PALABRAS SILENCIOSAS

2.6K 169 49


CLARKE:


-Gané la prueba y me gustaría darte ese beso que me corresponde.-Acaricio su espalda y muerdo mi labio inferior.

-Adelante.

Sonrío de pura satisfacción por su respuesta y la acerco más hacia mi, pegando su cuerpo con el mío. Su respiración es acelerada y la mía desesperada, la observo humedecerse y morder su labio con sensualidad. Sus ojos medio cerrados reflejan deseo cual hace que mi corazón lata desenfrenado. Acerco mi rostro al suyo, despacio, sin prisas. Tomo una respiración profunda y cierro mis ojos sintiendo como mi cuerpo tiembla tras juntar mis labios con los suyos. Ella rodea mi cuello y toma la iniciativa moviendo sus labios y succionando el mío inferior con cuidado, empezando una danza suave y delicada, húmeda y cálida. Le muerdo el labio y ella jadea, lo acaricio con mi lengua pidiendo permiso para adentrarme y acariciar la suya. Me cede el permiso y su sabor acaba de transformarse en mi favorito. Un beso que comenzó suave y delicado acaba transformándose en una danza llena de deseos y excitación. Sin separarnos me tumbo en mi cama donde ella se posiciona encima de mi. Debido al alcohol mi cuerpo se encuentra más sensible de lo normal, la abrazo fuerte al ver una pequeña imagen de Lexa que es sustituida por la de Alycia, comprendiendo así, que después de una batalla perdida, la guerra acabé por ganarla y Alycia, es mi recompensa que tanto luche por conseguirla. Nos separamos por falta de aire y conectamos al instante nuestras miradas.

-Clarke estas...-Con su pulgar seca el rastro de lágrimas que sin darme cuenta, humedecieron mis mejillas.

-No sabes lo mucho que te he estado esperando.-Sonríe tras mi declaración y vuelve a juntar nuestros labios en un beso profundo.

Mi cuerpo ya no está tan controlado como al principio, ahora desea el de Alycia más que nunca. Comienzo a subirle la camiseta despacio, acariciando su espalda donde acto seguido ella rompe nuestro contacto con rapidez sentándose encima de mi y terminando por quitarse la camiseta y volviendo a besarme, llevando el control de la situación. Su cuerpo quema encima de mi piel, arde y tiembla a la vez. Siento su corazón latir con lujuria tras su pecho, acelerado como su respiración.

Me siento más excitada por su acción e intento controlarme pero se me hace imposible, por lo que ahora soy yo la que se posiciona encima de ella. Le beso en el cuello con pasión, lamiéndolo y mordiéndolo donde ella gime y me araña la espalda consiguiendo un jadeo por mi parte. Desciendo mis besos por sus pechos que sobresale de su sujetador; no tan grandes, pero perfectos. Beso y lamo su plano vientre mordisqueándolo antes de subir nuevamente y perderme entre sus labios.

Mis manos viajan por su cuerpo, descubriendo cada milímetro de su piel mientras mis labios trabajan en su boca, suspirando y estremeciéndome por sus gemidos. Ralentizo el beso con mucho esfuerzo, sé lo que me pide su cuerpo, porque habla por si solo y aun que ambas lo deseamos, no es el momento de que pasemos a otro nivel. Me pidió ir despacio y nuestros besos, son la prueba de lo mucho que se deseaban mutuamente. Por mucho que necesito su cuerpo entero, no quiero que se sienta presionada, quiero hacer las cosas bien con ella, con paciencia y delicadeza; todo a su momento.

-Creo que si no paramos, no podré controlarme.-Paro el beso y suspiro posando mi frente contra la suya.- Y quiero que nuestra primera vez no tenga rastro de alcohol y hacer las cosas bien contigo.

-Vale, lo entiendo.-Sonríe y su sonrojo es claro y no se si es por decepción.

-No es que no quiera hacerlo contigo, créeme que estoy deseando probarte enterita, pero no quiero que nos desviemos y hagamos algo cuando no es el momento.

-No he dicho eso.

-No lo has dicho con palabras, pero tu mirada habla en silencio.-Sonríe de lado y me posa un rápido beso en los labios.

QUEDATE CONMIGO¡Lee esta historia GRATIS!