero no consiguió sacarla de mi. Tuve muchos intentos de enamorarme de ella, pero en todos fracasé.

-Deja que te limpie el labio.-Se arrodilla ante mi, su mirada es cálida y yo solo asiento en silencio.-Lo siento, debe de dolerte mucho.-Acaricia mi mejilla al ver mi mueca de dolor y es lógico que sepa cuan duele un golpe en la boca. Aparto mi mirada de la suya, porque lo único que consigo al conectar nuestras miradas es que se me vuelvan las ganas de volver y golpear a Dylan hasta cansarme por marcarla de esta forma.

-Es soportable.-Ella sonríe delicadamente y sigue con su labor. Por suerte no tengo tantos golpes, uno cerca del ojo, cual lo tendré morado unos cuantos días, otro que partió mi labio y...las costillas no las notaba tanto hasta ahora.-Necesito que me mires las costillas, por favor.-Le comunico ya que me cuesta un poco respirar, pero no sé si es por el dolor o por algo más grave.

Se incorpora ayudándome de seguido. Me doy la vuelta para que me ayude a desabrochar el traje. Una vez que mi costado está al desnudo me doy la vuelta, la veo estremecerse al mirarme y no puedo adivinar si su expresión es por si tengo tan mal las costillas o por verme en sujetador.

Se acerca y la que se estremece soy yo al notar su cálido tacto sobre mi piel.

-¿Te duele mucho?-Pregunta mientras me extiende una pomada por la zona afectada.

-Un poco.

-Si te sigue molestando mucho en unos minutos, me avisas y te llevaré al hospital.- Su gesto de preocupación de alguna forma me agrada.-Clarke...-Suspira pesadamente y aparta su mano de mi cuerpo donde este se erizan posiblemente anhelando de nuevo su tacto.-Anya...

-Lo sé, hablaré con ella.-La interrumpo al adivinar sus palabras. Sé acerca más hacia mi y agarra mi rostro con suavidad, nos miramos a los ojos unos segundos hasta que ella posa un suave beso en mi frente.

QUEDATE CONMIGO¡Lee esta historia GRATIS!