UN JUGUETE EROTICO.

1.9K 140 9

CLARKE:

-Rae...¿En serio que no quieres hablar? No entiendo porque quieres evitar ese tema.

-Clarke entremos en esta tienda.-Contesta haciendo caso omiso a mis palabras y adentrándose en un...¿Sex-Shop?

Desde la última vez que hablamos respecto de sus sentimientos hacia  Octavia, lleva una semana evitando hablar sobre ese tema, por lo que paso un poco más de tiempo con ella e intento hablar las cosas, algo que me resulta inútil por lo visto y supongo que necesitará su tiempo, así que me dispondré ha disfrutar del momento por el centro con ella sin intentar vagar por ese terreno tan inadentrable.

-¿Qué te parece esto? Puede que a Aly le vaya el masoquismo. -Sonríe traviesa con un látigo y unas esposas en sus manos.

-No, le gusta más lo que le doy yo.-Digo poniendo una mueca donde ella carcajea.-Rae ¿Podemos irnos ya? No creo que nos llevemos nada de aquí. -Le susurro bajo la atenta mirada del recepcionista.

-¿Y por qué no?  Yo quiero un juguetito.-Sonríe de lado mientras ojea una estantería con juguetes sexules y vaya en lo que se fija.-Vamos, no seas agua fiesta y elije algo para Alycia.

-¿No nos iremos hasta que compre algo verdad?-La observo esperando una respuesta cual ya sé, me sonríe y niega con la cabeza donde suspiro y ha regañadientes me dispongo a curiosear los juguetes sexuales cosas que por cierto, muchos  me sorprenden.

-¿Qué te parece la ruleta de la pasión?-Propone Raven donde niego con la cabeza. -¿Los dados del amor? Piénsalo, este puede ser divertido, te dice postura y dónde podéis hacer guarradas.-Sonríe juguetona dónde mi mueca le da la respuesta, observa unos minutos más algo que parece ser llamó por completo su atención, me mira y alza sus cejas.-¿Qué te parece esto? Sexy tanga de encaje de cintura, y...para mejorar la fiesta es vibratoria y con mando a distancia.-Miro interesada la ropa interior y realmente su color negro lo hace muy sexy. Miro a Raven y de seguido a la prenda dudosa y acabo por sonreír al pensar en cómo se vería Alycia con ellas puestas.

-Vale, eso me gusta más.

-Entonces que no se hable más.

Pagamos la prenda  y unas esposas con un gorro de poli por parte de Raven y nos dirigimos lo más rápido posible al campus ya que la lluvia amenazaba en hacer presencia. Nada más llegar, decido ir directamente al apartamento de Alycia.

Maia me abre la puerta antes de tocarla y alza sus cejas con una mirada un tanto sorprendida.

-Vaya, si que no perdéis el tiempo.-Señala la bolsa con el nombre de la tienda, en el que sin poder evitarlo me sonrojo.

-Bueno es...esto es solo...¿Alycia?-Pregunto finalmente donde ella sonríe y niega con la cabeza.

-En su cuarto, que lo paséis bien.-Dicho lo último se aleja. Me adentro en el apartamento y sin pensarlo mucho entro a la habitación de Aly sin llamar, encontrándomela con una toalla cubriendo su cuerpo y dando un rebote por el posible susto que se haya llevado, genial acaba de salir de la ducha.

-¡Joder! que susto-Reclama llevando una mano al pecho.

-Hola preciosa. -La saludo acercándome a ella y posando un dulce y rápido beso en sus deseados labios.-Te he echado de menos.

-Clarke, hace menos de 4 horas que estábamos juntas.-Sonríe rodeando mi cuello.

-Da igual, como si hubiera pasado cinco minutos. -Voy dejando pequeños beso por su cuello donde ella se estremece con ese gesto.-¿Qué hacés ahora?

-Prepararme e irme a clases, tenemos examen pasado mañana y saltarme las clases no me conviene.-Resoplo en su cuello y la miro a los ojos.-Tengo que ir Clarke, tenemos que ir.-Me deshago del agarre y me siento en su cama, me mira con el ceño ligeramente arrugado y sonrío pícaramente.-¿Sex-Shop? ¿Qué tramas Clarke?

QUEDATE CONMIGO¡Lee esta historia GRATIS!