¿LEXA?

2.2K 142 15

Hablar con Raven la noche anterior, me hizo sentir realmente desahogada y sobre todo que me entendiese.

Hoy estoy decidida terminar con Finn, no quiero verlo y menos que me toque, no se porque tengo este rechazo hacia él, pero se que no le quiero y dar fin a esta relación será mejor para ambos.

Al levantarme lo primero que hago es dirigirme a mi escritorio y observar el dibujo de Lexa. Tengo esa presión en el pecho donde ya no sabes si llorar o reír, a veces pienso que estos sentimientos es algo pasajero, que ella quizá no exista...pero lo cierto es que estos sentimientos los llevo desde el primer día que la ví y que darme por vencida tan rápido, no es cosa que suelo hacer. Y quizá perderme en el mundo en su búsqueda sea la única forma de encontrarla, soy consciente de que no será tarea fácil, pero en alguna parte, ella debe de estar y la encontraré.

Miro mi reloj de muñeca en el que marca las 11:30 de la mañana, antes de meterme a la ducha, alcanzo mi móvil para enviarle un mensaje a Finn.

Clarke: -Hola Finn, tenemos que hablar. Podemos vernos hoy?

Aún no estoy muy segura de lo que le voy a decir. Por lo que yo recuerdo, la última vez que corté con él, las cosas no salieron muy bien, y esta vez no me espero comprensión por su parte, y para ser sincera no es que me importe, solo quiero terminar con lo que tenemos.

Antes de meterme en la ducha, mi móvil suena,imagino que será Finn.

Finn: -Hola princesa, justo estaba pensando en ti, tengo muchas ganas de que hablemos. Voy a tu casa?

Clarke: -No, mejor voy yo a la tuya.

Finn: -Puedo pasar a recogerte, si quieres.

Clarke: -No, iré en moto. En un rato nos vemos.

Deje el móvil en el lavabo y me metí bajo el agua. Cerré los ojos e intenté recordar lo vivido en aquel sueño, pero lo cierto es que ya no puedo ver las imágenes con nitidez y eso es algo que me entristece, y aunque no pueda verla, aun puedo sentir su tacto, puedo sentir su respiración entrelazándose con la mía, aún puedo sentirla.

Al salir del baño, me dirigí a mi armario y saqué unos jeans azul oscuro ajustados, una camiseta de tirantes blancas y una camisa de cuadros roja con unas converse blancas bajas. Al terminar de vestirme, me sequé el pelo y me puse algo de maquillaje.

Bajando las escaleras me encontré con Megan, cosa que me alegro.

-Hola cariño, como te he echado de menos- Dice abrazándome.

-Hola Megan, yo también te he echado de menos.

-Dime ¿cómo estás?¿Quieres comer algo?.

-Estoy bien tranquila y no, ahora no tengo hambre. Iré a ver a Finn y más tarde podemos sentarnos a comer juntas como antes y ponernos al día, si quieres.- Dije dedicandole una sonrisa.

-Está bien pequeña,pero antes tómate un zumo, hay que meter vitaminas en ese cuerpito-Dijo dándome pequeños golpes en la tripa.-Tu madre me manda recordarte, que no se te olvide de tomar las pastillas.

Antes negarle a Megan, me mantengo callada. Sé que decirle que no, no me servirá de nada, es tan cabezona como mi madre.

Asiento con la cabeza y nos dirigimos hacia la cocina. Me siento en uno de los taburetes que hay al lado de la encimera.

-Esta casa estuvo muy vacía sin ti pequeña- Dice Megan mientras me sirve en un vaso zumo de naranja.-Espero que no vuelvas a darme otro susto o me dará un infarto.

QUEDATE CONMIGO¡Lee esta historia GRATIS!