PARA CLARKE GRIFFIN

1.9K 129 64

1 AÑO Y TRES MESES DESPUÉS...

CLARKE:

Un año había pasado desde que ella simplemente no apareció, un año jodidamente doloroso donde escuchaba su risas en bocas desconocidas, donde parecía verla en todos los sitio siendo su fantasma el que me atormentaba en mis noches de soledad, un maldito año había pasado desde que me resigné ha aceptar la realidad y donde descubrí que el amor duele, y mucho.

No fue nada sencillo para mi, asimilar que todo había terminado, que a la persona a la que me entregué en cuerpo y alma, tomó la decisión de desaparecer sin darme una sola pista para saber donde estaba o tan siquiera preguntar por mi cuando llamaba de vez en cuando a su amiga Maia. Que cada vez que sabía que estaba bien, me dolía en el alma. ¿Acaso tan poco me quiso? No tuve muchas oportunidades de pensar lo contrario, pues todo lo que le contaba a Maia solo eran para mi puñaladas de dolor que me impedía avanzar, porque mentiría si dijera que no pienso en sus besos, en nuestras noches de pasión o en las innumerables veces que me pasaba horas recreando esos recuerdos que en algún momento los atesoré como ''Hermosos'' y que acabaron por ser remplazados por un rencor con matices de odio.

Odio por aquella persona que me abandonó llevando con ella una gran parte de mi ser, por aquella persona que habría hecho cualquier cosa para estar a su lado, a la que le importó bien poco mis súplicas de hablar con ella cuando tenía la ocasión perfecta cuando llamaba, sin darme el privilegio de escuchar el timbre de su voz cortando la llamada y se siente uno tan mal, amar y acabar odiando, porque no sabes como seguir amando a esa persona sin que te duela y buscas la opción más fácil, el rencor, el odio.

Y cuando te das cuenta de que sigues en el circulo vicioso de la desesperación llega un momento en el que dices; no más y dejas de escuchar al corazón sustituyendo todo por la razón.

Fue en el tercer trimestre del segundo año de arquitectura cuando se sentó a mi lado y me saludó tímidamente. Con el tiempo entablamos una amistad, conectamos muy bien, le hablé sobre Alycia y comprendió mi situación. Con el paso del tiempo la soledad nos unió de otra forma, me hacía olvidar y simplemente me dejé llevar. Raven y Octavia son las únicas que se enteraron que me estaba viendo con alguien y era algo obvio, ya que no estaba tan seria y solitaria como los cuatro primeros meses de de clases. Y hoy, después de dos meses formalizando nuestra relación a paso lento... Y bendita sea su paciencia, mis amigas la conocerá en persona y en algo más formal. No puedo negar que en ocasiones Alycia impacta en mi cabeza de manera bestial pero siempre intento seguir hacía adelante y no quedarme estancada en esos recuerdos llenos de dolor y nostalgia.

-¿Cuales son los planes de hoy?- Su voz dulce acompañada de esa mirada penetrante llama mi atención. Me mira con una sonrisa y sonrío, solo por verle sonreírme de esa manera tan dulce y tierna.

-Te presentaré oficialmente a mis amigas.-Le respondo dejando de acercarme a ella al percatarme de que esta apoyada en el borde del muro de la terraza.

-¿Me presentarás como tu novia oficial, Clarke?-Alza una ceja y sonríe mordiendo su labio inferior. Dios me encanta cuando hace eso, se ve tan sensual.

-Puede...-Le vacilo.

-Ven y déjame saborearte.-Me tiende su mano y sonrío.

-Mejor ven tú.-Me mira ahora desconcertada y me veo obligada a explicarle.-Me da miedo el abismo.

-¿Por qué? Las vistas son increíbles.

-Por miedo a que mi subconsciente tome la decisión por mi consciente y se tire al vacío.-Me vuelve a tender la mano y la miro curiosa.

-Confía en mi.-Dudosa le cojo la mano sin pensarlo demasiado e insegura me acerca a su cuerpo, se posiciona tras de mi y al estar tan cerca del borde, siento como una corriente recorre mi cuerpo, mis piernas tiemblan de manera casi inevitable.-Deja que sea tu conciencia Clarke, no dejare que te caigas al vacío sola.-Y sin más, de repente sin miedo, me pegue al muro de la terraza mientras sus brazos rodeaban fuerte mi cintura.-Cierra los ojos.-Me ordena y los cierro sin problemas.-Siente como el cálido viento acaricia tu rostro, como los sonidos ahogados de las calles se transforman en música para tus oídos, respira profundo y cuando abras los ojos, te darás cuenta que tú subconsciente no puede con todo lo que ven tus ojos y lo que la belleza que hay ante ti hace que sientas.-Respiro profundo dejando que su dulce voz me domine, abro mis ojos y definitivamente la sensación es inexplicable. Sonrío nerviosa al observar hacía abajo y sentir la adrenalina recorrer mi cuerpo, sintiéndome mareada de repente.-Creo que tienes vértigo.-Me susurra.

QUEDATE CONMIGO¡Lee esta historia GRATIS!